ATP CUP

"La ATP Cup debería ser considerada una exhibición"

Miguel Díaz, presidente de la Federación Española, aboga por la unión de la Davis y la nueva competición y advierte sobre el "peligro" para el desarrollo de los jóvenes.

"La ATP Cup debería ser considerada una exhibición"
SERGIO PEREZ REUTERS

Este sábado sonará el himno de España en Perth antes de que Rafa Nadal, Roberto Bautista, Pablo Carreño y Feliciano López, cuatro de los cinco tenistas que ganaron la Copa Davis en Madrid hace 41 días y a los que se suma Albert Ramos, se enfrenten a Georgia (10:30, TDP) en la primera eliminatoria de la novedosa ATP Cup. Pero esos cinco jugadores no serán la Selección Española. Se trata de un Mundial, pero sin la oficialidad que otorga jugar bajo el paraguas de la Federación Internacional de Tenis (ITF), que es quien organiza la Copa Davis desde hace hace 120 años, y en alianza con el Grupo Kosmos de Gerard Piqué, desde 2019.

La Davis y la ATP Cup, dos torneos por países en el margen de mes y medio, chocan. "Son dos competiciones iguales, y no se entiende que se celebren en un espacio de tiempo tan corto, con el mismo formato y los mismos jugadores; la ATP Cup debería considerarse una exhibición", se queja a AS Miguel Díaz, presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), que ayer lanzó un comunicado instando a ATP e ITF "a unirse ya, hablar y unificar para engrandecerse". "La celebración de la ATP Cup ahonda en una división que no nos podemos permitir". ¿Cuál es el origen de la división y por qué a las federaciones consideran lesiva la ATP Cup?

-Origen.

La ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) negoció con Gerard Piqué rescatar un torneo similar a la Copa de Naciones que se celebró entre 1978 y 2012. No se llegó a un acuerdo y el presidente de Kosmos llevó a la ITF la idea de renovar la Davis, que fructificó. En febrero de 2018 se hizo el anuncio, y en julio la ATP contraatacó celosa con la nueva competición en asociación con la Federación Australiana de Tenis, en guerra con la ITF porque en su ejecutivo no se incluyó a ningún miembro del país y sí a Nueva Zelanda. Doce días, en tres ciudades y con idénticas normas que las finales de Davis, pero con puntos ATP. Un goloso reclamo.

-Representación.

"Nadie ha contado con la Federación para hacer la alineación", expone Díaz. Los equipos se clasifican en función del ranking de su número uno, y es él quien elige al capitán. En este caso, Francis Roig, técnico de Nadal. "El himno es responsabilidad de la nación, de los gobiernos, y las que tienen por delegación las funciones son las federaciones. No debería usarse en competiciones como esta, que no son oficiales", reflexiona el presidente de la Española.

LO QUE DICE LA LEY DEL DEPORTE

Artículo 33.2

Las Federaciones deportivas españolas ostentarán la representación de España en las actividades y competiciones deportivas de carácter internacional. A estos efectos será competencia de cada Federación la elección de los deportistas que han de integrar las selecciones nacionales.

-Dinero.

En la Davis, ganan dinero en premios los jugadores y las federaciones. En Madrid, los campeones se embolsaron 2,1 millones de euros y la RFET, un millón. "De la ATP Cup, cero patatero", confirma Díaz. Los 13 millones de bolsa se los reparten los tenistas. "A excepción de las federaciones que tienen un Grand Slam (Australia, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos) o disponen de muchos de recursos, como Alemania o Canadá, para la mayoría la Davis significa mucho a nivel económico. Para la nuestra significa la generación de muchos recursos que nos permiten invertir en el tenis base, en becas y en ayudas. Esto perjudica al tenis en general, pero sobre todo a las federaciones que hacemos el trabajo con chavales que luego deben llegar a la ATP o a la WTA. Eso se puede caer", cuenta Díaz.

Con el millón de euros, la RFET pretende organizar más challenger (segunda división) y torneos femeninos, otorgar más becas y poner en marcha un plan de tenis base por toda España. "Jugadores como Nadal crecen un poco por generación espontánea, pero la mayoría necesita años de ayuda", advierte. "Y la Davis no es sólo dinero, también visibilidad de los patrocinadores", cierra. De hecho, la RFET ha renovado con Mapfre para 2020 con opción a extenderlo a 2021.

-Jugadores.

Las dos competiciones también han generado tensión entre los tenistas. Novak Djokovic, presidente del Consejo de Jugadores, se posicionó claramente a favor de la ATP Cup. Nadal, de la Davis. Al final, los dos están disputando ambas. Pero llaman al entendimiento. "Es confuso tener dos Mundiales de tenis en un mes. No es lo ideal para nuestro deporte. Creo que el tenis se merece una fusión", reiteró en Perth el español. "Espero que suceda porque es difícil para los mejores jugadores involucrarse en ambos eventos. No ayuda en términos de mercadotecnia y el valor del torneo. Necesitamos un evento tipo Supercopa Mundial o como quieras llamarlo", le secundó el serbio, que pone como horizonte 2022.

-Solución.

"Se están haciendo esfuerzos para unificarlas y se tiene que llegar a un acuerdo que beneficie a todos, aunque no se debe perder el nombre de la Davis, que tiene detrás más de cien años de historia", explica Díaz. Todas las partes reman, discretamente, hacia el acuerdo. El cambio en la dirección de la ATP (el italiano Andrea Gaudenzi ha relevado a Chris Kermode) podría allanar el camino. "Los tenistas quieren un superevento de dos semanas y estamos totalmente a favor porque nos relajaría y podríamos meter 24 equipos en vez de 18. Para ello hay que llegar a un acuerdo con la ATP y llevar la competición a septiembre u octubre, después del US Open. Ahí llegarían con menos desgaste. Con el nuevo presidente (Gaudenzi), estamos convencidos de que podremos llegar a un acuerdo en los próximos meses", confirmó Gerard Piqué en una entrevista con AS en noviembre.