FÓRMULA 1 I GP DE SINGAPUR

McLaren Honda: nueve claves de su fracaso en la Fórmula 1

Falta de datos, pérdida de prestigio y patrocinadores... Varios son los factores que han propiciado el divorcio entre británicos y japoneses.

McLaren Honda: nueve claves de su fracaso en la Fórmula 1
CLIVE MASON AFP

El poder de los sueños. Un lema corporativo de Honda que 731 puestos de sanción o 56 unidades de potencia después se ha transformado en el poder de las pesadillas para McLaren y Fernando Alonso. Como una vieja ficción o leyenda han quedado los ocho campeonatos, 44 victorias, 53 pole position o 30 vueltas rápidas que encumbraron a Ayrton Senna entre 1988 y 1992. Nueve son los motivos que justifican el porqué la alianza británico nipona ha fracasado en su retorno al Mundial de Fórmula 1.

Mala planificación

Mientras Mercedes desarrolló su unidad de potencia en Brackley durante cinco años antes de hacer su debut o Ferrari y Renault hicieron lo propio durante cuatro, Honda solamente empleó dos años. Un subestimación de la tecnología híbrida que unida a la limitación en el desarrollo del motor por el sistema de tokens, ha resultado insalvable para los japoneses que nunca han conseguido acercarse al rendimiento de sus rivales.

Sin una hoja de ruta clara en el concepto del motor

Hasta dos veces han cambiado el concepto de la unidad de potencia los ingenieros de Sakura en apenas tres años. En 2015, Honda regresó a la Fórmula 1 con un propulsor denominado tamaño cero donde destacaba un turbocompresor colocado en el interior de la V del motor. Una arriesgada idea cuyo resultado fue que la MGU-H era incapaz de recuperar el nivel de energía necesario para completar una vuelta.

Para esta temporada, los japoneses anunciaron que abandonaban el tamaño ceroimitarían el modelo de Mercedes dividiendo el turbocompresor en dos a ambos lados del motor. Unas permutas que han dejado infinidad de problemas y que no han logrado el objetivo previsto de alcanzar los 1.000 CV.

Déficit de datos 

Primero el Mundial y después suministráis a otras escuderías. Una actitud proteccionista de Ron Dennis que quizás ha resultado ser el mayor contratiempo de Honda para mejorar su unidad de potencia. Solamente los nipones han obtenido información del funcionamiento de su motor con dos monoplazas, mientras que Mercedes, Renault y Ferrari han dispuesto durante el mismo periodo de seis coches en pista.

Falta de comunicación

Durante la gloriosa época de Ayrton Senna, Osamu Goto realizó una función clave al ser el intermediario que limaba las disputas que pudieran existir entre McLaren, los pilotos y Honda. En la actualidad, esa figura no ha existido en ningún momento y los reproches en la prensa se han sucedido.

Diferencia cultural

La obcecación japonesa por resolver los problemas ellos solos y no recibir ayuda externa ha sido quizás el desencadenante del divorcio entre ambas marcas. Solamente en las últimas fechas cuando veían que la alianza podría romperse, Honda ha aceptado la colaboración de Mario Illien.

Promesas incumplidas

Primero fue Yasuhisa Arai y últimamente era Yusuke Hasegawa. Los responsables de Honda en la Fórmula 1 dejarán para la posteridad numerosas esperanzas de mejoras en el motor que finalmente nunca se han terminado de cumplir en la pista y han ido generando una pérdida de confianza entre los pilotos y sus homólogos en McLaren.

Pérdida de prestigio

McLaren es la segunda escudería que más títulos ha ganado en la historia de la Fórmula 1. 114 puntos en tres temporadas y dos novenas posiciones en el Mundial de equipos, son motivos más que suficientes para que los dirigentes de McLaren hayan decidido abandonar Honda e intentar recuperar la competitividad pérdida con Renault. 

Finanzas

A pesar de que Honda suministra los propulsores gratis y son el principal socio de McLaren dotándoles de 100 millones de euros cada año, la pérdida de dinero por parte de la FOM y patrocinadores era ya mayor que los beneficios comerciales que se pudieran generar de la unión con los japoneses.

Fernando Alonso

Con 80 millones de euros menos por la separación con Honda, McLaren necesita un piloto como Fernando Alonso para intentar volver a la parte delantera de la parrilla. "Si no somos competitivos entonces él se irá", ha reconocido en más de una ocasión Eric Boullier. Aún no ha decidido su futuro el piloto asturiano, pero es posible que valore positivamente esta nueva alianza McLaren Renault y permanezca un año más en el equipo de Woking.