Florentino, Laporta, Tebas y el Villarreal

No tiene nada de extraño que el Madrid se oponga al acuerdo de LaLiga con CVC, que muchos clubes ven como el maná. Florentino procede (como yo mismo) de un tiempo en el que el Madrid era la gran marca internacional del fútbol español. Lo siguió siendo largos años y lo fue de forma especial en el primer mandato del propio Florentino, cuando la revolución de los Galácticos. Pero un tiempo acá tiene quien le discuta esa posición: el Barça y la Selección, como marca deportiva, y LaLiga como marca comercial. De ahí que siempre mire con recelo las cosas de Tebas y esto no iba a ser una excepción. Su horizonte es la Superliga.

Más sinuosa es la actitud de Laporta. Tiene su lógica que se alinee con Florentino, él también puede pensar que LaLiga se le queda chica al Barça y que su horizonte es la Superliga. Pero no ha estado igual de firme que su par madridista. En el caso de la Superliga, NYT reveló en un extenso informe que avisó a Tebas lo que se preparaba. Por esa vía le llegó la información a Ceferin y este pudo preparar su estrategia. Respecto al proyecto CVC, fue informado, se mostró de acuerdo y lo vio como la gatera por donde colar a Messi. Luego, tras la comida con Florentino y su CEO en el Botafumeiro, cambió de criterio y mostró la puerta a Messi.

Descartado que sea un agente doble, se está mostrando como un hombre irresoluto, lo peor que puede ser un líder. En todo caso, el Barça y el Madrid estarán hoy codo con codo en la lucha contra el proyecto CVC, con el aliento moral de Rubiales, siempre enfrente de Tebas. Tengo curiosidad por saber a cuántos clubes convencerán para votar no y renunciar a un dinero inmediato que ya estaban acariciando. Es duro de contemplar cómo el fútbol español, entre unas cosas y otras, se ha convertido en escenario de broncas cruzadas con el menor pretexto. ¡Qué bien nos hubiera venido anoche una victoria del Villarreal para alegrarnos el momento! ¡Y cuánto lo mereció!