Marvel's Guardians of the Galaxy
Marvel's Guardians of the Galaxy
Carátula de Marvel's Guardians of the Galaxy

Análisis Marvel's Guardians of the Galaxy. Estrechar lazos para formar el mejor equipo heroíco

Review con nota de Guardian's of the Galaxy para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X/S, PC, Stadia y Nintendo Switch, el nuevo videojuego de Eidos Montreal.

Todo empieza en una granja típica de los Estados Unidos, donde se divisa el molino y el campo. En el interior, la música retumba, pero suena dentro de los oídos de Peter Quill, que escucha metal en su Walkman. Ojea una clásica revista Rolling Stone y la portada del disco de la banda de moda, Star Lord. Entonces, aparece su madre, pelo cardado y vaqueros altos, es decir, el vivo reflejo de los años ochenta. Así arranca Marvel's Guardians of the Galaxy, la nueva producción de Square Enix y Eidos Montreal, un juego de acción y aventura que bucea en el interior de los protagonistas para ofrecer una visión propia de los personajes de Marvel.

No es que el título esté ambientado en la década de los ochenta, pero su aroma se percibe en toda la producción. Fue la época en la que Peter Quill descubrió la verdad sobre él, el momento en el que todo cambió, el instante en el que abandonó la Tierra para conocer galaxias lejanas. Y en ese viaje, la música ochentera lo acompaña, como también lo hace su figurita de Chewbacca, el personaje de Star Wars. Estos temas musicales, veremos más adelante, canalizan parte de la personalidad del protagonista y están muy presentes en la impresionante banda sonora licenciada.

Al igual que Marvel's Avengers y Marvel's Spider-Man, esta obra no está basada directamente en ninguna película, aunque sí se ha inspirado en algunos cómics. De todos modos, se trata de una historia original dentro de un universo creado ex profeso para esta versión. Es inevitable compararlo con el videojuego de Los Vengadores, diseñado por Crystal Dynamics, también de Square Enix. Los desarrolladores juran y perjuran que los problemas de este título no han influido en el modelo de negocio elegido, pero lo cierto es que Guardianes de la Galaxia es un producto para un jugador sin microtransacciones ni DLCs. Todos los aspectos, objetos, coleccionables y demás los puedes conseguir jugando.

Los Guardianes de la Galaxia: la construcción de un equipo

Son conocidos como los Guardianes de la Galaxia, aunque algunos archivos oficiales los mencionan como los Gañanes. El grupo liderado por Peter Quill, alias Star Lord, cuenta en sus filas con la asesina Gamora, Drax El Destructor, el mapache antropomórfico Rocket y su fiel compañero, Groot. ¿Y quién es Groot? “Yo soy Groot”, respondería el personaje, una especie de árbol que pronuncia estas palabras una y otra vez, en distintos tonos. Nadie entiende lo que dice a excepción de Rocket, que es capaz de interpretar hasta el más mínimo matiz de lo que su amigo comenta y siente.

En Marvel's Guardians of the Galaxy, el grupo se acaba de formar, ya que llevan menos de un año juntos. La idea de por sí es atractiva teniendo en cuenta que este es el primer videojuego, el que sostiene el peso narrativo de presentar a los personajes, sus motivaciones y el universo que los rodea. El contexto de la historia es el desgaste producido por la cruenta Guerra Galáctica, que afectó a todo el cosmos y a los protagonistas de esta aventura. Como no podía ser de otro modo, la lucha ha dejado profundas heridas psicológicas que deben cicatrizar, un golpe emocional que también afecta a la relación de los integrantes del equipo.

Los personajes son unos superhéroes gamberros, que forjan y cultivan su relación con fines más bien lucrativos. El objetivo inicial de los Guardianes es cumplir misiones para obtener una recompensa económica, aunque los planes no siempre salgan como esperan. Su faceta heroíca se va forjando poco a poco, a medida que la química entre los miembros del grupo va fluyendo, misión tras misión. El vínculo, la creación de un equipo cohesionado, es uno de los temas principales del videojuego.

Humor, sí, pero también drama

Eidos Montreal ha sabido aprovechar esta premisa de forma magistral, pues presenta un elenco de personajes que siguen un camino marcado por sus propias motivaciones y experiencias, lo que a menudo provoca fricciones dentro del grupo. Se percibe resquemor entre ellos, viejas rencillas que afloran cuando la tensión se puede cortar con un cuchillo. Peter Quill, como líder del grupo, interviene en una dirección o en otra, y es el jugador el que decide el rumbo de las conversaciones.

Puede que las decisiones no modifiquen de forma definitiva los hechos de la historia principal, pero todas esas pequeñas intervenciones moldean la relación de los personajes. Mecánicamente se traslada a través de distintas opciones de diálogo, generalmente con un tiempo de respuesta determinado. Nos ha gustado que debajo de cada una de las opciones aparezca una frase que da contexto y que nos permite conocer el tono de la respuesta. Uno de los problemas de los videojuegos con decisiones es que a veces no se aclara el matiz, por lo que una respuesta que parece ir en una dirección termina en desastre. No es el caso, como apuntamos.

El humor se articula como un elemento crucial en Guardianes de la Galaxia, pero es solo uno de los componentes de esta historia. Star Lord, Garoma, Drax, Groot y Rocket esconden secretos de su pasado, problemas que guardan con celo y que han determinado sus pasos siguientes. Combinar humor con drama no es tarea sencilla, ya que existe una delgada línea que puede desequilibrar la narrativa, quebrar el encanto, por así decirlo.

En entrevista con MeriStation, el director creativo Jean-François Dugas comentó que al principio trataron de introducir humor por el mero hecho de hacerlo: “Nos dimos cuenta de que eso no era lo correcto porque se sentía forzado. El humor necesita emanar de forma natural de las personalidades de los personajes”. De acuerdo con el estudio, lo importante es que se mantengan fieles a su naturaleza, un aspecto consistente a lo largo de todo el juego. La conclusión es que la desarrolladora ha logrado dotar de tridimensionalidad a los protagonistas, que sienten y reaccionan a las situaciones. Profundizar en sus historias a través de los diálogos resulta satisfactorio. Y es que no paran de interactuar entre ellos, de hablar mientras exploras, luchas, etc. Lo que nos ha llamado la atención es que siempre parece haber una nueva conversación, las líneas no se repiten de manera machacona. Destacan asimismo los personajes secundarios: ¿Os suenan Cosmo, Mantis, Ko-Rel o los villanos Lady Infierno y el Gran Unificador Raker? Están aquí.

Sistema de combate simple pero efectivo y efectista

Que Marvel's Guardians of the Galaxy esté protagonizado por cuatro personajes puede llevar a pensar que nos encontramos ante un producto ideal para jugarlo en cooperativo, pero Eidos Montreal ha seguido otra senda. Los también creadores de Deus Ex: Mankind Divided y Shadow of the Tomb Raider se han decantado por un videojuego para un solo jugador. El verdadero desafío es conseguir que el equipo se siga sintiendo un equipo. Podían haber diseñado un sistema de combate en el que el jugador intercalara entre los distintos miembros del grupo, pero en su lugar controlamos a Star Lord, que maneja sus dos pistolas con soltura, pero también se lanza al barro del cuerpo a cuerpo cuando las circunstancias así lo dictaminan.

Aunque no sea otro jugador el que maneje a los otros miembros del escuadrón, el estudio ha esbozado un sistema que en todo momento te hace sentir como si verdaderamente estuvieras luchando en equipo, y lo hace de forma sencilla y sin perder ni un ápice de enganche. Como decíamos, Peter Quill usa sus pistolas, que tras una ráfaga de disparos se recalientan. Es en ese instante cuando aparece en pantalla un marcador descendente, que nos indica que pulsemos cuando pase por la zona verde. Entonces realizará un último disparo especial. Además, dispone de munición especial (hielo, electricidad, viento y plasma), que nos brinda la posibilidad de explotar las vulnerabilidades de cada arquetipo de enemigo. El recalentamiento de las armas no tiene por qué hacernos perder tiempo, ya que podemos liarnos a puñetazos y patadas mientras tanto.

El apoyo del resto de Guardianes es crucial, no solo porque los escenarios son interactivos, sino porque tenemos la opción de utilizar las habilidades cada uno. En el campo de batalla encontramos elementos como barriles de pólvora, grúas con cargamento pesado o huecos para bombas. Siempre que hallemos cualquiera de estas ventajas podemos pedir al compañero correspondiente que las utilice contra el enemigo. Por ejemplo, Drax lanza los barriles sobre sus cabezas, mientras que Gamora corta las cuerdas de la mercancía colgada, que cae sobre los enemigos con estruendo. Además, cada uno de ellos dispone de sus propios poderes, que se despliegan en un menú radial.

Mientras luchamos con Star Lord elegimos los ataques del resto de Guardianes que mejor se adapten a la situación (se recargan con el tiempo). Cabe destacar que ciertos enemigos disponen de protección, barreras mágicas que absorben todos los golpes. Un movimiento especial de El Destructor tal vez sea la solución para destruirla. Por otra parte, los distintos enemigos cuentan con debilidades elementales a tener en cuenta. Si la barra de resistencia del enemigo se llena del todo, quedará aturdido y podremos hacerle mucho daño. Si aparecen botones encima, es el momento de macharlos para iniciar una secuencia de ataque grupal que lo enviará directo a la tumba.

En las luchas más desequilibrantes, la estrategia puede decantar el resultado del combate hacia un lado o hacia el otro. Si hay un enemigo capaz de curar al resto de oponentes, es posible que la situación más efectiva sea acabar primero con él. Otras veces, el grupo de rivales es tan numeroso que es mejor limpiar la zona antes de enfrentarse al enemigo más poderoso. La destreza en combate se premia con distintas calificaciones, que se traducen en una puntuación numérica ligada a la progresión, los puntos de habilidad. Cada uno de los Guardianes dispone de cuatro habilidades desbloqueables, si bien la última de ellas está vinculada con la narrativa. Nos ha faltado alguna más, sobre todo porque al final del juego sobran puntos de habilidad que ya no se pueden canjear (y el juego te sugiere hacerlo).

  • Star Lord: sus habilidades incluyen ráfagas de disparos, vuelo con sus botas propulsoras, una espiral de granadas y un escudo que no diremos lo que hace para evitar posibles destripes.
  • Gamora: inflige daño con la espada, realiza daños moderados a varios enemigos, se centra en un único oponente para luego atacar al resto y ejecuta un golpe final que provoca daños masivos.
  • Drax: sus potentes ataques físicos se combinan con cargas, un seísmo dañino para todos los enemigos y un golpe de cólera que al final inflige daño a todos los rivales.
  • Groot: encierra a sus oponentes, los traspasa con sus ramas, que emergen del suelo e incluso los deja inmóviles.
  • Rocket: el bombardero del grupo hace explotar sus bombas por doquier. También lanza granadas y dardos que electrocutan. Su habilidad más poderosa es un arma que tampoco vamos a desvelar para no arruinar la sorpresa.

El segundo pilar de la progresión nos invita a explorar los escenarios y a encontrar distintas piezas. Rocket, el genio de la informática e ingenioso inventor, es el encargado de construir las ventajas en las mesas de trabajo. Algunas de ellas son mejoras pasivas (de salud, resistencia, etc), pero otras añaden funcionalidades a las armas de Star Lord, como por ejemplo, el disparo cargado.

En un partido de baloncesto, los entrenadores solicitan tiempo muerto para hablar con los jugadores, comunicar sus estrategias y hacer piña. Este concepto tan interesante se ha trasladado al videojuego de modo sorprendentemente efectivo. Llegado el momento, podemos activar dicha funcionalidad, por lo que todos los Guardianes se reunirán para escuchar la arenga de su líder, Peter Quill. Es el usuario el que debe tomar la decisión de elegir una de las opciones de diálogo. En el mejor de los casos, todos saldrán motivados y dispuestos a rebanar unas cuantas cabezas; en el peor de los casos, se marcharán desencantados e insultando a su jefe. Sea como fuere, la música ochentera está garantizada. Y si es contra un jefe final (un tanto escasos, eso sí), mejor que mejor. Es verdad que no son los más inspirados; también es cierto que son un poco "esponja" (como otros enemigos). Y pese a todo esto, nos han resultado entretenidos.

Todo este sistema es muy sencillo, intuitivo y directo. Quizá no sea excesivamente complejo, pero sí lo suficientemente gratificante como para mantenernos a los mandos durante toda la partida. Al final, cuando ya llevas bastantes horas y las cartas están completamente desplegadas, deja de sorprender un poco, pero el juego no es excesivamente largo, así que esas costuras no se abren hasta que la partida ha avanzado mucho (el capítulo final abusa algo de las oleadas de enemigos, se rompe un poco el equilibrio). De hecho, la última habilidad de cada Guardián se desbloquea mediante la narrativa en los arcos finales de historia.

No todo es combatir: exploración, minijuegos ¡y batallas de naves!

La munición elemental de Star Lord nos saca de algún que otro atolladero en el fragor de la batalla, pero también nos ayuda a avanzar cuando exploramos el entorno. Si vemos una puerta que se abre y se cierra sin parar, seguramente hallemos un dispositivo en la parte superior. Al congelarlo cesarán los movimientos espasmódicos y podremos cruzar el umbral. En otras ocasiones, una estructura débil es susceptible a ser destruida gracias al viento, mientras que sobrecargar un generador es una opción siempre que la situación lo requiera. En la parte final, ya con el plasma en nuestro poder, Quill es capaz de derretir algunas superficies duras.

Los Guardianes de la Galaxia son un equipo dentro y fuera de la batalla. Así las cosas, las habilidades de todos ellos se ponen al servicio de todos los demás. Peter cuenta con un escáner que visualiza los elementos del entorno. Los que están marcados en color amarillo se pueden escanear a fin de obtener información útil. Groot, de la mano de sus poderes vegetales, tiende puentes; su compañero Rocket, de baja estatura, se cuela por agujeros y soluciona cualquier problema tecnológico; Gamora corta obstáculos con su katana y sube a lugares inalcanzables, desde donde nos da el impulso necesario para saltar hacia otras zonas. Drax, por su parte, usa su fuerza física y mueve enormes estructuras.

Este conjunto de mecánicas se introduce a veces en un pequeño juego de lógica que nos alienta a pensar en soluciones para continuar hacia adelante. Abrir un camino aparentemente vedado es posible si observamos el entorno y combinamos las habilidades de nuestros aliados. Normalmente la solución es bastante sencilla, aunque en un par de momentos muy concretos nos hemos atascado. Al final, algunas situaciones se repiten demasiado, pero al tratarse de un producto que no se alarga artificialmente, el ritmo se mantiene constante. Es curioso cómo la narrativa se filtra en todos los aspectos jugables, ya que mientras reflexionamos, los Guardianes no paran de intercambiar impresiones y diálogos distintos, lo que enriquece el producto en su conjunto.

El estudio no ha llenado el título de minijuegos, pero los que hay suelen ser hilarantes (uno de ellos tiene que ver con guiar a una especie de llama intergalática hacia una zona concreta... pero a través de la voz cantarina de los Guardianes. Destripe: no todos cantan bien). Por si todo esto no fuera poco, la obra resulta aún más variada gracias a la batallas de naves, bastante básicas en lo que se refiere a las mecánicas en sí, pero funcionales e igualmente divertidas.

Banda sonora ochentera y licenciada

La selección de piezas licenciadas de los años ochenta es apabullante. Temazos de Europe, Iron Maiden, Motley Crüe, etc. suenan una y otra vez. Ante los posibles problemas de derechos de autor al subir vídeos o realizar streamings, Eidos Montreal se ha adelantado y ha implementado una opción para desactivarlos.

Además de los temas licenciados, Richard Jacques ha sido el encargado de componer la banda sonora original, una serie de piezas que encajan en el universo creado por Eidos Montreal. Adicionalmente, el director de sonido Steve Szczepkowski ha compuesto diez partituras rockeras que se escuchan durante la partida. Ah, y las voces están dobladas al español, aunque se puede elegir el idioma.

Análisis Marvel's Guardians of the Galaxy
En la Nave Milano puedes elegir tus temas preferidos.

A continuación os proporcionamos la lista completa de temas licenciados:

  • Never Gonna Give You Up (Rick Astley)
  • I am the Warrior (Scandal con Patty Smyth)
  • The Final Countdown (Europe)
  • Turn Me Loose (Loverboy)
  • I Ran (Flock of Seagulls)
  • Wake Me Up Before you Go Go (WHAM!)
  • Don’t Fear the Reaper (Blue Oyster Cult)
  • Hanging Tough (New Kids on the Block)
  • Holding Out for a Hero (Bonnie Tyler)
  • Bad Reputation (Joan Jett)
  • We Built this City (Starship)
  • Turn up Your Radio (Autograph)
  • Cars (Gary Numan)
  • Where Eagles Dare (Iron Maiden)
  • Hit Me With Your Best Shot (Pat Benetar)
  • Love Song (Simple Minds)
  • Rock Rock Till You Drop (Def Leppard)
  • Relax (Frankie Goes to Hollywood)
  • Tainted Love (Soft Cell)
  • Everybody Wants to Rule the World (Tears for Fears)
  • Don’t Worry, Be Happy (Bobby McFerrin)
  • Everyone’s a Winner (Hot Chocolate)
  • We’re Not Gonna Take It (Twisted Sister)
  • I Love it Loud (KISS)
  • White Wedding (Billy Idol)
  • Call Me (Blondie)
  • Everybody Have Fun Tonight (Wang Chung)
  • I’ll Tumble 4 Ya (Culture Club)
  • Since You Been Gone (Rainbow)
  • Take on Me (A-HA)
  • Kickstart My Heart (Motley Crüe)
Análisis Marvel's Guardians of the Galaxy
¿Es esto una Pokéball?

En el plano gráfico, Marvel's Guardians of the Galaxy luce realmente bien. Incluye dos modos distintos, rendimiento y gráficos: el primero da prioridad al framerate y el segundo a la resolución, como siempre. En la versión de PS5 no hemos detectado problemas graves más allá de algún pequeño bug que suponemos irán corrigiendo en siguientes actualizaciones. También se añaden opciones de accesibilidad, varios modos de dificultad y la opción de personalizar distintos parámetros para que la experiencia se adapte al tipo de experiencia que quiera cada uno.

Análisis de la versión PS5. Código proporcionado por Square Enix y Bandai Namco.

CONCLUSIÓN

Marvel's Guardians of the Galaxy ha sido toda una sorpresa. Es sin duda uno de los mejores juegos de superhéroes que se han hecho en los últimos años. Concebido como un título para un solo jugador, Eidos Montreal ha logrado captar la esencia de estos personajes y ha construido un universo creíble para ellos. Su naturaleza gamberra se entremezcla con una cuidada narrativa, que deja al descubierto las heridas más profundas de los miembros del escuadrón intergaláctico. Todos los diálogos se han cuidado al máximo, y lo que es igualmente importante, se ha tratado de dar variedad a las conversaciones, por lo que las palabras no se repiten de manera machacona una y otra vez.

En el plano jugable no le pesa que no se haya perfilado como un título multijugador cooperativo. No en vano, la posibilidad de utilizar las habilidades de todos los Guardianes enriquece la experiencia. En combate, Peter Quill utiliza sus dos pistolas, la munición especial, sus habilidades cuerpo a cuerpo y sus propios poderes. Mediante un menú radial, podemos elegir las distintas habilidades del resto de Guardianes. Se trata de un sistema de combate no demasiado complejo, pero con los elementos necesarios bien combinados, lo que permite que las luchas sean muy divertidas. Quizá alguna habilidad de más no hubiera estado de más, sobre todo porque sobran puntos de habilidad.

Por otra parte, la exploración, diseñada para pensar y utilizar las habilidades de todos los miembros del equipo. El juego incluye minijuegos, batallas de naves, coleccionables, etc., por lo que sus 16 episodios (unas 16 horas de juego) se hacen amenas en todo momento. Tiene la duración perfecta, un poco más y tal vez se hubiera resentido por falta de mecánicas nuevas, aunque el juego, de forma inteligente, no despliega todo su potencial hasta casi su final. La banda sonora licenciada, como ya apuntaba, es de las más potentes que se recuerdan. ¡Que vivan los ochenta!

LO MEJOR

  • La historia y los personajes, drama y humor muy bien llevado
  • El sistema de combate es sencillo, pero funciona como un tiro
  • Variado: hay combate, exploración, minijuegos, batallas de naves...
  • La banda sonora licenciada, ¿la mejor de la historia?
  • Buen trabajo de localización al español

LO PEOR

  • Algunos elementos jugables, especialmente en la exploración, se repiten demasiado
  • Se echa en falta alguna habilidad adicional
  • En la parte final hay exceso de oleadas de enemigos
8.6

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.