CORONAVIRUS

"La vacuna de Pfizer estaba lista en febrero del año pasado"

Ugur Sahin y Özlem Türeci, fundadores de la compañía biotecnológica BioNTech, comparten en El Mundo cómo fueron los primeros pasos de la vacuna.

"La vacuna de Pfizer estaba lista en febrero del año pasado"
BERND VON JUTRCZENKA AFP

Tras las primeras semanas de confinamiento en la ciudad de Wuhan, a principios de enero de 2020, la maquinaria farmacéutica de todo el mundo estuvo en alerta por la posible expansión del coronavirus, que a las pocas semanas se convertiría en pandemia mundial.

La primera vacuna aprobada contra la COVID, tanto por Europa como por Estados Unidos, fue la desarrollada por las compañías Pfizer y BioNTech. Los creadores de esta segunda empresa, Ugur Sahin y Özlem Türeci, narran en El Mundo cómo fueron esos días en los que tienen la idea de la vacuna. El 25 de enero, mientras desayunaban, se confirmó el primer caso de coronavirus en Alemania. Ahí empezó todo. "Es cierto. Había leído un artículo en la revista Lancet el viernes por la noche . El brote de Wuhan se conocía desde hacía tres semanas. Investigué un poco y estaba convencido de que la epidemia no se limitaría a China. Lo comentamos en el desayuno: no teníamos dudas de que el virus llegaría a todo el mundo", relata Sahin.

El director ejecutivo de BioNTech añade que sabían que tenían una tecnología (ARN mensajero) con la que desarrollar una vacuna de forma rápida. "Ugur comenzó a planificar los primeros pasos en el desarrollo de vacunas de inmediato. Lo decidimos el fin de semana y el equipo se puso a trabajar el lunes", añada Türeci.

ARN mensajero, la clave de esta vacuna

La llegada del SARS-CoV-2 cambió por completo todos los planes previstos por la compañía para 2020, que acababa de presentar una investigación sobre el cáncer. "De repente, todo cambió". En palabras de Sahin, esta tecnología "proporciona a las células un plan específico para construir proteínas. Es un proceso natural de las células, como si cogiera un disco duro, el ADN, e hiciera una copia, el ARN, que se llama ARN mensajero".

De él destaca una "característica fantástica": un vector de información, como un correo electrónico, que se elimina una vez se abre. "La célula realiza su función natural y opera de acuerdo con nuestras instrucciones. El truco, para seguir con el ejemplo del correo electrónico, es asegurarse de que el mensaje no termine en spam. Si podemos hacerlo de manera eficiente, la célula hará lo que tenga que hacer. Es un entrenamiento del sistema inmunológico sin necesidad de virus".

Uno de los datos curiosos es que la vacuna fue desarrollada en apenas 48 horas, rumor que confirma Sahin. "Creamos diez candidatas en poco tiempo y luego diez más. No sabíamos qué candidata era la correcta, porque todavía sabíamos poco sobre el virus. La vacuna de hoy estaba lista en febrero del año pasado, pero no estaba claro si funcionaría, necesitábamos datos y resultados clínicos de estudios muy grandes", revela Sahin.

El momento de la aprobación

El 12 de diciembre de 2020 quedará marcado como el día que fue aprobada la primera vacuna contra la COVID. En ese momento, la FDA estadounidense daba luz verde a la inoculación de Pfizer y BioNTech. No fue hasta ese momento en que desde la compañía estuvieron seguros de su éxito, una vez que recibieron la confirmación de su eficacia.

"Habíamos completado la Fase 3 con más de 40.000 voluntarios y esperábamos la evaluación de una comisión independiente. Sabíamos que era el día definitivo. Habíamos creado la mejor vacuna posible, pero no sabíamos cómo reaccionaría el virus. Estábamos preparados para una evaluación negativa. A las ocho de la tarde nos llamaron de Estados Unidos. Aguanté la respiración y la voz al otro lado del teléfono dijo: "El resultado es positivo, con una eficacia superior al 90"". En cuanto al número de gente vacunada que sería necesaria para logar la tan famosa inmunidad de grupo, apunta lo que muchos expertos dicen: el 70%.

Al mismo tiempo, aconseja a los niños mayores de 16 que se vacunen "y también a los niños, pero después de más pruebas clínicas". ¿Lograremos conseguir vencen al virus? El experto se muestra pesimista respecto a ello. "No desaparecerá, veremos si necesitamos una vacuna cada año o cada cinco".

Lucha contra el cáncer

A pesar de que son de los grandes nombres de esta pandemia, tanto Ugur como Özlem son oncólogos de profesión y estaban metidos de llenos en encontrar una solución contra el cáncer. Contra este, aseguran, disponen de 30 medicamentos candidatos. "Pronto nos dimos cuenta de que se podría hacer mucho más si los resultados de la investigación se transmitieran al paciente en tiempo real. No vimos otra forma de hacer esto que convertirnos en empresarios".

En la charla con El Mundo, afirman que preferirían ser recordados por contribuir a la lucha contra el cáncer que por ser los inventores de la primera vacuna contra la COVID. "El cáncer es tan malo como una pandemia, incluso si no se percibe como tal".