Persona 5 Strikers
Persona 5 Strikers
Carátula de Persona 5 Strikers

Persona 5 Strikers, Análisis PC y Nintendo Switch

Atlus se alía con Koei Tecmo y Omega Force para darle una vuelta de tuerca a la continuación de Persona 5. Y os prometemos que os va a encantar.

En los últimos años hemos asistido a un creciente aumento en el interés de los jugadores por Megami Tensei, una saga de rol japonesa que inició sus andaduras allá por el 87 en la Famicom nipona. Parte de la culpa viene de sus spin-off, tales como Persona 3 (PS2,PSP), Persona 4 (PS2, PS Vita, PC en 2020) y el reciente, entre comillas, Persona 5 (PS3, PS4). Persona 5 Royal, la ampliación de la última iteración en la saga ha promovido aún más la locura por Megaten dado que llegó a España enteramente traducido a nuestro idioma.

Ya sabéis los que sois asiduos a MeriStation que tanto la primera edición como la última nombrada en el párrafo anterior consiguieron puntuaciones perfectas tras pasar por nuestro banco de pruebas así que las ganas por saber más de los Ladrones Fantasma, sus protagonistas, eran más que evidentes. Por ello Atlus se ha asociado con Koei Tecmo y Omega Force para traernos la continuación de Persona 5 —que no Royal— a Nintendo Switch, PlayStation 4 y, sorpresa, ordenadores. Y estamos seguros que la propuesta os va a sorprender

Verano, barbacoas y… cárceles

Antes de entrar al trapo hay que tener en cuenta que Persona 5 Strikers sigue la historia de la versión original de Persona 5, la que llegó a nuestro país en perfecto inglés. Los hechos que ocurren en la trama siguen a la que terminó en el susodicho videojuego pero sin embargo, si has disfrutado previamente de Royal —la edición extendida y localizada al castellano— , es posible jugar a Strikers sin problema.

Como continuación directa, la trama empieza a los pocos meses de terminar el curso en la Shujin Academy. Joker, el protagonista, regresa en verano a Tokio, al café LeBlanc. Sus amigos y compañeros lo esperan con efusividad y planean pasar las vacaciones en compañía. Los Phantom Thieves llevan meses sin ajusticiar a sus enemigos pero todo eso cambia el día en el que comienzan los preparativos para su escapada veraniega.

Alice, una diseñadora de moda que tiene encandilado a los tokiotas, será la causante de que los Ladrones Fantasma vuelvan al redil, concretamente al metaverso y lo que ahora se denominan cárceles, lo que antaño eran los palacios. Además del nombre, las cárceles cuentan con características diferentes, la más destacable el notorio aumento de enemigos en comparación con las fortalezas que poseían los objetivos del grupo en Persona 5.

Alice será la primera molestia para los Ladrones Fantasma pero no la única. La historia, de unas 60 horas de duración —dependiendo de muchos factores— , lleva a visitar al grupo de Joker y sus amigos por todo Japón por lo que visitaremos lugares como Okinawa o Kyoto entre otros. La forma en la que se narra la aventura en Strikers es exacta a cómo se hace en otros videojuegos de la franquicia y los temas siguen siendo tan sensibles como el acoso escolar, el maltrato o el abuso. Es decir, una mirada crítica a la sociedad en la que se espera que los jugadores se conciencien de los problemas que existen más allá de nuestras narices.

Los personajes que hacen aparición en Royal no se dejan ver por aquí pero Atlus ha añadido otros pocos a Strikers. Los hay muy variados e irán apareciendo a lo largo de la aventura pero uno de los más reseñables es Sophie, una extraña “mujer” que decidirá unirse a los Phantom Thieves. Misteriosa, servicial y creativa, Sophie montará una tienda online para surtir al grupo de medicina e ingredientes además de contar con la capacidad de combatir, por lo que podría decirse que acaba siendo una robacorazones junto al resto del grupo. Otro de estos añadidos es Zenkichi, un inspector de la policía de la prefectura de Kyoto aún más misterioso si cabe que Sophie.

Cambios en la mecánica tradicional

Persona 5 Strikers no es un rpg tradicional, tampoco similar a los de la franquicia. Su ágil carácter provoca que haya cambios en la mecánica que hasta ahora habíamos visto en la saga. Por ejemplo; en el habitual calendario. Estamos acostumbrados a que en todo videojuego de Persona podamos llevar a cabo tareas durante el día y decidir cuando irnos a dormir. Aquí estas características no existen y todo fluye según el guión. Sin embargo, el jugador puede aumentar su vínculo con el resto de Ladrones Fantasma combatiendo y completando la historia. Subir el vínculo otorga unos puntos especiales que podemos canjear por un gran abanico de habilidades que van desde rebajas en la tienda de Sophie, recuperación de vida y magia o ganar más vínculos. Hay muchas ventajas a desbloquear por lo que variedad hay.

Otra diferencia la encontramos en las solicitudes que nos llegan por medio de otros NPCs. Ahora son algo más divertidas y diferentes y no siempre requieren adentrarse en el metaverso para llevarse a cabo. Hay poco menos de una veintena y suelen dar objetos interesantes, sobre todo una misión repetible que reporta mucho dinero al grupo. Por otra parte las tiendas que vimos en Persona 5/Royal de Iwai y Takemi —armas y medicinas respectivamente— no están disponibles en Strikers pero Sophie tomará el rol de ambas en su particular tienda online. Hay, eso sí, otras tiendas y máquinas callejeras que contienen medicinas e ingredientes.

Sí, ingredientes, habéis leído bien. En cierto momento de la historia nuestro héroe Joker podrá crear consumibles capaces de recuperar vida y maná a los Phantom Thieves. Estos ingredientes no solo se pueden comprar en las tiendas locales, también se pueden obtener en las cárceles, de hecho es posible que en más de una ocasión debamos adentrarnos en una de ellas para fabricar estas medicinas. No es una novedad extremadamente interesante y de hecho facilita mucho las cosas pero al mismo tiempo es un soplo de aire fresco que para nada le sienta mal.

Por último y como cambio más reseñable de todos está el hecho de que ya no hay palacios como en Persona 5/Royal. En su defecto hay cárceles y estas difieren bastante de sus ya no tan homónimas. Las mazmorras dejan de ser tan lineales para aportar una tridimensionalidad hasta ahora nunca vista en la saga. Hay rompecabezas, objetos para interactuar con el entorno, plataformas, cambios de cámara, jugabilidad en 2D, infiltración y todo esto en gigantescos mapas llenos de posibilidades. Y avisamos, es fácil perderse en ellos.

Uno de los problemas que hemos visto con este aspecto es que el equipo desarrollador aprovecha las características de las mazmorras para inflar la historia sobremanera. No son pocas las veces que la trama ha estirado demasiado el chicle para aprovechar esta situación y no le hace ningún bien al videojuego.

La revolucionaria vuelta de tuerca

Y llegamos al cambio más importante de Persona 5 Strikers; su combate. Para la continuación del videojuego Persona 5 se ha contado con la colaboración de Koei Tecmo y Omega Force, mayormente conocidos por su saga Dynasty Warriors y por el género que ellos dominan; el musou. Mentiríamos si dijéramos que no teníamos reticencias al conocer que una saga como Persona se pasaba al género musou. Sin embargo y tras completar el videojuego solo podemos dar palmas de alegría; este giro de tuerca es brillante.

Persona 5 Strikers abandona el combate por turnos para pasarse al beat’em up —o yo contra el barrio— multitudinario sin perder ni una pizca de su ADN original. Sigue estando TODO. La rueda elemental que usa las armas a distancia y las habilidades de cada Persona, los All Out Attack, la característica Baton Pass, el ataque extra One More o incluso los espectaculares movimientos Showtime. No faltan tampoco las emboscadas, los ataques técnicos o las propias habilidades de los Persona. Ni siquiera la recolección de Persona, fusión y visitas a la Habitación Terciopelo a conocer a su nueva guía; Lavenza. Vamos, no le falta nada.

¿Y cómo se puede unir todas las características del rpg tradicional con el género musou? El combate en Persona 5 Strikers es muy ágil, muy rápido, muy vivo. La mayoría de habilidades son posibles de llevar a cabo si pulsamos el botón adecuado en el momento exacto. Puede ser la cruceta o la botonera, y al pulsarlo desatamos potentes ataques asociados a los arriba mencionados. Por ejemplo, si dejamos a un enemigo semi KO se nos da la posibilidad de realizar un ataque combinado —All out attack— pulsando el botón B del mando. Si podemos ejecutar un Showtime, el avatar de nuestro personaje brillará y nos pedirá que pulsemos dos botones al mismo tiempo. Después solo queda disfrutar del significado de la palabra épico en pantalla.

Sin embargo la acción se pausará si decidimos utilizar nuestra arma a distancia o las habilidades de los Persona. En el primer caso funciona muy similar a Persona 5 mientras que en el segundo, del Persona saldrá un cono que indica el alcance de su magia. Si utilizamos una habilidad que en la rueda elemental sea contraria al elemento afin del enemigo, se volverá vulnerable. Para todo lo demás se usará cuatro botones en los que podemos zurrar al enemigo, saltar o interactuar con el entorno. En Persona 5 Strikers es posible utilizar elementos del escenario en la batalla como un cañón de confeti o una tabla de skate para arrollar a la horda de enemigos.

Otro de los puntos positivos del combate es que podemos tomar el control de cualquier miembro de los Phantom Thieves. Cada uno cuenta con un estilo de lucha diferente, bien por el arma que portan o bien por diferenciarlos entre sí. Esta característica se extrapola al modo de exploración por lo que si deseamos finalizar el videojuego desde el inicio hasta el fin con Ryuji, por ejemplo, es posible. El punto negativo es este mismo, que la variedad sirve de bien poco dado que al final controlarás siempre a tu favorito. No hay ningún incentivo por utilizar éste o aquél y ninguno sobresale más que el resto. Es solo cuestión de gustos.

Equilibrio total

Introducir el género musou en un videojuego JRPG como Persona 5 genera muchas dudas, sobre todo conociendo que este tipo de títulos tan nipones no suelen gustar en occidente. A la mayoría le parecen aburridos, con demasiada batalla y muy repetitivos. Pero no se lo contéis a Joaquín Relaño, ilustre juntaletras de esta nuestra casa.

Esta duda también la teníamos nosotros pero una vez más, el producto final es sorprendente. Y eso es gracias a que cada desarrolladora ha hecho lo que mejor sabe hacer en su área. Persona 5 Strikers está terriblemente equilibrado entre las partes de acción y las partes rpg. De hecho hay más de lo segundo que de lo primero.

Las sensaciones son las mismas que si tuviéramos delante la pura continuación de Persona 5 —que lo es— sin cambio alguno; un videojuego RPG con una fantástica trama, exploración y combates puntuales. Llega un momento que tras unas horas de juego incluso puedes llegar a concebir que el videojuego necesita ese toque musou. Esa necesidad parte del respeto a la saga Persona, de no querer hacer predominantes las batallas multitudinarias. Hay aquí y allá, espaciadas, de muy corta duración el 80% de las veces y otras más largas en eventos o en los espectaculares jefes. Pero para nada todo un escenario por limpiar como hemos visto en otras ocasiones.

Cuesta hacerse a todo lo que ocurre en pantalla debido a su limitado rango de visión y el frenetismo que hay en cada encuentro, posibilidades y habilidades que emanan por todas partes, pero cuando lo dominas es puro orgasmo. La parte mala es que a menos que juegues en un modo de dificultad algo más elevado casi todas las batallas se solucionan sin tener que llamar a tu Persona.

Hay tres dificultades; Fácil, Normal y Difícil. Tenemos también un consejo; empieza por el modo fácil. Hay una estratosférica diferencia entre el modo fácil y el normal, tanta que parece que eres invencible en el primero y papel de fumar en el segundo. Se puede cambiar a mitad de partida así que no hay problema en ello.

La continuación que todo fan deseaba

Persona 5 Strikers complacerá a todos los fanáticos de la anterior entrega. Hemos vivido momentos tremendamente épicos a lo largo de su duración y hay una gran cantidad de fanservice dispuesto a introducirse en lo más profundo de vuestro corazón. Los giros en el guión, el particular humor de Ryuji, la ternura de Takamaki, el derroche de imaginación en los enemigos finales, los escenarios, la música. Lo juramos por Morgana; es fabuloso.

El videojuego cuenta con un montón de escenas tanto de animación como generadas con el motor del juego que son espectáculo puro. Estas secuencias se suceden continuamente y están aderezadas por kilos y kilos de epicidad tanto en lo visual como en lo sonoro.

Como podéis intuir, el apartado tecnológico está de su parte. Persona 5 Strikers funciona a una resolución 1080p y una tasa de imágenes muy estable tanto en ordenadores como en PlayStation 4 de 60fps. En Nintendo Switch estos dos apartados se reducen, llegando a 30 tanto en el modo portátil como acoplada a la base. En la configuración más alta el videojuego luce realmente bien pero en el caso de que tengáis un PC con menos prestaciones la configuración más baja sigue viéndose bastante decente. De hecho es de este modo como se aprecia la versión para Nintendo Switch, con unas texturas de algo menos calidad y un menor alisado de bordes. La edición para la híbrida, como comentario adicional, cuenta con unas pantallas de carga bastante elevadas por norma general.

No os preocupéis porque todas las versiones se ven estupendas y su rendimiento en sus respectivas plataformas es fantástico. Espantar a los fantasmas del pasado con el último Hyrule Warriors para Nintendo Switch, aquí esos problemas no existen. La optimización es muy buena.

El estilo artístico de Persona 5 Strikers sigue la estela de su anterior capítulo. Ciertas partes de la interfaz siguen sin apenas cambios mientras que todos los menús principales han sido renovados y se le han añadido animaciones a modo de transiciones. La paleta de colores es realmente amplia y vívida y los escenarios están más llenos de detalles que nunca. ¡Pero ojo! También hay excepciones que confirman la regla y de vez en cuando veremos parajes un tanto pochos.

A destacar el diseño de los nuevos enemigos finales, algunos realmente brillantes, así como sus animaciones. Todo está hecho con un gusto exquisito y, como decíamos, muy en la línea a lo visto en Persona 5/Royal. Los nuevos personajes más de lo mismo, a excepción de Sophie, aunque esto ya es una apreciación más personal que crítica.

El último punto que falta por comentar es el sonido y, como siempre, Atlus demuestra con Persona 5 Strikers de lo que son capaces en este apartado. Hay nuevas melodías, vocales, algunas remezclas rockeras realmente impresionantes y pistas recicladas de la banda sonora de Persona 5. Quizás sea nuestra sensación pero nos parece que la elección de temas casa mucho mejor con lo que ocurre en pantalla y, por ende, las escenas cobran aún más protagonismo y entran por vena directa. Llega con textos en castellano en todas las plataformas y audio en inglés y japonés con los mismos actores de doblaje que participaron en Royal. Como ocurrió con Persona 5 Royal, la traducción está a buen nivel —incluso un peldaño por encima de la de Royal— y sigue sin tener filtro alguno en el lenguaje de algunos personajes. Sí, te señalamos a ti Ryuji.

CONCLUSIÓN

Tras terminar el primer acto de Persona 5 Strikers en el que volvemos al café LeBlanc, hablamos con Sojiro, visitamos Shibuya, recordamos batallitas y nos reencontramos con nuestros amigos, el videojuego sigue yendo a más. Ese mismo inicio funciona porque apunta a nuestros recuerdos pero una vez despega apenas decae el interés por él. El toque musou le sienta fantástico, no molesta para nada, y es muy probable que termine gustándote más de lo que esperabas. El trabajo de Atlus en conjunto con Koei Tecmo y Omega Force es realmente bueno y sorprende muchísimo el respeto que hay tanto por la parte RPG como por la parte de acción. Equilibrado hasta la médula, su combate no te aburrirá ni te asediará con batallas a cada paso, más bien todo lo contrario y aportando también un puntito de estrategia. Tiene una duración considerable, submisiones que completar, nuevos añadidos no vistos en Persona 5, personajes, una trama loable y momentos de quitarse el sombrero. Pero ojo, también cuenta con varios puntos negativos. El juego prácticamente invita a tomar el mando únicamente de tu personaje favorito, las mazmorras pueden hacerse tediosas y atraen mucho relleno a la historia, la dificultad no está muy bien medida y el calendario tan particular de la saga se va al garete en pos de agilizar la dinámica del juego. Sin embargo, por todo lo anteriormente comentado en el análisis, Persona 5 Strikers es una fantástica continuación que te hará volar la cabeza. No tengas dudas de su toque musou, te va a encantar.

LO MEJOR

  • El toque musou le sienta fantástico.
  • Más épico que nunca. Los momentos de máxima acción merecen la pena.
  • La banda sonora sigue siendo de 10. Se aprovecha mejor su música.
  • En Nintendo Switch, optimizado a rabiar.
  • La historia sirve como digna sucesora de Persona 5.

LO PEOR

  • Hubiera estado bien un multijugador online o alguna característica en red.
  • Sensación de que todos los personajes son iguales. Al final acabas jugando con tu favorito.
  • La historia sufre de relleno en algunas mazmorras y éstas terminan siendo pesadas.
8.7

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.