MOTOGP

La negligencia médica planea sobre la lesión de Marc Márquez

Las complicaciones en la recuperación del catalán hacen pensar en una precipitación en su regreso a la competición en Jerez.

La negligencia médica planea sobre la lesión de Marc Márquez
ALVARO RIVERO DIARIO AS

Especulaciones, rumores, suposiciones, incluso invenciones… Pero pocas noticias claras sobre la recuperación de Marc Márquez hasta la pasada semana. Fue el jueves cuando se tuvo la primera certeza en mucho tiempo: la tercera intervención quirúrgica en su húmero derecho, realizada en el Hospital Ruber Internacional de Madrid. 

Una tercera operación que confirma unas complicaciones mayores de las previstas tras las dos intervenciones quirúrgicas previas, incluyendo la última de una infección en el hueso fracturado. El equipo encabezado por el doctor Xavier Mir se encargó de ambas, en el Hospital Universitario Dexus de Barcelona: la primera, tras su caída en la carrera inaugural de MotoGP en el circuito de Jerez y la segunda, cuando la placa de fijación se rompió en un accidente doméstico del campeón de Cervera.

Desde el entorno del piloto el mutismo al respecto ha sido prácticamente absoluto. Únicamente Emilio Alzamora, representante de los hermanos Márquez, se pronunció después de conocerse que Marc finalmente no podría volver a competir este año: “La recuperación está yendo más lenta de lo normal, porque desde el inicio las cosas no se hicieron bien”. Y el propio piloto expresó su malestar con todo lo ocurrido en una entrevista en DZAN pocos días antes de su última intervención. 

Fuentes cercanas al entorno de Márquez han confirmado a AS la decepción existente respecto al proceso de recuperación dirigido por Mir. La sombra de la negligencia médica planea sobre las complicaciones que afronta el mayor de los Márquez, refiriéndose a una valoración errónea sobre la idoneidad de volver a subirse en Jerez a la Honda de MotoGP cuatro días después de la operación. El piloto confió en un criterio de los traumatólogos que, con el paso del tiempo, catalogan ahora de una precipitación manifiesta.

El doctor Mir es uno de los más reputados traumatólogos de España, además del médico de cabecera de Marc Márquez desde hace años. Tras los acontecimientos de los últimos meses, sin embargo, el distanciamiento entre las partes es evidente, hasta el punto de que el ilerdense ha consultado a otros especialistas en Estados Unidos para obtener una segunda opinión, que desde ya contemplaba la tercera operación que ahora se ha concretado ya lejos de la Dexeus. AS ha intentado durante las últimas semanas conocer la opinión del facultativo catalán, habiendo éste declinado realizar declaraciones al respecto en base a la protección de la privacidad de su paciente.

La preocupación en el círculo cercano al piloto es máxima. Asumido ya desde hace tiempo que la temporada 2020 estaba perdida, las esperanzas de Marc y su equipo se centraron en intentar llegar en las mejores condiciones posibles al arranque del próximo Mundial. Con la intervención quirúrgica, el periodo de recuperación podría alcanzar otros seis meses más, lo que impediría su participación en las primeras carreras de 2021, además de dificultar sus aspiraciones a recuperar el título que ha cedido a Joan Mir.

Del mismo modo, se pone en entredicho el criterio del equipo médico del Campeonato del Mundo, que autorizó a Marc Márquez a subirse a la moto en los entrenamientos del segundo gran premio en Jerez sólo cuatro días después de la primera intervención. El doctor Ángel Charte es el jefe del servicio médico del certamen, en el que participa igualmente el doctor Xavier Mir, y ambos a su vez son compañeros en el Hospital Universitario Dexus, perteneciente al Grupo Quirón Salud.

Las mismas fuentes próximas al piloto consideran que esta relación personal y profesional entre las partes implicadas hace difícil que se produzca una disparidad de criterio, por lo que Marc recibió el visto bueno para competir sin realmente encontrarse en las condiciones necesarias para hacerlo y sin que nadie pusiera en duda esa idea.

El equipo oficial Repsol Honda también se planteó en aquellos días la conveniencia de acelerar de ese modo los plazos de recuperación, aunque a la vista de los informes médicos dejaron la decisión en manos de su campeón. Marc, confiando en dicho criterio (preguntó en varias ocasiones si existían garantías sobre la resistencia de la fijación metálica), decidió probarse en pista con el consiguiente sobreesfuerzo de la placa de fijación del húmero derecho, que poco después terminó por desplazarse.

Ahora sólo queda esperar que la solución médica adoptada propicie la recuperación total del seis veces campeón de MotoGP, incluso independientemente de los plazos marcados. El posible deterioro óseo del húmero inquieta a diferentes traumatólogos que se han pronunciado al respecto, una intranquilidad que se ha traslado a Marc Márquez y los suyos.

Ojalá que la intervención obtenga los resultados perseguidos y pronto se pueda ver al ilerdense subido de nuevo en su Honda de MotoGP. El traumatólogo Ángel Villamor ya dijo en AS que, vista la técnica empleada en esta última cirugía, se podía confiar en que esté listo para el 28 de marzo de 2021, fecha del inicio de la próxima temporada en Qatar. Sin embargo, la aparición de una infección en el húmero ha modificado de forma significativa este pronóstico inicial.