Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

El coco del Mundial no era Serbia

España había dejado grogui a la potente Serbia el domingo y Argentina la tumbó este martes por KO. La favorita no viajará a Pekín para jugar las semifinales del Mundial. Aquella bravuconada de Sasha Djordjevic, cuando dijo que Estados Unidos tendría que rezar si se medía a su equipo, quedará enmarcada para siempre bajo el epígrafe ‘qué gran oportunidad perdí para quedarme callado’. La eliminación de los serbios deparaba también una buena noticia para la Selección, que daba otro paso hacia su clasificación olímpica para Tokio 2020. A esa hora faltaban dos requisitos. El primero, imprescindible, que España ganara a Polonia. Y el segundo, este miércoles, que EE UU o Australia también se meta en semifinales. Con este despejado panorama afrontaron los de Sergio Scariolo su envenenado cruce de cuartos.

El principal peligro para España estaba precisamente ahí, en el exceso de confianza. Fuera del grupo, ya todo el mundo hablaba de las semifinales, y vendía la piel antes de matar al oso. Que si hubiera preferido cruzarme con Francia que con Australia, que si mira qué bien que hayamos evitado a Estados Unidos. La Selección, bien aleccionada por su técnico, no cayó en esa golosa trampa. El reciente ejemplo de Serbia, zarandeada bajo la batuta de Campazzo, anulaba cualquier presunción. Los de Scariolo plantearon un partido muy serio ante un rival que nunca bajó los brazos y que se mantuvo vivo hasta el último cuarto. El grupo sigue en progresión, con buen tono en defensa y con la aportación en ataque repartida y racheada: Ricky, Rudy, Juancho, Willy… Todavía falta el momentazo de Marc Gasol. Ahí tiene las semifinales.