Al madridista le pone Guardiola

Fue conocerse el sorteo y una emoción eléctrica recorrió el espinazo del madridismo. Más de cinco me recordaron la goleada de Múnich, con augurios de mejorarla. Al madridista ‘le pone’ Guardiola, y no sólo por su posicionamiento político, que también. Pero eso vino después de erigirse en fantasma familiar por la construcción de su Barça, que sumió al Madrid en tal desconcierto que llegó a ponerse en manos de Mourinho. Aquel fútbol pausado y preciso, predicado por Guardiola con palabra cuidada resultó empalagoso para el paladar madridista, que encima tuvo que soportarlo en La Roja.

Esta entre el Madrid y el City será la eliminatoria estrella, pero no le queda lejos la que enfrentará al Atlético y al Liverpool. Todo un hueso para los de Simeone, aún en ‘transición’, como dijo el Cholo. El Liverpool es el equipo del momento, con su propuesta feroz de intensidad nuclear, tan ganadora hoy que se diría que aquello del tiqui-taca es ya algo remoto. Mala suerte para el Atleti que, además, tendrá que jugar la vuelta de visitante, como el Madrid. Mejor pintan las eliminatorias ‘italianas’ del Barça (que, eso sí, se reencontrará con la ingrata figura de Manolas, ahora napolitano) y del Valencia, hermanado con el Atalanta.

En la Europa League luce ese Getafe-Ajax. El Getafe merece el premio de una eliminatoria con rumbo, y además su fútbol coriáceo hace que le sintamos capaz de cualquier cosa. El Espanyol, tan triste en España como firme en Europa, se las ve con los viejos ‘Wolves’, un clásico venido a menos, de los que dan prestigio si les ganas. Y al Sevilla le toca el Cluj, capricho de una especie de Abramovich de los Cárpatos, que no hace mucho tiraba de un ya veteranísimo Baptista (a) La Bestia para su proyecto. No hay mal panorama para esperar que, si no los siete, sí pasen al menos cinco de los nuestros. Suerte.