Tomb Raider III

Tomb Raider III, Guía completa

  • Toni Salinas

Lara Croft ataca de nuevo y nuevamente nosotros tenemos la solución a esos puzzles tan complicados que no te dejan avanzar en tu aventura. Adelante!

GUÍA TOMB RAIDER III

Durante unos instantes, la sensación de frío y humedad a mi alrededor me hizo tiritar de frío, mientras mis dientes castañeteaban para acompañar el ritmo del temblequeo de mis rodillas. Encendí una antorcha, no sólo para desvanecer las tinieblas que me rodeaban, sino también para intentar calmar la sensación que me colaba hasta los huesos... y que, me di cuenta, no era sólo frío... era pánico.

No en vano, había entrado en La Cueva, lugar de pestilencia y falta de ventilación sin parangón en el universo conocido. Allí vive El Bárbaro, pitoniso aventurero mundialmente conocido por su humor poco benévolo y sus venganzas sangrientas... Como todos los oráculos, es casi ciego [bueno, miope en grado sumo] y lleva una vida retirada de los asuntos humanos y terrenales.

De repente, tras un recodo manchado por un líquido pastoso y pegadizo que no me atreví a analizar para averiguar su origen y naturaleza, le encontré... su cruel rostro iluminado por su monitor de 17 pulgadas... me acerqué a él con temor y reverencia, intentando caerle simpático... tenía que haber venido disfrazado de mujer, maldita sea, pero me olvidé los cocos en la playa.

¡¡¡Quién se atreve a molestarme!!! Ahora que estaba culminando mis asuntos con Manny Calavera, soy perturbado para... para perturbarme más que nunca... Díme: ¿Qué quieres? Antes de que use mis cuchillos afilados para reducirte a picadillo...
Vaya, había llegado en mal momento, probablemente el TDK llevaba varios partidos perdidos... antes de intentar hablar, le ofrecí un tributo para que viera mi buena fe y sincera devoción...

¡¡¡Hombre, bourbon Four Roses!!! No es como el Jack Daniels, pero bienvenido sea. Otro día trae también una botella de Chivas 12. ¿Qué quieres de mí?
Entonces, me atreví a solicitarle ayuda para... glups... el Tomb Raider III

Su rostro se tornó lívido, que no pálido. Sus puños se apretaron hasta mostrar los nudillos de color blanco, mientras que su expresión se tornaba venenosa, sus ojos se empequeñecían tras las gafas y su boca se estremecía en espasmos babosos, mostrando unos dientes afilados y dispuestos a morder y blasfemar a la primera ocasión.

¿Cómo te atreves, pedazo de infiel, a solicitarme tal blasfemia? ¿Será posible tal provocación...? ¿Dónde está mi hacha de doble filo?
Ya sabía yo que debía haber esperado a que se tomase la botella de bourbon, aunque con los maníacos nunca se sabe cuándo es el momento adecuado. Ahora mi cabeza adorna una de las estacas de su dormitorio y me usa de perchero para los calzoncillos sucios [¡¡¡qué tío más asqueroso!!!]... mas, en venganza, he hallado una solución completa a Tomb Raider III y para vengarme de él, la he maquetado en HTML [usando la lengua, claro] y publicado, esperando que no me descubra.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...