Competición
  • Champions League

Juegos Olímpicos

2008
Juegos Olímpicos de 2008
RIO 2016HISTORIA DE LOS JJOO

Pekín | 2008

Pekín, China

El sueño cumplido de Samaranch

Carlos Izquierdo

Fallecido en 2010, Juan Antonio Samaranch vio en 2008 cumplido el sueño de llevar los Juegos Olímpicos a China y abrir la última frontera que le quedaba al movimiento olímpico. Las autoridades chinas utilizaron la cita para romper al menos durante un año su hermetismo y publicitar las bondades de su milagro, ése de fórmulas económicas capitalistas bajo modelos de política comunista. Además, agradecieron a Samaranch su empeño de llevar allí los Juegos Olímpicos con una cita modélica, la mejor de la historia, con unas infraestructuras imponentes, dominadas por el imponente Estadio del nido y por el espectacular centro acuático, el cubo. Fue precisamente en estas dos instalaciones, separadas por escasos metros, donde se vivieron los grandes momentos en Pekín. Los Juegos de 2008 fueron, sin ningun genero de duda, los de Usain Bolt y los de Michael Phelps. El atleta jamaicano asombró al mundo al elevar los 100 metros lisos a una dimensión desconocida. Como un relámpago, a sus 21 años fue capaz de para el crono en unos irreales 9.69 que lo impulsaron al Olimpo de los más grandes de todos los tiempos. Bolt se llevó, además, otros dos oros: en los 200 metros, con otro récord del mundo que mandaba al olvido la anterior marca de Michael Johnson, y en 4x100, con récord olímpico. Números que lo convirtieron el rey del tartán. Mientras, en la piscina se exhibió el otro gran protagonista de Pekín, el estadounidense Michael Phelps. Sobrevolaba desde hacía años la increíble marca de Mark Spitz con sus siete oros colgados al cuello en Múnich en 1972 y su compatriota parecía llamado a batirla. Ya lo intentó en Atenas y en 2008 no sólo la igualó sino que la superó. Nada menos que ocho oros (200 libre, 100 y 200 mariposa, 200 y 400 estilos, 4x100 y 4x200 libre y 4x100 estilos), en el mágico cubo de Pekín que, sumados a los conseguidos en Atenas, completaron 14 oros y una leyenda olímpica para los restos.

España, estabilizada. Los Juegos de Pekín fueron también los del baloncesto español. Un equipo espectacular entrenado por Aíto García Reneses y compuesto por la generación de oro, puso en un brete a la todopoderosa Estados Unidos de la NBA. Los Gasol, Navarro, Reyes, Rudy y un jovencísimo Ricky Rubio brinadron al mundo una final espectacular en la que poco importó el resultado y sí el buen sabor de boca dejado por el entonces campeón del mundo frente a un equipo estadounidense que había vuelto a reclutar a lo mejorcito de su país para resarcirse del fiasco cosechado cuatro años en Atenas. La de baloncesto fue una plata que sumó a las 18 preseas obtenidas por la delegación española, una cifra estable tras la explosión de Barcelona'92. 18 mordiscos encabezados por el de Rafa Nadal en tenis, una de las medallas más celebradas de la historia. También subieron a lo más alto del podio Samuel Sánchez (ciclismo), Joan Llaneras (ciclismo en pista), Echávarri y Paz (vela) y Craviotto y Pérez (piragüismo). Muy emotiva resultó la plata de Gervasio Deffer, su tercera medalla olímpica en su despedida de la competición, las de sincronizada y las dos de David Cal. Terrible, sin embargo, fue la actuación de los atletas españoles, sin medalla y confirmando la deriva de los últimos años del anquilosado atletismo español.

Cartel de los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008
Cartel anunciador de los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.