Competición
  • LaLiga 1,2,3
  • Fórmula 1
  • Copa del Rey
  • Serie A
  • Liga Turca
  • NBA
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Chilena
  • Giro de Italia
  • Mundial Sub 20
  • ATP Lyon
  • ATP Ginebra
  • WTA Núremberg
  • WTA Estrasburgo
  • Copa de la Superliga Argentina
  • Hoy en As
Fórmula 1
1 1:10.166

L. Hamilton

Mercedes

2 a 1:10.252

V. Bottas

Mercedes

3 a 1:10.641

M. Verstappen

Red_bull

9 a 1:11.417

C. Sainz Jr.

Mclaren

Copa del Rey
Serie A
Liga Turca
Konyaspor Konyaspor KON

-

Akhisar Belediyespor Akhisar Belediyespor AKI

-

NBA
Portland Trail Blazers POR

-

Golden State Warriors GSW

-

Campeonato Brasileño Serie A
Giro de Italia
Saint Vincent - Courmayer
Corredor Tiempo
Grupo de cabeza ...
Grupo perseguidor +00:25
Grupo del lider +06:20
ATP Lyon
EN JUEGO
felix_auger_aliassime Felix Auger Aliassime AUG
benoit_paire Benoit Paire PAI
ATP Ginebra
EN JUEGO
alexander_zverev Alexander Zverev ZVE
nicolas_jarry Nicolás Jarry JAR
WTA Núremberg
FINALIZADO
yulia_putintseva Yulia Putintseva PUT
4 6 6
tamara_zidansek Tamara Zidansek ZID
6 4 2
WTA Estrasburgo
EN JUEGO
caroline_garcia Caroline Garcia GAR
dayana_yastremska Dayana Yastremska YAS
Copa de la Superliga Argentina

Ferrer, espejo de deportistas

Hay deportistas que perviven en el palmarés sin dejar huella en el corazón. Y hay otros que tienen un hueco eterno en el corazón aunque su nombre no figure entre los elegidos. Raymond Poulidor nunca ganó el Tour aunque pisó ocho veces el podio. Tuvo que convivir con Eddy Merckx y Jacques Anquetil, y para Francia ‘Pou Pou’ es un dios. Henry Cooper tampoco pudo con Muhammad Ali ni fue campeón del mundo, pero para los ingleses fue ‘Our Henry’ (nuestro Henry). Ferrer, aunque ganó 27 títulos, se quedó en el casi en Roland Garros, Montecarlo, Roma, Miami, Cincinnati o el Masters, donde pisó las finales. Su penitencia ha sido coincidir con los tres monstruos que dirimen quién será el mejor de la historia: Federer, Nadal y Djokovic.

David se mereció disfrutar de un ‘grande’ o más como Bruguera, Ferrero, Costa o Moyá. A él no le da igual (“me faltó ganar un Grand Slam"), y al aficionado tampoco. A cambio, se lleva un cariño inmenso y la condición de espejo de compañeros, algo a lo que se aspira en cualquier profesión. De jovencito, dijo que quería dejar el tenis y su padre le mandó una semana de albañil a una obra. Volvió. Mejor la raqueta que la paleta. Desde entonces, su carácter se forjó en hierro. Sabía que su victoria pasaba por hacer sufrir al rival. Por no dar una bola por perdida (Feliciano y Verdasco le llamaban ‘El ventilador’ porque todo lo devolvía con sus aspas). Su tenis se acorazó dentro de la pista, pero fuera nunca perdió la educación y se ganó a todos por su entrega. Se va el guerrero. Nos queda un buen tipo. Gracias, Ferru. 

0 Comentarios

Normas Mostrar