Pogacar-Roglic, un duelo por etapas

Tadej Pogacar alzó el tridente en la Tirreno-Adriático. Como estaba previsto. El esloveno conquista así su segunda ronda del World Tour en 2021, tras la inaugural de los Emiratos. Dos de dos. Su compatriota Primoz Roglic se hubiera coronado también dos días antes en la París-Niza si las caídas y las averías no se hubieran ensañado con su figura. Las carreras italiana y francesa, que se disputan en paralelo, han mostrado este duelo a distancia, la misma lucha que acaparó el pasado Tour de Francia. Hay que acostumbrarse. Si el resurgimiento de Egan Bernal y el potencial general del Ineos no lo impiden, y están trabajando para impedirlo, este Pogacar-Roglic se va a convertir en la pelea estelar de las carreras por etapas, siempre con París como meta final. El premio mayor. De momento lo han hecho a distancia. Y lo harán cara a cara en la Vuelta al País Vasco, del 5 al 10 de abril, si las lesiones de Roglic no aplazan el pulso. Son los dos mejores corredores actuales por etapas. Con permiso de Bernal, insisto. Y el impactante desenlace del Tour 2020 invita a una reedición del combate.

El Pogacar-Roglic es la rivalidad para las vueltas, pero hay otros duelos electrizantes en el pelotón, especialmente este Van der Poel-Van Aert que se prolonga desde sus inicios. Lo hemos visto en el ciclocross, en las clásicas… Y siempre nos deja ganas de más. En la reciente Tirreno, cada uno de ellos ha vencido en dos etapas. Aquí hemos visto una diferencia esencial entre ambos, que ya se anunció en el último Tour. Van Aert, ganador de la contrarreloj y segundo en la general, es mejor en carreras por etapas. Van der Poel, quizá, está un punto por encima en las clásicas. Basta recordar la reciente Strade Bianche. El sábado rivalizarán en la Milán-San Remo. El maillot arcoíris, Julian Alaphilippe, también activo y laureado en este inicio de curso, tampoco andará lejos. Que siga el espectáculo.