PRIMERA IBERDROLA

Primera Iberdrola: ¿por qué no se considera una liga profesional?

La polémica por la condición de amateur de la Primera Iberdrola ha tomado más fuerza tras su suspensión por la RFEF junto a las ligas no profesionales.

Jugadoras de la Primera Iberdrola junto a políticos y miembros de los clubes y los sindicatos.

El profesionalismo ha marcado la diferencia durante esta cuarentena. La consideración de liga "no profesional" ha sido determinante para decidir el futuro más cercano de competiciones como la Primera Iberdrola. Encorsetada como liga amateur y dependiente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), la máxima competición femenina se ha dado por finalizada abriendo de nuevo el debate la disparidad de criterios entre ser o no ser una liga profesional.

El problema va más allá de cualquier organismo, ya sea RFEF o LaLiga, y toca de lleno a la ley española y, más concretamente, a la Ley del Deporte de 1990. Esta legislación sólo establece tres competiciones profesionales en España, todas ellas son masculinas: la Primera y Segunda División de fútbol, correspondientes a las conocidas comercialmente como LaLiga Santander y Smartbank, y la Liga masculina de baloncesto (ACB).

Partiendo de esta base, son muchas las voces críticas que reclaman considerar a la Primera Iberdrola como Liga profesional. "Estamos hablando de deportistas profesionales", destacaba hace unos días Javier Merino, diputado del PP en el Congreso. Sus palabras no están lejos de la realidad. Las jugadoras de la Primera Iberdrola son profesionales y así lo indica también la ley, en concreto el Real Decreto 1006/1985, por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales y que establece: "Son deportistas profesionales quienes, en virtud de una relación establecida con carácter regular, se dediquen voluntariamente a la práctica del deporte por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de un club o entidad deportiva a cambio de una retribución".

Unos requisitos que están más amparados que nunca tras la firma del convenio colectivo, que refuerza la relación laboral entre clubes y jugadoras. Es por ello que, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino ha aprovechado el momento, tras la rubrica de este documento, para dar fuerza a esta lucha. "Es el momento", asegura a AS desde la patronal, que pide unidad entre clubes, sindicatos, partidos políticos y jugadoras. En juego está un futuro más profesional del fútbol femenino.

La lucha llega al Congreso

Según ha podido saber AS, AFE ha dado un paso más y ha emprendido varias iniciativas con partidos como PP y Ciudadanos para que la Primera Iberdrola sea una liga profesional. Un hecho que tomó fuerza ayer con la presentación de una proposición no de ley del PP para pedir que el CSD revoque la suspensión de la Primera Iberdrola e inicie los trámites para que sea una liga profesional. Ciudadanos también tiene intención de meter presión al Gobierno porque esto ocurra. El fútbol femenino vuelve a llegar al Congreso, tal y como hizo con el convenio.

También han tomado un protagonismo muy importante en estos días las jugadoras, que han reivindicado en las redes sociales ser tratadas como profesionales. ¡Seguimos sin ser profesionales para nadie!", se quejó Priscila Borja, jugadora del Betis. En el vestuario verdiblanco también lanzó una crítica Ana Romero 'Willy': "El problema es que no nos consideran profesionales". A ellas se sumó la capitana del Barça, Vicky Losada, que sentenció: "Esta situación nos debe hacer pensar en el futuro: debemos ser una liga profesional, que no nos comparen con una Segunda B o una Tercera porque jugamos Champions, con el mismo calendario que las ligas profesionales".