Las mariposas de Garbajosa

Jorge Garbajosa ha ganado el Mundial y el Eurobasket con la Selección, la Liga y la Copa en la ACB, también en Italia, y ha integrado los quintetos ideales de la Euroliga y del Campeonato del Mundo, pero, a pesar de esta colección de logros, sostiene que “las mariposas que tienes dentro” son diferentes en los Juegos Olímpicos. Él participó en tres, con la plata de Pekín 2008 en la histórica final ante Estados Unidos como gran conquista. Ahora preside la Federación rumbo a Tokio. Ya lo hizo en Río 2016, aunque entonces llevaba apenas un mes y medio en el cargo, y volvió con una plata femenina y un bronce masculino, dos equipos que, por el camino, han seguido visitando los podios. Ellos, con su segundo título mundial en 2019 y un bronce europeo en 2017. Ellas, con dos oros continentales en 2017 y 2019 y un bronce mundial en 2018. También ha habido algún tropiezo, claro, pero en general son dos grupos abonados al éxito, como confirma el ranking FIBA: segundo en hombres y tercero en mujeres. Eso mantiene el listón a una altura de vértigo para Japón. Lógicamente.

El baloncesto español sólo puede aterrizar en Tokio 2020 con el desafío de luchar por las medallas. La historia obliga. Garbajosa, que integró una Selección mítica, conoce esa exigencia de primera mano. Y no la rehúye. Esta semana puede añadir un tercer equipo a los Juegos en el Preolímpico de 3x3. Y una quincena después hay que afrontar un Eurobasket femenino en Valencia, donde un podio sería una espuela para el viaje japonés. El presidente habló de estos retos en la tercera entrega de los Diálogos Olímpicos de AS, donde dejó una idea: “Que nos vamos a colgar alguna medallita, eso no lo sé. Pero que vamos a competir, eso es seguro”. Lo dice un competidor, que se las ha colgado de todos los colores dentro y fuera de la cancha. Y que sabe que las mariposas olímpicas son especiales.