Gambas y langostinos.

La AESAN recomienda limitar el consumo de las vísceras de los crustáceos con el objetivo de reducir la exposición al cadmio, un metal pesado que en dosis elevadas puede conllevar problemas de salud.

Álvaro Piqueras