Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

F1 |

Equipos españoles y F1: Hispania, ni pionero ni único

El plan de Campos para 2021 será el tercero en el que está al frente y hay que añadir el privado de De Villota con Iberia y el fallido de Epsilon Euskadi.

Equipos españoles y F1: Hispania, ni pionero ni único

Hispania, inicialmente llamado Campos Meta 1 y después renombrado HRT, está en la memoria de muchos aficionados como el único proyecto bajo bandera española en la F1. Sin embargo, Adrián Campos inicia su tercer plan para estar en la máxima competición ya que antes del anteriormente mencionado estuvo detrás de Bravo F1, un equipo que comenzó a gestarse en 1992 con los ingenieros Nick Wirth y Jean-Pierre Mosnier al frente y tomando como base el chasis de Andrea Moda. No superó la criba de la FIA al fallar en las pruebas de choque y seguridad, y al no contar con inyección económica el proyecto se abandonó.

Años después, Campos preparó una entrada mucho más organizada asociado con Dallara y motores Cosworth. Sin embargo, el profesional proyecto de Campos Meta 1 empezó a generar dudas con la irrupción del empresario José Ramón Carabante que tomó el control, cambió el nombre y ahí empezó una diatriba de situaciones y planes lejanos a la idea inicial que, eso sí, permitieron tres temporadas en F1 con 56 grandes premios disputados aunque llevaron a un triste final.

Pero Campos no ha sido el único que ha llevado la bandera española por los paddocks de la F1 como equipo ya que Emilio de Villota fue pionero con una alianza con Iberia, Lois, el Banco Ibérico o Visit Spain para crear el equipo Iberia Airlines F1, una estructura privada con el que participó en siete grandes premios en 1977, aunque sólo se clasificó para dos de ellos, tras adquirir un McLaren M23. De Villota reunió 30 millones de pesetas, un director deportivo, un mánager, dos mecánicos y un camionero para lanzarse al Gran Circo con él mismo como piloto. Luego siguió intentando correr más grandes premios en 1978 y 1982 pero ya no lo consiguió.

Por último, hubo otro proyecto que no llegó a debutar al no superar las exigencias de la FIA pese a intentarlo durante dos temporadas. Epsilon Euskadi con Joan Villadelprat se quedó con la miel en los labios de participar en algún gran premio de F1.