CORONAVIRUS

"No vamos a poder frenar la cuarta ola"

El doctor Quique Bassat, investigador del ISGlobal de Barcelona, ha manifestado en RNE que “la pregunta es ¿De qué magnitud queremos que sea?”.

Coronavirus España cuarta ola Basset inevitable declaraciones
Jesús Diges EFE

“Vamos a tratar de controlar entre todos la transmisión para evitar o retrasar la cuarta ola”, afirmó Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Sin embargo, la pregunta que está en el aire es si realmente será evitable. Dentro de la comunidad científica y sanitaria hay quien opina que no. Es el caso de uno de los investigadores del ISGlobal de Barcelona, el doctor Quique Bassat.

Este experto ha señalado, en Las Mañanas de RNE, que “la cuarta ola es inevitable, ya no la vamos a poder frenar”. Por tanto, ante este pronóstico negativo, ha explicado que el foco está mal puesto. Que la pregunta a realizarse no es si la habrá o no. “¿De qué magnitud queremos que sea esa cuarta ola? Sigue habiendo mucha gente que se puede contagiar y morir por esta enfermedad”, se cuestiona Bassat.

Para él, dependerá de las medidas que se tomen, y habla de “endurecer las restricciones para la entrada de personas que vienen de zonas con peores datos epidemiológicos, como por ejemplo pidiendo una PCR también por vías terrestres y no solo para los que vienen en avión”. “No podemos cerrar los ojos ahora y esperar a que pase la Semana Santa para actuar”, sentencia.

Su opinión sobre la vacunación con AstraZeneca

Otro de los asuntos que ha trastocado la lucha contra el coronavirus en España, y prácticamente en todo el mundo, es la sombra de la duda que se ha situado sobre AstraZeneca y su vacuna. Según Bassat, se debe a “una serie de fracasos de comunicación que han hecho que la población pierda un poco la fe en la vacuna de AstraZeneca. Es una vacuna buena, funciona y es más barata que otras, pero no han sabido transmitir esta información con la claridad necesaria desde las farmacéuticas ni desde las autoridades sanitarias”.

También ha valorado el criterio para aplicarla, es decir, a menores de 65 años en lugar de a los 55 iniciales: “Me parece acertado haber ampliado hasta los 65 años, pero no hay ninguna razón que justifique el no utilizarla en personas más mayores que esa edad”.

Espera que “el mes de abril sea clave”

Pese a ese contratiempo y a otros problemas por el camino, el objetivo de España y de la Unión Europea sigue siendo el de llegar a finales de verano con el 70% de la población vacunada. El doctor cree que “"a pesar de que hemos mejorado, seguimos a un ritmo muy lento y muy lejos de los objetivos marcados. Tenemos muchos deberes que hacer”.

De hecho, apunta que pronto se podrá saber si se llegará o no y espera que “el mes de abril sea el clave” con un aumento considerable de las dosis inyectadas.

A aumentar el ritmo de vacunación podría ayudar la vacuna rusa Sputnik V, que ya se habla que podría llegar a Europa próximamente. Su opinión es que “será una vacuna válida más y una buena noticia”, pero antes debe cumplir con un requisito indispensable: “El factor determinante es que sea aprobada por una entidad regulatoria estricta, como la Agencia Europea del Medicamento, pero por el momento no cuenta con esta aprobación”.