Recta final

Rumbo al GOTY: los nominados a mejor juego de 2021

Forza, Metroid, Ratchet... Repasamos el año que está a punto de terminar y acotamos la lista de candidatos a alzarse como el gran triunfador.

Puede que los The Game Awards ya se hayan celebrado, pero 2021 todavía tiene un poco de recorrido por delante y nosotros estamos dedicando estos días a jugar, recordar qué han dado de sí los últimos doce meses y, cómo no, votar para elegir nuestro juego del año. Pronto os diremos el resultado, pero mientras tanto, dedicaremos un espacio a los principales candidatos. Los quince finalistas entre los que anda la cosa y sirven para evidenciar que, aunque este no haya sido quizá el año más potente, sí nos ha dejado un buen puñado de nombres para el recuerdo. Y eso que en el tintero también quedan otros como Hitman 3, Death’s Door, Age of Empires IV o el mismísimo juego de Peppa Pig. Pero a veces los sacrificios son necesarios.

Deathloop

Después de firmar clásicos modernos como Dishonored (nuestro GOTY de 2012) y Prey, este año los magos del diseño de Arkane Studios nos han vuelto a sorprender con Deathloop, un estilizado juego ambientando en los sesenta que combina su maña en el género del simulador inmersivo con bucles temporales. Así, esta vez no solo tenemos que infiltrarnos en niveles densos e intrincados, también considerar qué diferencias hay en cada zona según la franja horaria (mañana, mediodía, tarde, noche) y usar esa experiencia para mejorar nuestro rendimiento en ciclos posteriores. La meta consiste en acabar con ocho objetivos en un mismo día, así que experimentar, aprender y optimizar resulta esencial para lograrlo.

Ender Lilies: Quietus of the Knights

Ningún año estaría completo sin un buen metroidvania y 2021 nos ha dejado un par excelentes. El más popular aparecerá después, pero Ender Lilies ha pasado bastante más desapercibido y es la clase de juego que justifica crear listas como esta. Sobre el papel no reinventa la rueda, ofreciendo exploración no lineal de niveles extensos y la adquisición de habilidades que aumentan tanto el número de áreas disponibles como las posibilidades en combate. Pero en la práctica, su ejecución es impecable: la genial dirección artística, el preciso control, la versatilidad de sus armas y la evocativa banda sonora sea alían para crear un nuevo imprescindible del género.

Forza Horizon 5

Es posible que los saltos generacionales cada vez impresionen menos, pero jugar a lo nuevo de Playground Games en Series X es una de las mejores formas de vislumbrar el potencial de la consola. México presta kilómetros y kilómetros de carreteras, pero también playas, ríos, selvas y volcanes. Su mundo abierto no solo ofrece libertad para elegir el orden de las pruebas (carreras por toda clase de terrenos y espectaculares eventos scriptados), también incentiva la exploración y logra que esa variedad coagule en un todo coherente y armonioso. Forza Horizon 5 es una fantasía automovilística con cientos de vehículos para competir, tunear o simplemente coleccionar.

Halo Infinite

Otro título de la factoría Xbox que no podía faltar es el nuevo Halo. La tercera entrega de la etapa de 343 industries se ha hecho de rogar, pero ya está aquí y también ofrece un mundo abierto. Se trata de un salto importante para la saga, pero se ha resuelto de forma satisfactoria a pesar de las dudas que le acompañaron tras su retraso. La exploración y el combate con vehículos aprovechan el aumento de la escala, el gancho añade más verticalidad a la acción y la inteligencia artificial vuelve a contarse entre las mejores del género. Y claro, luego está el multijugador, también a la altura de las circunstancias. Infinite es un título digno del Jefe Maestro.

Inscryption

Los juegos de cartas no siempre son los más fáciles de recomendar por su naturaleza relativamente nicho en este medio, pero Inscryption hace tantas cosas de forma tan diferente que entrar en muchos detalles le haría perder parte de su misticismo y encanto natural. Baste decir que sí, tiene cartas, pero también una atmósfera muy cuidada, elementos de escape room y roguelike, algunos giros estéticos y tonales inesperados, puzles que requieren usar la cabeza y un satisfactorio componente táctico. Incluso aunque no seáis aficionados a la construcción de mazos, Incryption merece bastante más atención de la que se le está dando.

It Takes Two

La última y también mejor obra del emblemático Josef Fares (responsable de Brothers y A Way Out) es una joya concebida para sacar el máximo partido posible al multijugador cooperativo. Tener alguien con quién jugar, de hecho, es imprescindible para hacerlo en primer lugar, pero una vez cumplido ese requisito, el juego nos embarca en una aventura prodigiosa, repleta de ideas y mecánicas entre las que su desarrollo salta a placer. It Takes Two es un cóctel de géneros que nunca deja de añadir nuevos ingredientes, ofreciendo una variedad, un mimo y un corazón capaces de rivalizar con el más ambicioso de los triple A.

Marvel’s Guardians of the Galaxy

Cuando se anunció en el E3 de este año, no todos esperaban mucho de este juego. Aunque Guardianes de la Galaxia es una licencia querida y Eidos Montréal (saga Deus Ex) uno de los estudios más respetados, el fantasma de Marvel’s Avengers empujó a no pocos jugadores hacia un escepticismo comprensible. Por suerte, el producto final sorprendió y convenció gracias al foco en un jugador, las hilarantes —pero emotivas— caracterizaciones de sus personajes, el inspirado diseño visual, la selección de temazos licenciados y un entretenido combate que cumple con su cometido. Guardianes es una gran adaptación comiquera que sabe aprovechar sus fortalezas.

Metroid Dread

Otra sorpresa del E3, Dread apareció de la nada para romper un par de rachas históricas: mover la cronología hacia delante por primera vez desde 2002 (Metroid Fusion) y agraciar a una consola de sobremesa como una entrega nativa de scroll lateral por primera vez desde 1994 (Super Metroid). El hecho de que existiese ya era un evento en sí mismo, pero lo mejor fue jugarlo y descubrir que MercurySteam había firmado un juego de primer nivel, un metroidvania excelente por su diseño, su puesta en escena y su magnífica jugabilidad. Metroid Dread nos deja encarnar a la Samus más ágil y fiera hasta la fecha, y evidencia que la vertiente 2D de la saga aún tiene futuro.

Monster Hunter Rise

Otra saga que no ha fallado a la hora de ofrecer una entrada nueva de gran nivel a sus fans ha sido Monster Hunter. Después del más amable World, Capcom vuelve a elevar el nivel de exigencia en un juego más deudor de las entregas clásicas, pero al mismo tiempo repleto de pequeñas y grandes mejoras para cuajar una experiencia más placentera. Los Canyne nos llevan con rapidez, salvan mayores distancias en vertical y nos asisten en combate. Los cordópteros nos lanzan por el aire cual Spider-Man y también condicionan positivamente las cacerías, permitiendo incluso montar a los monstruos. Rise evoluciona y refina sin sacrificar la esencia de Monster Hunter.

Psychonauts 2

2021 también nos ha dejado un par de aventuras plataformeras en 3D geniales, algo que no podemos decir tan a menudo. Una de ellas es la secuela de un título con 16 años a sus espaldas, algo que la convierte en un lanzamiento incluso más insólito. Quizá por eso, lo nuevo de Tim Schafer (Monkey Island, Grim Fandango) viene tan cargado de ideas originales: los niveles de Psychonauts 2 evitan las temáticas más clichés del género y se construyen en función de los gustos, los recuerdos e incluso los traumas de los personajes cuyas mentes visitamos, dando lugar a un juego sin rival en términos de creatividad y sentido del humor.

Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte

Un poco más convencional, pero todavía brillante —sobre todo a la hora de vender PlayStation 5 como una máquina de nueva generación— se yergue el nuevo Ratchet & Clank. El juego de Insomniac Games hace mucho más énfasis en el combate, poniendo a nuestra disposición un arsenal más variado y divertido de utilizar, pero también resulta encantador cuando se trata de sus personajes y, sobre todo, se convierte en un auténtico festín audiovisual cuando recorremos sus niveles. Enormes, bonitos, súper detallados y con una facilidad pasmosa para aparecer de la nada al cruzar entre dimensiones. El ritmo de su desarrollo también está a la altura de semejante despliegue, y lanza idea tras idea sin decaer.

Resident Evil Village

Otra saga con años de historia que nos ha agraciado con una nueva entrega este año es Resident Evil y, aunque Village quizá no se cuente entre las mejores —la competencia es dura—, sí ha sabido ofrecernos una ambientación muy trabajada y una importante variedad entre zonas. El juego conjuga momentos del terror más clásico y pausado con algunos buenos puzles y también abundante acción cuando sus engranajes le hacen girar en esa dirección. La aldea que le da título, además, introduce una exploración opcional más abierta y diferenciada de cualquier otro Resident Evil, marcando un nuevo camino a seguir por futuras entregas que quieran tomar su relevo.

Returnal

Poco a poco, aun sin hacer demasiado ruido entre el público general, Housemarque (Resogun, Nex Machina) se ha ido consagrando como uno de los estudios más constantes y eficientes cuando se trata de la acción clásica, de la vieja escuela. Sin compromisos. Sus juegos son rápidos, intensos y exigentes, y Returnal no es una excepción aunque se haya movido al molde del Third Person Shooter. Porque a pesar de la perspectiva, hay poco de Gears of War o Uncharted aquí. Returnal es un shooter con elementos de roguelike y metroidvania que pone su naturaleza alienígena por montera, creando un mundo inhóspito donde tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos para progresar. Hecho a la medida de los más perseverantes.

Shin Megami Tensei V

Un género que también ha tenido tiempo para brillar con luz propia en 2021 es el de los JRPG, así que cerraremos con dos exponentes. El primero es la quinta entrega principal de Shin Megami Tensei, saga madre de Persona que se mueve a escenarios más grandes y abiertos, pero mantiene todas las virtudes de su estratégico combate por turnos: tanto explotar las debilidades elementales como negociar y reclutar a los demonios para que se unan a nuestras filas es indispensable para progresar. Atlus firma un juego exigente, pero justo; lúgubre, pero con humor. SMT V sabe modernizarse y devolver la vigencia a una de las sagas más longevas del rol japonés.

Tales of Arise

Otra veterana del rol que vuelve es la serie Tales of, que también encuentra en Arise una modernización tan sustancial como necesaria. Los valores de producción han dado un importante salto cualitativo, algo que no solo impacta en cómo se ve, sino también en cómo narra su historia y en cómo se juega. Los entornos son grandes y detallados, el argumento toca temas serios con mano firme, el diseño se beneficia de decisiones (interfaz, viaje rápido) que agilizan la experiencia y el mejorado sistema de combate se funde con la exploración de una forma más natural y fluida. Es el siguiente paso evolutivo, un Tales igual de reconocible, pero más disfrutable.

Y hasta aquí llega nuestra lista de nominados. ¿Está vuestro favorito entre ellos? ¿Cuál creéis que ganará? Esta semana saldremos de dudas. Mientras, aquí os dejamos también en vídeo las elecciones personales de redactores y colaboradores de MeriStation, como ya es habitual en estas fechas: