FÓRMULA E

280 km/h, 200 ppm, trabajo mental y dieta vegetariana

La Fórmula E es cada vez más exigente con los pilotos y el aspecto psíquico y la alimentación cobran una nueva dimensión para triunfar en el campeonato.

280 km/h, 200 ppm, trabajo mental y dieta vegetariana
Zak Mauger / Fórmula E
Formula E Coche Formula E

Jean-Éric Vergne y Lewis Hamilton comparten muchas cosas. Entre ellas han ganado los dos últimos títulos de los dos certámenes más importantes de la FIA en circuito, la Fórmula E y la Fórmula 1. Además, francés y británico se sientan a la mesa con los mismos alimentos. Ambos son veganos. Una dieta vegetariana que siguen cada vez más deportistas de élite y a la que se ha unido este año Sam Bird, ganador de una de las carreras de Arabia Saudí y el único piloto del certamen eléctrico que ha vencido en al menos un ePrix en todas y cada una de las seis temporadas disputadas.

“Mi esposa me convenció de que fuera vegano. No puedo afirmar que lo sigo al cien por cien, pero definitivamente noto una diferencia en mí mismo y he bajado seis kilos. Tengo más energía y me siento más ligero, como si tuviera una pluma debajo de los pies", afirma Bird que, por supuesto, también trabaja el físico en el gimnasio y practica otros deportes... además del trabajo mental como resalta Wejhrlein, piloto de Mahindra y probador de simulador de Ferrari en F1. “Creo que la aptitud mental es muy importante. Cuando se trata de entrenar tu cuerpo, alcanzas un límite en algún momento, después del cual ya no puedes mejorar tu rendimiento. La aptitud mental es diferente. Tu rendimiento sigue mejorando a medida que te vuelves mentalmente más fuerte".

Mitch Evans, Stoffel Vandoorne, Brendon Hartley y Nico Muller en Ad Diriyah.

Opinión que comparten el neozelandés Evans y el alemán Lotterer. “Mi entrenamiento se enfoca no solo en el estado físico sino también en la salud mental. De esa manera, mi mente se mantiene aguda cuando la luz se vuelve verde ”, asegura el de Jaguar mientras el piloto de Porsche apostilla: "Pedaleo y remo para mantenerme en forma. También entreno crossfit y hago esquí de fondo en invierno". La temporada de Fórmula E cada vez es más exigente y las sedes alternan calor con frío, lo que cambia la forma de afrontar sentarse en el cockpit. Y las fuerzas G que soporta el piloto son las mismas, por eso la preparación para aguantar un largo día de actividad culmindo con una carrera a 280 km/h y a 200 pulsaciones por minuto exige un gran trabajo previo.