The Legend of Zelda: Breath of the Wild
The Legend of Zelda: Breath of the Wild

The Legend of Zelda: Breath of The Wild, guía completa - 6. Visitando a los Orni: La Tribu del Aire

Te acompañamos en la nueva aventura de Link que debuta en la nueva consola Nintendo Switch y en Wii U.

THE LEGEND OF ZELDA: BREATH OF THE WILD - 6. VISITANDO A LOS ORNI: LA TRIBU DEL AIRE

El territorio de los Orni está bastante alejado de la Meseta de los Albores. Una buena idea sería descender desde la Torre de la Meseta en dirección norte, a la región de Hyrule Central, para luego tomar rumbo noroeste.

Según vayamos avanzando, podemos aprovechar para activar la Torre de la Llanura, la que sin duda será una de las más odiadas del juego, ya que está custodiada por varios guardianes que dispararán un láser de largo alcance, convirtiendo nuestro ascenso en una verdadera pesadilla.

A continuación, deberemos continuar hacia el noroeste, a través del Puente de Carok. Llegaremos a un misterioso valle excavado en la roca conocido como el Desfiladero del Heraldo.

Por el camino encontraremos el Santuario de Kibaza, así que podría ser una buena idea desperdiciar unos minutos en activarlo. Tampoco estaría de más dar un pequeño rodeo a fin de activar la Torre de la Llanura, aunque cuidado, está bien guardada por monstruos con ataques eléctricos que deberemos ir eliminando uno por uno para que nos sea más sencillo, ya que al estar la torre en un terreno pantanoso, nosotros estamos en desventaja.

En la cima de dicha torre encontraremos a Branlo, un científico obsesionado con los Orni y su capacidad para volar, y que nos retará a hacer una prueba de vuelo para ver cuán lejos llegamos.

Lo más seguro será bordear la Meseta del Rayo, ya que es un lugar peligroso y no nos aporta nada en este momento. Nuestro siguiente destino será la Posta de Tabanta, donde podremos descansar y registrar alguno de nuestros nuevos caballos en caso de que hayamos atrapado alguno por la zona, la cual es magnífica para atrapar ejemplares poderosos.

Una vez crucemos el Gran Puente de Tabanta, deberemos rodear la montaña y encaminarnos hacia los Pilares Ancestrales, dónde encontraremos otro santuario y un Recuerdo.

A continuación, nuestro siguiente objetivo será la Torre de Tabanta. Esta torre está cubierta por corrupción, por lo que el ascenso será bastante complicado. Lo primero que tenemos que hacer es localizar un pilar anexo a la torre en el que nos tenemos que subir y localizaremos el ojo que controla toda la corrupción. Tras dispararle, simplemente tenemos que planear a la columna que acaba de caer y usarla para ascender hasta la cima de la Torre.

Por último, planearemos todos lo lejos posible y continuaremos el camino hasta llegar a la Posta Orni, que está prácticamente junto al propio poblado Orni, donde podremos hacernos con víveres y comprar nuevos ropajes que nos protegerán del frío. Una vez en la cima, nos reuniremos con Tyto, el jefe del poblado, que nos recomendará unir fuerzas con Teba, un valeroso guerrero Orni que nos ayudará a llegar hasta Vah Medoh, la Bestia Divina del aire.

Para localizarle, debemos hablar con Sareli, su esposa, que vive junto a la casa del jefe. Ella nos enviará a buscarle a la Zona de Entrenamiento y nos hablará de la plaza erigida en honor de Revali, lo que reactivará en nosotros otro recuerdo.

Para llegar al campo de entrenamiento bastará con dejarnos caer desde el poblado hacia una colina nevada en la que hay un santuario cerca, no tiene pérdida. Una vez allí, nos aliaremos con Teba para derrotar a Medoh, pero para probarle en nuestra valía primero tendremos que hacer un sencillo minijuego en el que tendremos que flotar mientras acertamos a 5 blancos con nuestro arco. Hay 3 minutos para hacerlo, así que no debería ser demasiado complicado. Como premio, nos dará el arco de halcón que podremos utilizar para el enfrentamiento con la bestia divina junto con una generosa ración de flechas bomba. [IMAGEN08]

Tras asegurarnos de que tenemos todo lo necesario, hablaremos con Teba para comenzar la batalla.

JEFE: VAH MEDOH

Si vamos equipados con el arco de halcón y vamos suficientemente bien abrigados (el traje Orni al completo es la mejor opción) no deberíamos tener mayores problemas.

Nuestro objetivo es abatir los cañones que Medoh tiene en los extremos usando las flechas bomba. Para ello, iremos planeando y dejándonos caer alternativamente para llegar lo más cerca posible de ellos. Es importante recordar que debemos disparar siempre con la Paravela extendida, ya que a la hora de disparar creará un efecto de slow motion que nos permitirá apuntar con precisión. Si tenemos problemas para esquivar los rayos que disparan los cañones, bastará con dejarnos caer en el último instante antes del disparo, es decir, cuando las "líneas guía" desaparezcan.

Tras repetir la operación con los 4 cañones, la barrera de energía de Vah Medoh caerá y podremos acceder a su interior.

INTERIOR DE VAH MEDOH

Como en las ocasiones anteriores, nada más poner un pie en el interior de la bestia escucharemos al elegido que pilotaba la bestia. Revali nos dirá que una vez más, nuestro primero objetivo es conseguir el mapa de Medoh para después activar los 5 terminales.

Para obtener el mapa, basta con propulsarse en la primera corriente de aire y subir por la verja hasta el cofre. Luego nos dejaremos caer y activaremos el terminal. Por supuesto, resulta conveniente ir reventando todos los ojos de oscuridad que encontremos por el camino.

Activar el primer terminal es tremendamente sencillo. Basta con bajar a la parte baja de la sala principal y salir por la puerta que conduce al ala derecha de Medoh. A lo lejos veremos una jaula montada sobre un raíl. Basta con hacer que la bestia se incline hacia arriba para que la jaula llegue hasta nosotros. Luego la enderezamos y estaremos suficientemente cerca como para poder destruir el ojo de oscuridad que nos bloquea el paso con una flecha. Después, inclinamos a Medoh hacia abajo para que la jaula llegue a su destino y podamos activarlo.

Para llegar al segundo, pasamos por la puerta que acabamos de abrir y destruímos al ojo que nos acecha en el techo. Luego tan solo tenemos que golpear el interruptor para que la ventana se abra y empiece a soplar sobre los dos molinillos. Si no estuviese alineados, basta con inclinar a Medoh hasta que estén casi juntos. Luego solo nos quedará para paralizar el yunque de la izquierda y golpearlo hasta que se estampe contra la otra pieza de metal, abriéndose la puerta.

Para llegar al tercer terminal, volvemos a la sala principal y desde el chorro de aire planeamos hacia la verja de nuevo, como si fuésemos a por el cofre. Desde ahí nos descolgamos al ala izquierda. Bastará con golpear el cristal para activarlo, con lo que creamos una corriente de aire. Luego basta con subir y planear hasta el terminal impulsados por el aire.

El cuarto es un poco más enrevesado... En el mismo cuarto del tercer terminal, debemos localizar un pequeño embudo por el que podemos meter una de nuestras bombas redondas. Bastará con inclinar a la bestia para crear una pendiente que nos permitirá llevar la bomba hasta la roca y detonarla. Luego, con el interruptor aún activado para que siga corriendo el aire, lanzamos otra bomba y esperamos a que esté situada junto a la segunda roca para destruirla también. Esto dejará libre una esfera de acero. Ahora basta con inclinar a la bestia para que la espera que caiga hacia nosotros, y podamos moverla al lado derecho con el poder magnético. Desactivamos el interruptor del aire e inclinamos de nuevo a Medoh para que la esfera golpee el interruptor y se abra la puerta que nos permitirá llegar a nuestro destino.

Llegar al quinto terminal es simple, pero requiere mucho coraje. Desde la sala principal, tendremos que pasar a duras penas saltando sobre la corrupción y sufriendo daño, para salir al exterior y destruir el ojo que la controla. Luego, destruiremos otro ojo que bloquea uno de los ventiladores y descubriremos una pequeña sala en la punta de una de las alas. Tendremos que inclinar esa ala hacia abajo, y desafiar a la gravedad saltando sobre el ventilador y planeando hasta allí, donde nos espera el último terminal.

Ya sólo queda volver a la sala central y subirnos en el chorro de aire que usamos al principio, dejando que nos impulse hasta el lomo de Medoh, dónde nos espera el Terminal Central y una nueva bestia sombría protegiéndolo.

IRA DEL AIRE DE GANON

De forma similar al resto de guardianes de las bestias sagradas, tendremos que centrarnos en disparar a su ojo en los huecos que nos deje libres para aturdirle, hacerle caer y golpearle con todas nuestras fuerzas.

En la primera fase, tendremos que tener muchísimo cuidado con su cañón, ya que es sumamente preciso, así como con los torbellinos que de vez en cuando nos puede lanzar y que nos desequilibrarán.

Cuando ya hemos agotado la mitad de su vida, pasará a la segunda fase, en la que lanzará cuatro pequeños drones que crearán una especie de rejilla láser que bajara enormemente nuestra vida. Además, la mayor parte del tiempo estará en el aire, por lo que acertarle será muy complicado. Para contrarrestar esto, nos podemos montar en las corrientes de aire que hay en el lomo de la bestia y aprovechar el efecto slow motion para acertarle de lleno con 2 ó 3 flechas, abatirle y dar buena cuenta de él cuando esté en el suelo.

Si vencemos, recibiremos un contenedor de corazón y un nuevo poder: la Furia de Revali, que nos permitirá crear un torbellino de aire para elevarnos y luego planear si dejamos pulsado el botón X.

Por último, solo nos queda ir a informar al Jefe del poblado y recibir nuestra última recompensa, el legendario Arco de Águila, que uso Revali en el pasado.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...