NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

El duelo de Isco y Parejo y la llamada de Luis Enrique

Actualizado a

Gobernadores

El Villarreal-Sevilla tuvo dos directores de orquesta de auténtico lujo, dos futbolistas que peritan el juego con una naturalidad y categoría técnica sobresalientes. Parejo e Isco, símbolos perfectos de la marca España, transmitieron una impresión de jerarquía y lucidez casi impecables. Empezó mejor el sevillista, indemne a la crisis general de su equipo, como guía, lejos de los ademanes populistas de otro tiempo y fiel a su calidad. Se movió y se desempeñó con autoridad, regalando el gol a Óliver Torres. Intervino de forma directa hasta en 77 ocasiones, dio 42 pases y generó dos ocasiones. Por él no pasa la incertidumbre que agrede a los de Lopetegui. Pero Parejo asumió la réplica y lideró la reacción de un Villarreal que debió remontar. El mediocentro se responsabilizó de la construcción y se hizo notar: 86 toques, 28 entregas en el último tercio del campo, diez centros... El partido explicó la fama de ambos y la influencia que tienen en sus equipos. Siempre para bien.

Talento para todos

La presencia de Nico Williams (20 años) en la Selección no puede ni debe extrañar. Se ha discutido estos días, en ciertos foros, especialmente a tenor de la ausencia de Iago Aspas, sobre la conveniencia de llamar a un jugador sujeto a otro tipo de fútbol y sobre los merecimientos que ha adquirido en este tiempo para ser citado. En ambos supuestos, el delantero del Athletic cumple los requisitos para contar con la confianza de Luis Enrique. Al margen del carácter preventivo de la convocatoria por lo que puede suceder, con Ghana al acecho, Nico puede ser un integrante más que provechoso para la evolución táctica de la Selección, que exige mayor dinamismo y una presión desbocada para llevar a cabo su plan de juego. El pequeño de los Williams responde a estas demandas, tal y como demuestra en el Athletic. Los de Valverde son el equipo de LaLiga que más jugadas de alto impacto protagonizan —esprints a más de 28 km/h— y que más acciones de presión tras pérdida realizan. Luis Enrique también reclama a sus jugadores desmarques de ruptura, uno contra uno y trabajo sin balón, algo a lo que Nico Williams está acostumbrado. Además, el momento dulce que atraviesa eleva su caché. Frente al Rayo jugó un partido completísimo, imparable a la carrera, resolutivo en el regate (cuatro de cuatro) y ganador en los duelos (nueve de 13). Las cualidades de Nico sirven al Athletic y seguro que lo harán también a Luis Enrique.

Lateral al ataque

Dos victorias seguidas cambian el paso de la temporada del Getafe. El tristón inicio se ha dado la vuelta y se atisba una mejoría competitiva. Es cierto que ante Osasuna debió empezar por detrás y que la mala uva del Chimy Ávila le echó un cable, pero las cuentas a final de campaña olvidan estas menudeces. La determinación de Juan Iglesias (24 años), lateral a pierna cambiada, para llegar y no estar y sus buenas decisiones en campo rival resultaron claves en Pamplona. Además del gol, donde demostró su estimable proyección en ataque, forzó la expulsión del Chimy. En un Getafe que no destaca por su volumen ofensivo, Juan Iglesias es el jugador que más conducciones ejecuta cada 90 minutos, con nueve. Y estas ya han provocado hasta cuatro ocasiones de gol. En el paisaje de los datos, no son cifras menores para un Getafe que se mira al espejo de otra forma.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?