Deporte y Vida

CORONAVIRUS

La ciencia explica la mayor letalidad del coronavirus entre las personas de más edad

Según recoge la publicación científica STAT, recientes estudios han confirmado que la COVID-19 cambia la forma de leer los segmentos de ADN.

La ciencia explica la mayor letalidad del coronavirus entre las personas de más edad
NICOLAS ASFOURI AFP

La ciencia comienza a dar respuesta a algunas preguntas sobre la COVID-19. Una de ellas está relacionada con la mayor letalidad de la enfermedad en las personas mayores. Según recoge la publicación científica STAT, recientes estudios han confirmado que el nuevo coronavirus cambia la forma de leer los segmentos de ADN.

Esto podría explicar por qué las personas mayores tienen una mayor probabilidad de morir a causa de la enfermedad. También intentan explicar estas investigaciones por qué los antivirales podrían no solo salvar la vida de los pacientes enfermos, sino también prevenirles del agravamiento de la enfermedad si se toman antes de la infección.

Benjamin R. tenOever, virólogo de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinaí de Nueva York, afirma que "es algo que nunca había visto en mis 20 años de estudiar virus" al referirse a la forma en que la enfermedad se apropia de las células.

Dos escenarios

El virus tiene un patrón nunca visto en otros como la gripe o el SARS. Por ello, este comportamiento ha sido denominado por Benjamin R. tenOever como la capacidad de "llamar a las armas y pedir un refuerzo a los genes".

Este primer grupo de genes produce interferones, que indican a las células vecinas que tienen que hacer frente al virus y ganan tiempo para que actúe el segundo grupo. Este contingente produce sus propias proteínas, llamadas quimiicionas: "Cuando las células B que producen anticuerpos lejanos y las células T que matan el virus detectan esta alarma, corren hacia su fuente. Si todo va bien, el primer conjunto de genes mantiene el virus a raya el tiempo suficiente para que lleguen los asesinos profesionales letales y comiencen a erradicar los virus".

Diferentes ensayos

Para poder realizar esta investigación, se analizaron células pulmonares humanas sanas, hurones y células pulmonares de pacientes contagiados. En los tres casos, se observó que en los tres días siguientes a contraer la enfermedad, el virus induce a los genes de las células para producir citocinas, pero bloquea los genes de 'llamada a las armas'.

Por ello, el resultado es que no se frena la replicación del virus, sino que se produce una liberación de moléculas inflamatorias en los pulmones. Esto ha sido calificado por los científicos como consecuencia "única y aberrante" sobre la forma que tiene la COVID-19 para manipular el genoma de la persona.