MOTOGP

Marc Márquez: “Mi vuelta fue precipitada, un error”

El catalán ofreció una entrevista a DAZN días antes de volver a pasar por el quirófano, posibilidad que ya reconocía entonces.

Marc Márquez ofreció una entrevista a DAZN días antes de someterse a una nueva intervención quirúrgica. Aunque en ningún momento se refirió directamente a que la decisión estaba tomada, el piloto sí reconoció que esa posibilidad existía respondiendo a la pregunta sobre cuál era su estado: “En una semana cambian las cosas, ahora mismo estoy esperando. Estoy esperando a que el hueso se consolide, estoy en lo que se llama un retardo de consolidación. En la segunda operación tuvieron que poner injerto de hueso y fue ahí donde existe el riesgo de que no lo acepte o lo acepte poco a poco. Y eso es lo que está retardándolo todo”.

También se mostró optimista sobre sus opciones de estar a punto para el inicio del próximo Mundial: “Espero estar listo cuando empiece la temporada. Hay varias posibilidades, la tercera operación sigue existiendo. Aunque hay muchas más posibilidades de que se acabe consolidando, pero también que tenga que volver a operarme. Pero incluso en ese caso, los tiempos que marcan los médicos indican que se llega al inicio de la temporada. Lo que tengo claro es que hasta que no esté al 100% no voy a volver”.

Y es que Marc Márquez es de los que mantiene siempre intacta la confianza en sus posibilidades: “No me ha preocupado nunca el hecho de volver y no ser el mismo. Por eso estoy esperando a estar curado por completo, porque cuando vuelva quiere ser el mismo, no estar condicionado por el brazo. Tendré que estar listo y con el cuerpo preparado para coger los mismos riesgos, es mi ADN, lo que he llevado a conseguir lo que he conseguido”.

Muy sincero se mostró al referirse a lo que le ha aportado la situación que ha sufrido durante este año: "He aprendido muchas cosas. Por ejemplo, que la vuelta fue precipitada. Se rompió la placa al abrir una puerta corredera del jardín de mi casa, pero no se rompió ahí, lo hizo por todo el estrés que se generó en Jerez. Fue un error. ¿Qué he aprendido? Que los pilotos tenemos una virtud y un defecto, es que no vemos el riesgo. Eso significa que nos tienen que hacer ver el miedo, ahora sé que tengo que insistir mucho más. Después de la primera operación pregunté '¿cuándo me puedo subir en la moto?' Y es ahí cuando el doctor te tiene que saber frenar, ser realista. Fui a Jerez con la tranquilidad de que todo estaba bien, porque así me lo dijeron, porque yo soy valiente pero no un inconsciente. Si a mí me dicen que la placa se puede romper, yo no me subo a una moto en Jerez a 300 por hora. Todo esto te curte de cara al futuro".

En cuanto al desarrollo de la campaña recién terminada, el ilerdense se mostró tan sincero como siempre: “No he entendido nada. Incluso en un mismo circuito, de una semana a otra, cambiaban las clasificaciones completamente. Tengo ganas de volver para saber que está pasando”.

No faltó su opinión sobre el nuevo campeón de la categoría reina, su sucesor Joan Mir: “Ha sido el más regular, el campeón del mundo merecido. En este campeonato la regularidad era lo más importante y sin hacer nada del otro mundo se ha llevado el título. Siendo su segundo año de MotoGP tiene mucho valor, superando a los teóricos favoritos”.

Un reconocimiento que no influye lo más mínimo en sus ambiciones de cara 2021: “El año que viene Mir será el campeón y tiene que defender la corona, independientemente de quién haya pista tienes que luchar por ser el mejor. El año que viene las motos son las mismas, no cambian, eso significa que todo depende de ti y tienes que luchar por el Mundial. Y Mir lo hará porque tiene talento, lo ha demostrado. Pero yo intentaré quitarle ese título, está claro”.