It Takes Two
It Takes Two
Carátula de It Takes Two

It Takes Two, análisis. Un viaje mágico en pareja

Analizamos la nueva obra de Josef Fares y Hazelight, un título cooperativo cargado de originalidad y diversión para PC, PS4, PS5, Xbox One y Series X/S.

Cada vez es más complicado el iniciar una nueva aventura y quedar realmente sorprendidos por lo jugado. Anualmente se publican miles de videojuegos, pero pocos presentan elementos únicos y llegan a destacar realmente por su originalidad. Este es el caso de It Takes Two, una de las sorpresas de este 2021 que entrará en la lista de favoritos de muchos jugadores que disfruten con las aventuras cooperativas a pantalla partida que derrochan diversión y personalidad por cada píxel. Podremos disfrutar de él a partir de este jueves día 25 de marzo en PC y consolas PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X/S. Si os ha llamado la atención lo que habéis visto de esta obra hasta el momento, os invitamos a quedaros en este análisis y os recomendamos encarecidamente marcar lo nuevo de Josef Fares en vuestra lista personal de juegos pendientes. Sin más dilación, ¿estáis preparados para iniciaros en un viaje mágico e inolvidable?

Una obra de autor elevada a un nuevo nivel

Fue en 2013 cuando Josef Fares publicó junto a Starbreeze Studios su primer juego, después de dedicar parte de su carrera al ámbito cinematográfico, llamado Brothers: A Tale of Two Sons. Con una propuesta única basada en el juego cooperativo compartiendo un solo mando, obtuvo calificaciones excelentes y nos conquistó por su emotiva historia. Algo similar ocurrió en el caso de A Way Out, la segunda obra de Fares junto a Hazelight Studios y Electronic Arts, que llegó en 2018 para sorprendernos de nuevo. En esta ocasión el objetivo de los protagonistas era el de escapar de la cárcel, también con un tono general algo sombrío pero mucho más centrado en la acción de lo que fue Brothers.

Tres años después, también con Hazelight y EA, llega la que podríamos considerar la obra más redonda de Fares hasta el momento: It Takes Two. Mantiene el elemento cooperativo y nos invita a jugar junto a un amigo, familiar o pareja, ya sea en modo local o en línea, a una obra que nos sorprenderá de principio a fin, mucho más colorida y divertida que sus anteriores creaciones. Como en el caso de A Way Out, contamos con la opción de usar el “Pase de amigo” para poder invitar a alguien a jugarlo sin necesidad de que posea el juego. Sin embargo, si tenéis la posibilidad, os recomendamos jugarlo en modo local, ya que la experiencia se disfruta mucho más si es con nuestro compañero o compañera de juego a nuestro lado.

La historia de Cody y May

La trama que nos introduce It Takes Two es bastante sencilla pero a su vez trata temas poco comunes en los videojuegos, como lo es el amor y los problemas en las relaciones sentimentales. Concretamente, la historia pone en el punto de mira a Cody y May, un matrimonio adulto que vive en una amplia casa a las afueras junto a su hija, Rose. Tras años de desgaste y discusiones, ambos están de acuerdo en que ha llegado el momento de divorciarse. Se trata de una conversación complicada en cualquier familia, por lo que Rose no se toma demasiado bien la noticia y corre a encerrarse en su habitación para acabar por derramar unas cuantas lágrimas sobre los juguetes que representan a sus padres.

Un Cody de arcilla y una May de madera cobran vida mágicamente al mismo tiempo que las conciencias de ambos se transportan a estos muñecos. Desde ese momento, su objetivo será el de recuperar su aspecto habitual, además de reunirse de nuevo con su hija. Sin embargo, no será nada fácil lograrlo, ya que para ello tendrán que superar infinidad de desafíos y vivir cientos de aventuras por toda la casa y el jardín, que ahora presentan elementos sobrenaturales y de lo más hilarantes. Uno de ellos es el llamado Dr.Hakim, el “libro del amor”, que ha cobrado vida con la misión de hacer que el amor entre la pareja florezca de nuevo. Para lograrlo, les someterá a una serie de situaciones límite en las que tendrán que cooperar y redescubrir todo aquello que antaño les unía y les hizo enamorarse.

Derroche de originalidad, de principio a fin

A lo largo de unos ocho capítulos viajaremos por escenarios únicos y cada cual más original que el anterior. En cada episodio Cody y May cuentan con unas habilidades y poderes especiales que les ayudan a resolver los puzles con los que se encuentren y a abrirse paso. No queremos hablar en profundidad acerca de todo ello, ya que la magia de la obra reside en dejarnos sorprender a cada paso que damos, pero sí podemos mencionar algunos ejemplos para que os hagáis una idea del tipo de pruebas con las que nos encontraremos. ¿Enfrentarnos a una ardilla en un combate cuerpo a cuerpo como si nos encontráramos en un juego de la saga Tekken? Hecho. ¿Poder dejar un clon de May mientras Cody retrocede en el tiempo algunos elementos del escenario y obtener puzles realmente originales con ello? También.

Cabe señalar que si bien es cierto que algunas mecánicas y escenas nos recordarán a otros títulos de aventuras que hemos disfrutado anteriormente, es la mezcla de todas ellas y la forma en la que se entrelazan dónde reside su verdadero valor. Se trata de una amalgama de géneros entre los que destacan el de plataformas, aventuras y acción pero no por ello dejan de aparecer el shooter, RPG y carreras a modo de pinceladas. Sí, como lo leéis. A lo largo de aproximadamente unas 14 horas de juego sentiremos una sensación constante de estar jugando a algo nuevo, por lo que la repetición no es un elemento que esté presente en la fórmula, al menos no en demasía.

Tenemos secciones en las que Cody va armado con una pistola cargada con néctar explosivo que May puede hacer detonar con su rifle y otras en las que competimos el uno contra el otro para ver quién gana una carrera de patines sobre hielo. Incluso una fase con perspectiva isométrica en la que nos transformamos en un mago y una paladín y contamos con diversas habilidades ofensivas para abrirnos paso por un castillo medieval custodiado por esqueletos. También controlaremos aviones, bucearemos en peligrosos lagos, nos convertiremos en plantas y seremos pasajeros de ranas taxistas. A veces sentiremos que nos estamos adentrando en un nivel de Super Mario Odyssey, mientras que en otros parecerá que estamos inmersos en una reinterpretación de "Cariño, he encogido a los niños".

Encontramos escenarios abiertos, repletos de detalles con los que interactuar y secretos por descubrir, enlazados con otras secciones más “pasilleras” en los que nuestra única opción es seguir adelante. El ritmo está bien medido, ya que se intercalan escenas frenéticas con áreas abiertas para explorar y relajarnos, además de cinemáticas con las que descubrir cómo avanza la historia del matrimonio. También nos esperan unos cuantos enemigos variados y jefes finales (algunos realmente originales y otros más convencionales), pero nunca nos toparemos con una barrera de dificultad significativa. Este es un punto que puede no agradar a todos los jugadores (sobre todo a aquellos que busquen un reto en todo lo que juegan), pero que en nuestro caso hemos agradecido con tal de no sentirnos atascados en ningún momento, ni con la sensación de hastío propia de tener que repetir una y otra vez una misma sección. Si morimos podremos revivir al momento, por lo que no hay nada parecido a pociones ni otros elementos que compliquen nuestro avance.

En cuanto a rompecabezas, hay un poco de todo (literalmente) pero siempre se presentan de forma muy intuitiva y no nos supondrán ningún tipo de complicación si ambos jugadores están acostumbrados a las mecánicas propias del videojuego. Un ejemplo de ello es en el “nivel helado”. Cody y May llevan dos fragmentos de un imán, que pueden usar para atraer distintos objetos metálicos, avanzar en medio de una ventisca al unir sus imanes y demás. Cada jugador tendrá su nivel favorito, ya que cada uno de ellos es único a su manera, pero no dudamos en que muchos de los momentos que vivamos a los mandos nos dejarán marca y pasarán a formar un buen recuerdo en nuestros corazones jugones.

Minijuegos, referencias y muchas sorpresas

Uno de los puntos distintivos de la nueva obra de Hazelight Studios es que no cuenta con coleccionables. Es algo que apreciamos, ya que la exploración por los escenarios es muy orgánica y natural. Querremos investigar cada rincón y trastear con los elementos interactuables que hay en cada caso, no por obtener una recompensa en forma de documento, trofeo o derivados sino por la curiosidad que todo ello despierta en nosotros. Encontraremos referencias a multitud de obras: a Mario Kart con su pista arcoíris, al propio A Way Out con unas figuras de sus protagonistas y mucho más que no queremos desvelar.

Estos easter eggs se combinan con una serie de minijuegos que, una vez descubiertos, tendremos disponibles en todo momento desde el menú principal. En ellos abandonamos temporalmente el espíritu cooperativo para pasar a picarnos con un competitivo en el que jugaremos al ajedrez, a disparar a dianas, carreras por el hielo, al juego de la silla y más. Todos ellos son únicos a su manera y suponen una serie de elementos que querremos descubrir para que pasen a formar parte de nuestra colección y poder regresar a ellos en cualquier momento. Este es el mayor punto de rejugabilidad que encontramos en la obra, además de volver a pasarnos el título de principio a fin con otro “compañero de sofá” o bien darle una segunda vuelta cambiando a controlar a Cody o May para poder así probar todos sus poderes únicos.

Una obra mimada en todos sus apartados

It Takes Two sorprende con un apartado gráfico cuidado y muy bonito a nivel visual. Encontramos texturas muy detalladas como los reflejos del agua y de determinados materiales, unas expresiones faciales bien calibradas y, en general, unos escenarios y animaciones construidas con mimo y detalle. A nivel técnico no se queda atrás, ya que suele aguantar bien los 60 fps salvo en determinadas situaciones de mucha acción en pantalla. A pesar de habernos topado con algún bug o error leve, en ningún momento han interrumpido nuestra progresión en la partida, por lo que con la llegada de futuros parches pueden ser solucionados.

Su apartado sonoro destaca por una banda sonora magistral, con una amplia variedad de temas únicos que van evolucionando de la mano a la acción que aparece en pantalla, para aumentar la sensación de inmersión. Los protagonistas cuentan con doblaje, aunque únicamente en inglés. Nos hubiera gustado contar con una versión en español más allá de los subtítulos presentes en todo momento, pero igualmente es disfrutable de principio a fin y la calidad de los actores de doblaje de todo el cast es muy elevada. Este ámbito tiene su punto álgido en el nivel basado en la música, en el cual podremos tocar distintos instrumentos, experimentar con bases tecno como si fuéramos DJ y muchas otras sorpresas que nos dejarán con una sonrisa marcada en el rostro.

Hemos analizado este título gracias a un código digital para PC proporcionado por Electronic Arts.

CONCLUSIÓN

It Takes Two es un videojuego puro, que hace uso de multitud de mecánicas distintas para presentarnos una fórmula equilibrada y sorprendente en todo momento. A lo largo de sus aproximadamente catorce horas de duración (comprendidas en unos ocho episodios), no deja de aportar nuevos escenarios, enemigos, aliados, poderes diversos para Cody y May y toda una retahíla de escenas jugables inolvidables. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que se trata de una de las grandes sorpresas de este año 2021, el mejor trabajo de Fares y una obra imprescindible para todo aquel que quiera descubrir un título cooperativo original y que nos dejará huella.

LO MEJOR

  • Muy divertido. Videojuego en estado puro
  • Uno de los mejores cooperativos que hemos jugado
  • La originalidad que desprende en cada uno de sus niveles, distintos entre ellos
  • Las mecánicas jugables y habilidades variadas
  • El enfoque de la historia de Cody y May
  • Todas las sorpresas, easter eggs y demás que nos esperan

LO PEOR

  • Demasiado sencillo en todo momento, algo que puede no agradar a los jugadores que buscan un desafío
  • No contar con doblaje al español
9.2

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.