La titularidad de Álex Alegría ya no se sostiene

El partido frente al Cartagena dejó dos certezas irrebatibles: la primera es que el Real Zaragoza va a tener que sufrir hasta la última jornada por su supervivencia y la segunda es la inoperancia manifiesta y reiterada de Álex Alegría en la punta del ataque, cuya titularidad ya no se sostiene una jornada más, se ponga como se ponga Juan Ignacio Martínez. Alegría ha firmado un único gol en once partidos, lo que ya de por sí justificaría su suplencia, pero es que además no gana un balón, no está nunca en posiciones de remate y su lentitud frustra cualquier intento de contragolpe del equipo aragonés. Lejos de sumar, resta.

No se trata de concentrar en Álex Alegría todas las miserias del Real Zaragoza, pero sí de poner en cuestión su titularidad cuando Iván Azón demuestra en cada oportunidad que le concede JIM que está por encima en actitud y en prestaciones. El joven delantero aragonés no es un dechado de virtudes técnicas, pero es potente, incisivo y veloz y se basta por sí solo para agitar la delantera e incomodar a los rivales. El Real Zaragoza se va a jugar 89 años de historia en los dos próximos meses y no está la cosa para sostener más decisiones de difícil comprensión. Ya se cayeron del cartel Vuckic y Toro Fernández, las dos estrellas del fracasado proyecto de Lalo Arantegui, y Álex Alegría, la gran apuesta invernal de Torrecilla, ya ha tenido oportunidades más que suficientes. Su titularidad ya no se sostiene.