INFORME OCEANA

El 20% de los pescados que compramos están mal etiquetados

La organización ha determinado que uno de cada cinco productos del mar, entre más de 25.000 muestras de todo el mundo, son un fraude.

El 20% de los pescados que compramos están mal etiquetados

Existe un fraude en el negocio de los productos del mar que consumimos y la organización de conservación marina Oceana lo ha desvelado. La ONG ha examinado más de 200 estudios de 55 países de todos los continentes excepto de la Antártida y, de acuerdo a sus conclusiones, una de cada cinco muestras examinadas, entre más de 25.000 de todo el mundo, estaban mal etiquetadas.

El estudio ha encontrado fraude en todos los estudios excepto en uno y también ha descubierto casos de etiquetado incorrecto de productos pesqueros en todos los sectores de la cadena de suministro: ventas al por menor y al comercio mayorista, distribución, importación/exportación, envasado/procesamiento y desembarques.

“Los consumidores de estos productos del mar son los más afectados por este tipo de actividad desde el punto de vista de la salud y la sostenibilidad. Pero también perjudica a todos los de la cadena de suministro que siguen estas reglas. La persona que se esfuerza en pescar de forma legal y etiquetar correctamente es extenuada por las prácticas fraudulentas”, explica Kimberly Warner, autor del informe y científico senior de Oceana .

Algunos datos demoledores

En Italia, el 82% de las 200 muestras analizadas de mero, perca y pez espada estaban mal etiquetadas y casi la mitad eran sustituidas por especies consideradas en peligro de extinción por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN).

En Asia, el siluro que cultivan, un pescado de carne blanca, fue vendido como 18 tipos de peces diferentes de mayor valor.

También un estudio llevado a cabo en restaurantes de Bruselas concluyó que el 98% de los platos de atún rojo en realidad llevaban otro tipo de pescado.

Oceana también afirma que un 65% de los estudios muestran una clara motivación económica detrás de un etiquetado incorrecto.

Aquí puedes ver el mapa que reúne todos los datos recabados en el estudio.

Objetivo de Oceana

El informe se ha dado a conocer esta semana ante la inminente Conferencia internacional ‘Nuestro Océano’, que se celebrará la semana que viene en Washington.

El objetivo de Oceana es impulsar más regulaciones en Estados Unidos. Su presidente, Barack Obama, ha propuesto la norma de hacer un seguimiento de 13 tipos de pescados en situación de riesgo. Sin embargo, la ONG lucha por conseguir una regla final que abarque todos los productos del mar.

“Hacer un seguimiento de los productos del mar desde el barco pesquero al plato aportaría transparencia a la cadena de suministro, ayudaría a prevenir el mal etiquetado y acabaría con los mercados de productos obtenidos mediante pesca ilegal”, sostiene Oceana.

El informe también destaca las medidas implementadas recientemente por la Unión Europea enfocadas en prevenir la pesca ilegal y mejorar la transparencia y la responsabilidad en toda la cadena de suministro de productos del mar. De acuerdo a Oceana, su fraude se ha reducido del 23% al 8% entre 2011 y 2015.

Finalmente, la autora de este estudio también recomienda preguntar a los pescaderos y camareros más preguntas sobre el origen del pescado. “Algunos pescaderos proporcionan peces rastreables y si la gente pregunta, con suerte los managers se darán cuenta de que la gente quiere saber de dónde vienen los productos que consumen”, afirmó Warner.