54 veces sí. ¡Qué fácil es magnificar los errores!

54 veces sí. Que fácil es magnificar los errores y más cuando hay por medio equipos muy poderosos mediáticamente. Cuando la crítica pasa de denunciar lo que está mal, constructivamente, para buscar la mejora, a paranoias conspirativas para confundir, el mayor perjudicado una vez más es el aficionado.

Que el sistema VAR traería más justicia al fútbol es tan claro como que no acabará totalmente con el error. Ahora bien, haciendo cuentas, me salen 55 veces donde el VAR ha intervenido y 54 donde rectificó la primera decisión. Es decir, 54, sí, 54 y lo vuelvo a poner: 54 errores arbitrales han sido corregidos hasta el momento en 180 partidos. La pena es que esto parece ser que no vende. Que hay cosas que corregir, totalmente de acuerdo, como en todos los órdenes de la vida.

Otra gran falacia que se está usando para desprestigiar el VAR en España es decir que en el Mundial funcionó mejor y no hubo errores. Esto que lo diga el aficionado pase pero, ¡que lo digan algunos periodistas! No, por ahí no paso. Suecia, Marruecos, Serbia, Túnez, Inglaterra: estas cinco selecciones mandaron cartas protestando por la actuación del VAR y, cuidado, estamos hablando solo de 64 partidos. Lo que quiero decir es que hagamos críticas aportando soluciones y no nos olvidemos de que los árbitros de hoy en día son primerizos en el uso del VAR, por lo que hay que tener paciencia para que se familiaricen con esta herramienta que ha venido para quedarse.

Siempre hemos sido un gremio corporativista, normal y lógico por otra parte, gracias a todos los palos desmesurados que hemos recibido. Y aquí va mi crítica desde el corazón para mi familia arbitral: creo que ese corporativismo, bueno para algunas cosas, pero no para esto, en algunas acciones inconscientemente se refleja en que buscamos cualquier toma de imagen para agarrarnos a que no hay error manifiesto y darle la razón al árbitro en sus decisiones.

Sigo pensando que hay que tomar un partido desde dos perspectivas totalmente diferentes. La primera, lo que sucede en el campo; la segunda, un partido totalmente diferente que nada tiene que ver con lo que pasa en el campo. Cuántas veces hemos visto los árbitros, los lunes, un partido y hemos dicho "si eso no lo he visto igual". Hay que romper ese hilo entre VAR y terreno de juego y cada uno que vea el mismo partido pero desde perspectivas totalmente diferentes.

Para terminar existe la filosofía por parte de FIFA de que el árbitro tiene que seguir arbitrando igual que antes, como si no hubiese VAR. Para mí, otro error de concepto, si tienes esta herramienta tu manera de arbitrar tendrá que cambiar para sacar TODO el beneficio posible. No me vale haber cambiado más de 100 años de historia de este deporte, metiendo la tecnología, para seguir arbitrando como si no hubiese tecnología. Si hemos abierto la posibilidad de usarla, hay que trabajar para sacarle el máximo rendimiento. Y termino recordando ese número tan bonito: 54 errores rectificados, que han tenido menos recorrido que un error sin rectificar.

0 Comentarios

Normas Mostrar