Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Euroliga
Anadolu Efes IST

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Estrella Roja RED

-

Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

B. Munich MUN

-

Panathinaikos PAN

-

Zalgiris ZAL

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Zwolle Zwolle ZWO

-

Utrecht Utrecht UTR

-

El cerebro de un gato a los mandos

Hablando con una amiga, también periodista deportiva, sobre el Barça nos acordamos las dos de la maravillosa película Inside Out, de Pixar. En ella, cinco emociones —alegría, tristeza, miedo, ira y asco— se alternan a los mandos del cerebro de una niña. En los títulos de crédito del final hay una escena del cerebro de un gato, que es un caos. Básicamente, uno se pasea de forma aleatoria por el panel y va tocando los mandos sin ton ni son, sin ningún propósito ni objetivo, lo que provoca que el pobre animal salte sin control, rebote contra una pared y huya despavorido sin motivo. Pues tal cual nos imaginábamos a la directiva del Barça: un desbarajuste, un sindiós. El cerebro del gato a los mandos.

El plan previsto es que no hay plan. Porque resulta imposible pensar que si el Barça hubiera jugado ayer la final de la Supercopa en Yeda, Eric Abidal y el señor de la caja de caudales, Òscar Grau, le hubieran ofrecido a Xavi incorporarse desde ya como técnico sin que Bartomeu haya cruzado siquiera una palabra con Valverde. Retransmitiendo la negociación en directo han conseguido espantar a Xavi y ningunear a Valverde. Doble combo. Así que lo siguiente es reunirse todos para buscar una solución de emergencia a la crisis que ellos solos han creado. El disparo en el pie no es con una pistolita, sino con un bazuca.

Difícil hacerlo peor, la verdad. Bartomeu y compañía se han superado a sí mismos y mira que el listón estaba alto. Con el equipo líder en la Liga, clasificado para octavos de la Champions como primero en la liguilla y sin haber comenzado su participación en la Copa del Rey, es inexplicable el follón que han organizado sin venir a cuento y no cuela echar las culpas a la prensa por mucho que se empeñen. Son ellos y sólo ellos los que han viajado a Qatar para pedirle a Xavi que fuera ya el entrenador y regresan humillados y sin ningún plan B más allá del que se inventen a toda leche para apagar el incendio. Un plan que no tenían ayer, ni antes de ayer. El gato se ha paseado por el panel y lo ha dejado todo hecho cisco.