PRIMERA IBERDROLA | BETIS

Pier: "Mi reto es hacer grande al Betis e ir a la Champions"

El entrenador del Betis confiesa sentirse muy "bético" y mira a lo más alto en el club andaluz. "No distingo entre el fútbol femenino y masculino", indica.

0
Pier Luigi Cherubino, entrenador del Betis.
MIGUEL MORENATTI DIARIO AS

Pier Luigi Cherubino atiende a AS desde su casa de Sevilla, donde ha pasado la cuarentena por la COVID-19. De familia romana y tinerfeño de adopción, el técnico del Betis habla acerca de su regreso al club verdiblanco, donde jugó como futbolista durante dos temporadas. Una etapa corta, pero que le marcó, quedándole una "espinita clavada" tras su marcha de Heliópolis. El destino le volvió a llevar al Betis hace unos meses, con la tarea de rescatar al equipo femenino de la zona de descenso. Lo consiguió, a pesar de que la crisis sanitaria interrumpió su buena dinámica. Ahora, mira al futuro con ambición. Su objetivo: devolver al Betis y a la afición todo lo que le han dado.

¿Qué tal lleva la cuarentena?

Bien. Me lo he tomado con tranquilidad y he aprovechado para seguir preparando cosas del equipo, visualizando entrenamientos y partidos.

¿Cómo valora la suspensión de la Liga por la RFEF?

Yo creo que el título de Liga no tiene discusión porque el Barça ha demostrado estar un escalón por encima de los demás. En cuanto a los no descensos hay opiniones de todos los gustos. A nosotros nos queda la tranquilidad de que nos hemos salvado deportivamente.

¿Cree que era viable reanudarla?

Hubiese sido muy complicado competir por el aspecto físico.

Hay jugadoras que tildan de "machista" a la RFEF, ¿qué opina sobre esto?

La decisión de la RFEF iba a tener polémica siempre. Había clubes que no querían acabar la temporada así que iba a ser muy difícil reanudarla. No hay que entrar en una guerra y hay que aceptar la decisión. El problema es que la Liga femenina no está considerada profesional por ley y eso es lo que hay que resolver. Tenemos que estar todos unidos para que las mujeres en el fútbol tengan lo que se merecen. Hay mucha distancia entre el masculino y el femenino, pero no hay que mirar eso sino que hay que seguir creciendo. No podemos estancarnos en las críticas y en las guerras.

Lleva varios años en los banquillos femeninos, ¿Ha notado un salto de nivel?

El salto ha sido espectacular. Si comparo lo que hay ahora con hace cinco años cuando llegué al Granadilla hay una diferencia abismal.

"No distingo entre el fútbol femenino y masculino"

Pier

Cuando era jugador, ¿alguna vez pensó en ser entrenador de un equipo femenino?

Nunca lo hubiese imaginado. Tampoco tenía la intención de ser entrenador. Hace unos años hice el curso y me di cuenta de que era una forma de vivir el fútbol otra vez cerca del césped. La primera oportunidad que me llegó como entrenador profesional fue en el Granadilla y entrenar a un equipo femenino me ha hecho sentirme muy bien a nivel profesional, tanto que ahora mismo no distingo entre el fútbol femenino y masculino.

Como comenta, el Granadilla fue su primera experiencia en un banquillo. ¿Cómo lo recuerda?

Fue muy bonito ver crecer al club desde sus inicios. En ese sentido hay que alabar la labor de Sergio Batista, el presidente del Granadilla, porque es un milagro que pueda mantener a un equipo como el Granadilla entre los mejores de la Liga, sabiendo que no tienen instalaciones propias, que tienen muchas dificultades económicas... Es un milagro todo lo que ha conseguido. En el Granadilla estuve muy cómodo, en todos los ámbitos, y me sorprendió mucho todo lo que conseguía el club con tan pocos ingresos económicos. Y, ahora que he llegado al Betis valoro todo aquello mucho más porque aquí en el Betis tenemos todo a nuestra disposición. El club se vuelca con todo lo que necesitamos y tenemos todo lo que necesitamos a nuestro alcance, desde buenos servicios médicos hasta las buenas condiciones de los viajes.

El objetivo a tu llegada al Betis era la salvación, ¿Mira con más ambición a la próxima temporada?

Aún me tengo que sentar a hablar con el club, pero hay un proyecto importante en el Betis Féminas. En las próximas semanas se irán conociendo más detalles.

Esa conversación pendiente es sobre su renovación, ¿no?

Sí. Yo sé que la intención del club es que yo siga y la mía también. Pero, hay cosas que hablar todavía. Por mi parte, tengo mi manera de ser, que se basa en la PDA, unas siglas que simbolizan algo importante y que algún día contaré su significado. Es lo que me hace estar muy feliz aquí.

¿Cómo fue su llegada al Betis?

Me llegó la oferta del Betis y no podía rechazarla. Me siento muy bético y en su día viví unos años maravillosos aquí y tenía la espina clavada de cuando me fui. Me arrepentí y quería volver.

El equipo tenía entonces una situación complicada, ocupando la zona de descenso...

Yo creo que al final los entrenadores tenemos que tener muy claro lo que queremos hacer y cómo queremos jugar, pero también tenemos que saber adaptarnos a las circunstancias. Ha sido un gran reto, porque tenía que sacar el mayor rendimiento a algo que no estaba confeccionado según mi estilo. Además, era un vestuario que estaba hundido. Al final, lo que he hecho es llevar mi filosofía de vida a la gestión del vestuario. Soy una persona alegre, que me gusta disfrutar de la vida. Y creo que las futbolistas tienen que tener esa alegría en el cuerpo y querer disfrutar del fútbol para sacarle el mayor rendimiento. Al final fue un trabajo mental y cuando ya vi que ese aspecto estaba resuelto fue cuando empezamos a pulir el tema táctico.

Pero, no es fácil devolver a la confianza a un vestuario hundido, ¿no?

No es fácil. No. A mí el resultado me daba igual al principio. Yo quería que volvieran a disfrutar en el terreno de juego. Y eso empezó a llevarnos a los buenos resultados. Desde el primer partido vi una gran reacción del equipo y eso fue decisivo para salir del descenso y de esa mala situación. Me gusta tratar a las futbolistas como me hubiese gustado que me trataran a mí los entrenadores. Es difícil ser el entrenador que siempre quise tener, pero al menos lo intento. Y empatizo mucho con ellas. Mi relación con ellas es muy cercana porque intento llegar al interior para poder sacarle su mejor versión. Me gusta darles libertad, para que no tengan miedo a fallar.

En el vestuario cuenta con la joven perla Rosita Márquez, que es una de las jóvenes promesas del fútbol femenino español. ¿Cómo la ha visto?

Es una niña fantástica. Yo le tengo mucho cariño. Además, es muy, muy bética y siente mucho esta camiseta. Y eso es un plus. La calidad que tiene es enorme y estoy seguro de que dentro de unos años va a estar entre las tres o cuatro mejores jugadoras de la Primera Iberdrola. En el Betis es uno de los pilares del nuevo proyecto y sobre todo destaco la esencia que tiene como persona. La sangre y su sentimiento bético la hacen ser muy importante para el club.

¿Hay alguna jugadora con la que se vea identificado con respecto a su etapa como futbolista?

En el Granadilla Mari José es una gran referente, por su competitividad, y he vivido muy de cerca su éxito. Aquí en el Betis me pasa también con Priscila, a la que siempre me gusta darle consejos porque me veo un poco reflejado en ella.

"Me siento un privilegiado por haber vestido la verdiblanca y por ahora defender este escudo desde el banquillo"

Pier

Es muy querido por la afición bética, ¿cómo se siente?

Sí. Es increíble. Y eso que sólo jugué dos años aquí. Es sorprendente porque mucha gente piensa que estuve cinco o seis temporadas... Fue una época maravillosa a nivel futbolístico. La afición siempre es agradecida con la gente que lo da todo por el escudo, que lo intenté defender con todo mi corazón. Me siento un privilegiado por haber vestido la verdiblanca y por  ahora defender este escudo desde el banquillo. Por eso, estoy en deuda con el Betis y con su afición. Y sé que tengo que devolverle todo ese cariño. Tengo el reto de hacer grande al Betis Féminas y pelear por ir a la Champions. Es el sueño que tengo y el que me gustaría cumplir aquí. Algunos me llamarán fantasma...

Un cariño que se mantuvo a pesar de que hubo gente que quiso manchar su nombre a su salida del Betis, ¿no?

Por eso te digo que entre que sólo fueron dos temporadas y el problema que tuve con Lopera en su día, tengo la suerte de que sea una relación especial. En circunstancias normales habría cierto enfado, pero para nada. La gente sabe que lo di todo en el campo y los problemas que vinieron después en los despachos, por desgracia, no importaron para que esta relación de cariño se mantuviera.

En esta temporada ha criticado mucho el nivel del arbitraje en la Primera Iberdrola...

El nivel de las árbitras ha subido en los últimos, por mucho que nos cabreemos en caliente. Pero, el trato de algunas árbitras hacia los banquillos o hacia las jugadoras no es el idóneo. Eso es lo que más hay que mejorar.

¿Qué opina acerca de que algunos equipos, como el Betis, jueguen en césped artificial y otros cuenten con campos de césped natural?

Cada club mirará por lo suyo. Al final todos los equipos del club no pueden jugar en césped natural, aunque yo creo que para la temporada que viene ya vamos a pasar a tener un campo de juego con césped natural. Según avancen los años, todas estas cosas irán mejorando todos los campos. No sólo en el césped, sino también vestuarios, gradas...