El Getafe, víctima del Valladolid-Valencia

La revelación por El Mundo de una grabación a Aranda calienta el caso Valladolid-Valencia. ‘Valencia gana el primer tiempo, Valencia gana el segundo’. Esa era la consigna, siempre según esa información, y en efecto, eso ocurrió. Con esas dos victorias parciales, el Valencia, claro, ganó el partido, y con él la plaza en la Champions que ese mismo día se le escapó al Getafe. La pregunta entre los aficionados azulones, y entre algunos que no lo son pero siguen el asunto con el natural interés, es si esto va a quedar así, si ya no tiene vuelta de hoja. Y la respuesta es que, en efecto, no tiene vuelta de hoja, por más que pueda parecer injusto.

Cierto que lo mismo la FIFA que la Federación tienen en sus códigos artículos para reparar situaciones así, con suspensiones severas a los jugadores implicados, pérdida de 6 puntos a los clubes culpables y hasta repetición del partido, “en el caso de que uno de los dos oponentes no fuese culpable y se derivase perjuicio para éste o para terceros tampoco responsables”. Parece el caso. Con lo que hay sobre la mesa, el Valencia no estaba al tanto de nada (el Valladolid sólo por algunos jugadores) y hay un tercer perjudicado, el Getafe. Pero al estar el caso en el Juzgado nada podrá disponerse hasta el fallo final allí. Y eso irá para muy largo.

Así que los efectos reparadores de la sentencia, cuando llegue y si es en el sentido en que apunta la impresión general, no alcanzarán a este partido ni al Getafe. Pero sí serían reparadores para el fútbol en general. La sentencia marcaría un antes y un después y aparte de disolver una banda supuestamente dedicada a malear partidos crearía un efecto disuasorio para el futuro. Tebas ya advirtió en el libro “El fútbol NO es así”, llevado luego a una serie a mi juicio demasiado escandalosa, sobre este tipo de riesgos. Bueno es salir al paso de ello para que nunca pueda haber otro Getafe que se vea fuera de la Champions por un resultado viciado.