LO + VIRAL DE 2020

Y de repente, Marc Márquez mutó a humano

Una de las noticias destacadas del año en el Mundial de MotoGP ha sido la grave lesión que el octocampeón sufrió en el GP de España 2020.

La lesión que ha humanizado a Marc Márquez

Todo eran sonrisas en el garaje del Repsol Honda a mediados de julio. Los técnicos de la fábrica del Ala Dorada habían conseguido solucionar los problemas aerodinámicos que la RC213V había padecido en casi todas las curvas de Sepang y Qatar dando un paso atrás en su desarrollo y homologando para el Mundial de MotoGP 2020 una montura híbrida con el motor de 2020 integrado en el chasis de 2019 mínimamente evolucionado con un nuevo basculante y deflector. Hasta que llegó el fatídico paso número 22 de Marc Márquez por la curva 3 del Jerez-Ángel Nieto.

En ese preciso instante, el octocampeón, después de remontar trece posiciones tras realizar una nueva salvada marca de la casa de 67º grados de inclinación, sufrió un espectacular vuelo sin motor a más de 149 kilómetros por hora. Una acción donde Marc llegó a estar un segundo en el aire antes de besar el asfalto y recibir un violento impacto de 25,98 fuerzas G (unidad que mide el incremento de la velocidad de un cuerpo generado por la gravedad) por parte de la rueda delantera de su Honda que le provocó una fractura en su húmero derecho.

Marc Márquez hizo 17 flexiones nada más operarse por primera vez

Una lesión que obligó a Márquez a viajar desde Jerez de la Frontera hasta Barcelona para pasar por el quirófano del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona, donde el doctor Xavier Mir le colocó una placa de titanio para fijar esta rotura. Una intervención que no impidió al español volver a subirse, cuatro días después, a la Honda en el GP de Andalucía 2020 tras verificar realizando 17 flexiones que su codo derecho poseía la suficiente movilidad y energía para manejar una MotoGP.

Sin embargo, una repentina pérdida de fuerza durante la Q1 hizo al piloto de Cervera parar y comenzar un calvario que todavía no tiene punto final. Justo antes de hacer las maletas y poner rumbo a la República Checa, Marc Márquez volvió a franquear las puertas de la clínica catalana para someterse a una nueva cirugía donde el facultativo Mir le insertó otra placa de titanio tras romperse la inicial mientras abría un ventanal en su domicilio por una acumulación de estrés.

Tercera operación en Madrid antes de finalizar el 2020

Una segunda operación que obligó al hexacampeón de la clase reina a empezar una rehabilitación más larga que la anterior, si bien nadie esperaba que el español no pudiera reaparecer en toda la temporada o que tuviera que requerir una tercera operación antes de finalizar el año.

El 3 de diciembre, después de visitar durante el verano a varios especialistas en Austria y en Estados Unidos, Marc Márquez decidía ponerse en manos del equipo formado por los doctores Samuel Antuña, Ignacio Roger de Oña, Juan de Miguel, Aitor Ibarzabal y Andrea García Villanueva en el Hospital Ruber Internacional de Madrid. Ocho horas de intervención para colocarle una nueva placa de titanio con aporte de injerto de cresta ilíaca asociado a un colgajo libre cortico-perióstico para sanar la pseudoartrosis detectada en la rotura.

Sin fecha oficial para su retorno a la competición, HRC maneja varias alternativas por si Marc no está físicamente al 100% para subirse de nuevo a la montura nipona durante la pretemporada o en la primera carrera mientras aguarda con ansia su vuelta. "Sin Marc Márquez, pasamos de poder ganar a que fuera imposible".