Deporte y Vida

CORONAVIRUS

La caída del cabello también es un efecto secundario del coronavirus

Los médicos afirman que muchos pacientes que se están recuperando de la Covid-19 presentan caída del cabello, no debido al virus en sí mismo, sino por el estrés fisiológico de combatirlo.

caida cabello
as.com

Nuevas investigaciones están demostrando que la caída del cabello es otra de las consecuencias de haber pasado el coronavirus, incluso meses después de haber superado la enfermedad, el pelo se cae, y de manera muy abundante.

Pero no sólo los que han sufrido la enfermedad están teniendo estos problemas derivados, quienes no han pasado la enfermedad también sufre la caída del cabello, y es que la ansiedad, y el estrés nos afectan a todos. De hecho, los médicos afirman que muchos pacientes que se están recuperando de la COVID-19 presentan caída del cabello, no debido al virus en sí mismo, sino por el estrés fisiológico de combatirlo.

El pelo se cae, aunque no hayas pasado el coronavirus

A muchas personas que nunca se contagiaron también se les está cayendo el cabello debido al estrés emocional por la pérdida de un trabajo, la tensión financiera, el fallecimiento de un familiar u otros acontecimientos derivados de la pandemia. Son muchos factores que desconocemos de la vida actual, del futuro, ni siquiera sabemos cuándo podremos hacer planes o vida más o menos normal sin pensar en no contagiar a ningún ser querido, no ponernos en peligro y cuándo los niños podrán volver a disfrutar de un parque. Y esa incertidumbre es horrible.

Caídas del cabello

Los expertos señalan que hay dos tipos de caída del cabello que la pandemia ha desencadenado. En uno de ellos, la enfermedad llamada efluvio telógeno, las personas pierden mucho más de los 50 a 100 cabellos que suelen caerse por día, y por lo general comienza varios meses después de una experiencia estresante.

En el otro, llamada alopecia areata, algunos casos se curan sin tratamiento y otros recurren a inyecciones de esteroides, pero otros pueden llegar a ser permanentes, en especial si no se tratan a tiempo.

El aumento de los niveles de cortisol por el estrés y la ansiedad puede estar detrás de esta caída del cabello, tanto en hombres como en mujeres, que tiene a la comunidad científica analizando a cada paciente e investigando cada consulta médica en esta línea.