NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Fichaje para una década

Actualizado a

Aunque para conocer de verdad si el percal de un futbolista vale para el Madrid hay que verle unos cuantos partidos con la camiseta blanca, Tchouaméni parece que cumple con muchas condiciones para invitar al optimismo. Que un joven de 22 años se haya hecho un hueco para jugar de cinco en la selección francesa ya es un síntoma de madurez. No parece que Deschamps le vaya a dejar el mando a cualquiera. También demuestra la personalidad del futbolista su trayectoria en el Mónaco, donde nada más llegar se convirtió en titular a pesar de su juventud. Dos años de crecimiento que llamaban la atención en los informes de muchos clubes europeos, donde se hablaba de un sobresaliente aspecto técnico conjugado con un físico espectacular y un sorprendente sentido táctico del juego. Indudablemente ese cartel se lo deben de haber colgado a otros muchos futbolistas que luego no han rendido como se esperaba, pero puestos a apostar, y el Madrid necesitaba hacerlo, lo de Aurélien era una buena opción.

Esta misma temporada se ha visto que Kroos, Modric y Casemiro han necesitado el oxígeno de Valverde, Camavinga y Ceballos para llegar al final de temporada, así que las piernas de Tchouaméni se pueden hacer indispensables, sobre todo para ir sustituyendo al medio centro brasileño, al que esta temporada se ha empezado a ver cansado. En la plantilla no había un jugador de sus características y será ahora Ancelotti el encargado de irle metiendo en el once poco a poco. Obviamente barato no es, pero será dentro de un tiempo, después de jugar 40 partidos, cuando se sabrá el precio verdadero del futbolista.