MOTOGP I ESPAÑA I LA INTRAHISTORIA

La pajarita de Honda no faltó a la obra incompleta de Márquez

La fábrica del ala dorada, tras los puntos muy críticos que evidenció la aerodinámica de 2020 en Sepang y Qatar, ha decidido dar un paso atrás con la RC213V.

La parajita de Honda no faltó a la obra incompleta de Márquez
Román Ríos EFE

Más vale malo conocido que bueno por conocer. Este refrán se podría utilizar para titular la estrategia que Honda ha ejecutado el pasado fin de semana en Jerez de la Frontera. Porque la fábrica del ala dorada, más de cuatro meses después del test de Sepang y Qatar 2020 donde la versión 2020 evidenció puntos muy críticos en casi todas las curvas, ha decidido dar un paso atrás para solucionar los problemas de la RC213V.

Con la aerodinámica congelada durante los dos próximos años, si bien existe un comodín que permite realizar una evolución antes de 2022, y sin la posibilidad de realizar test en pista debido a la crisis mundial del coronavirus, los japoneses han homologado para el Mundial de MotoGP 2020 una moto que se podría calificar como híbrida: motor de 2020 integrado en el chasis de 2019 mínimamente evolucionado con un nuevo basculante y deflector.

En este sentido, destaca por encima del resto el regreso del carenado del año pasado que evoca a una pajarita de vestir, ya que una de las grandes mejoras que habían ideado los técnicos japoneses para 2020 era un nuevo diseño de este elemento con las aletas más elevadas, más grandes y una línea cóncava en su parte superior, muy del estilo de la Ducati Desmosedici GP19, en un intento por aumentar la confianza y manejabilidad de Marc Márquez, Álex Márquez y Cal Crutchlow con la parte delantera, uno de los puntos débiles de la motocicleta nipona.

La parajita de Honda no faltó a la obra incompleta de Márquez

Y casualidades del destino, la sensibilidad de esta zona provocó que Marc saliera por orejas este domingo a 149 kilómetros por hora en la curva 4 de Jerez-Ángel Nieto cuando estaba a punto de recuperar la segunda posición tras una salvaje remontada desde el fondo de la parrilla, ocasionándole una fractura completa del tercio medio del húmero: "Me había fijado en el principio de la carrera que tenía muchos problemas con el tren delantero, y aun así era el favorito para la victoria", señaló Maverick Viñales a la conclusión del Gran Premio de España 2020.

"Realmente lo que nos preocupaba era el nervio radial, que estaba al lado de la fractura, pero por suerte no ha sido afectado por las partes del hueso rotas. Con eso se hubieran complicado las cosas. Los nervios tienen un proceso de recuperación bastante largo, que podría superar incluso los seis meses", ha admitido el doctor Xavier Mir este miércoles en 'El Larguero' antes de precisar que "el plazo de recuperación de una persona normal con esta lesión son unas ocho semanas, con mucha suerte seis".

Un lapso, que el octocampeón quiere reducir a más de la mitad y volver a subirse a la Honda el 7 de agosto en Brno, porque en una temporada al sprint significaría reducir a cero cualquier posibilidad de ganar el título e igualar en la clasificación histórica a Valentino Rossi. Un desafío a la altura de su espectacular actuación en el sur de España. Y de hacer realidad imposibles sabe bastante el octocampeón.