Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial
Vuelta a España
Fuenlabrada - Madrid
Corredor Tiempo
Fabio Jakobsen 02:48:20
Sam Bennett +00:00:00
Szymon Sajnok +00:00:00
Liga Holandesa
FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

6

Waalwijk Waalwijk WAA

2

FINALIZADO
Heracles Heracles HCL

4

Willem II Willem II WII

1

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

3

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

2

FINALIZADO
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

Twente Twente TWE

3

Temas del día Más temas

MOTOGP I GP DE LA REPÚBLICA CHECA

Márquez vence en zona Ducati y alcanza las 76 de Hailwood

El chaparrón caído tras Moto2 retrasó el inició de la prueba, lo que no cambió los planes del campeón, que lideró de principio a fin. Dovizioso fue 2º y Miller 3º.

La teoría decía que a Márquez le tocaría sufrir en Brno mucho más que en otros circuitos, porque se corría en zona propicia para Ducati, pero incluso en semejantes circunstancias el del Repsol Honda hizo lo que quiso con sus rivales. Lideró de principio a fin y completó así un fantástico triplete español de victorias en la República Checa, de nuevo acompañado por su hermano Álex en Moto2 y por Canet en Moto3. Además, le sirvió para seguir reescribiendo la historia porque, si el sábado igualaba las 58 poles de Mick Doohan en la clase reina, ahora alcanza las 76 victorias en todas las categorías de un mito como Mike Hailwood.

Una vez alcanzado Mike The Bike, el ilerdense de Cervera ya sólo tiene por delante a Ángel Nieto (90), Valentino Rossi (115) y Giacomo Agostini (122). Visto lo visto, cuesta pensar que no dará caza a alguno de ellos, o a todos… Y es que no para de crecer este pequeño genio de 26 años que va camino de su octavo título mundial, el sexto en la clase reina. Llegó a Brno con 58 puntos de renta sobre Dovizioso, que había ganado el año pasado en esta pista, aprovechándose de la pelea entre Lorenzo y Márquez, y se va con 63. Lo hará con la mente puesta en ganar también en el próximo escenario, el de Austria, donde siempre ha ganado Ducati y a él le ha tocado sufrir. Pero ahora puede ser diferente, porque su Honda ya corre tanto como la Ducati y él sabe exprimirla al máximo. ¿Quién se atreve a decir que no ganará también en Austria? No seré yo el que lo haga…

La carrera de Brno fue de nervios, porque empezó con 40 minutos de retraso por culpa del chaparrón caído tras la carrera de Moto2. La pista estaba bastante seca, pero también muy mojada en las dos últimas curvas y en la primera, con lo que no valían ni los neumáticos de secó ni los de agua. Primó la seguridad de los pilotos, que fueron los primeros en indicar la situación a los responsables del campeonato, y se pudo desarrollar finalmente la carrera en seco.

La lideró Márquez de principio a fin. Los que salían por el margen izquierdo, como él y Dovizioso, tenían más ventaja que los que iban por la derecha, donde el asfalto estaba aún mojado. Eso lo aprovecharon bien el español y el italiano para ponerse primero y segundo. El de Ducati no llegó a meterle nunca la rueda al de Honda, que se deshizo finalmente de su compañía a mitad de carrera, para cruzar la meta con dos segundos y medio de ventaja. Por cierto, la prueba se recortó de 21 a 20 vueltas por el retraso.

Sin emoción por la victoria, hubo un momento en que la hubo por las otras plazas del podio, porque parecía que Rins podría plantarle batalla a Dovizioso, pero no lo hizo y además perdió la tercera plaza al llegar hasta él y superarle Miller. Más atrás terminaron Crutchlow, Rossi, Quartararo, Petrucci, Nakagami y Maverick cerrando las diez primeras plazas. Más atrás lo hicieron Pol (11º), Rabat (16º) y Aleix (18º). Se cayó a las primeras de cambio Mir, al que le tiró Morbidelli en su caída.

El que salvó la caída en la curva 10 de la duodécima vuelta fue Márquez, lo que no impidió que en esa misma vuelta aumentara su ventaja a ocho décimas sobre Dovizioso y, a partir de ahí romper la barrera del segundo y escaparse en solitario. Llegó a tener tres y medio, pero perdió algo de tiempo en la celebración entrando en meta. Se lo había ganado de sobra. Y que nadie dude que irá a por más.