Dos duelos avivan el ciclismo 2021

La temporada ciclista 2021, como ya ocurrió en parte del curso pasado, se apoya en dos apasionantes duelos, que se alternan en fechas y en escenarios distintos. Por un lado, Van der Poel contra Van Aert. Por otro, Roglic contra Pogacar. No son duelos herméticos, pero sí los referentes en aquellas carreras donde toman la salida. El pulso entre el holandés y el belga viene de lejos, desde chavales, y ya rivalizaban en las grandes citas de ciclocrós, donde lo siguen haciendo, antes de trasladar esas batallas a la ruta, con las clásicas como prioridad. Ambos tienen un Monumento en su palmarés, entre otras prestigiosas carreras. Son buenísimos, pero no infalibles. Por varias razones: porque hay otro especialista tan eficaz como ellos, Alaphilippe; porque otros ciclistas, como Stuyven en San Remo, aprovechan sus marcajes; y porque hay un equipo, el Deceuninck, que opone el colectivo y este año ha proyectado a un imponente Asgreen. El danés les batió el domingo en Flandes, donde ambos han separado sus caminos durante una temporadita para mirar a otras metas como Tokio y el Tour.

El otro cara a cara se focaliza en las carreras por etapas. Hasta este lunes había sido a distancia: Pogacar ganaba el UAE Tour y la Tirreno-Adriático, mientras que Roglic arrasaba en la París-Niza, antes de sucumbir por una caída. La única ronda que no han pisado es la Volta a Catalunya, donde el Ineos copó el podio. El equipo británico es la kriptonita para frenar el dominio esloveno, por el poderío de su bloque y por su extensa baraja: Bernal, Carapaz, Thomas, Tao Geoghehan, Adam Yates, Porte… De ensueño. A la espera de las grandes, la Vuelta al País Vasco ha puesto por primera vez frente a frente a Roglic y Pogacar. El primero en golpear ha sido Roglic, con el morbo de hacerlo en la modalidad de contrarreloj, la misma que le dejó sin Tour de Francia ante su compatriota. Hay duelo.