Liga Rumana
Viitorul VTR

-

FC Dunarea Calarasi DCA

-

D. Bucarest DBU

-

FC Voluntari VOL

-

International Champions Cup
Liverpool LIV

-

B. Dortmund BDO

-

Liga Uruguaya - Clausura
Danubio DAN

-

Progreso

-

Club Atlético Atenas CLA

-

Defensor Sporting DEF

-

Rampla Juniors RAM

-

Atlético Fénix FEN

-

El Tanque Sisley TAN

-

Montevideo Wanderers FC MOW

-

Liga Venezolana - Clausura
Atlético Venezuela VEN

-

Deportivo Lara GLA

-

Estudiantes de Caracas ECA

-

Monagas MON

-

Caracas Fútbol Club CAR

-

Trujillanos TRU

-

Estudiantes de Mérida ETM

-

Carabobo Fútbol Club CAR

-

Mineros de Guayana MIN

-

Deportivo Anzoátegui ANZ

-

Academia Puerto Cabello APC

-

Metropolitanos MET

-

ATP Bastad
Richard Gasquet Richard Gasquet
-
Fabio Fognini Fabio Fognini
-
ATP Umag
Guido Pella Guido Pella
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
ATP Newport
Steve Johnson Steve Johnson
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
WTA Gstaad
EN JUEGO
Alize Cornet COR
Mandy Minella MIN
WTA Bucarest
Anastasija Sevastova SEV
-
Petra Martic MAR
-

Hasta Messi da la razón al capitán

Hasta Messi da la razón al capitán

Me encanta el liderazgo que asume Sergio Ramos cada vez que se acerca una final de la Champions. Su territorio privado de caza. Su gol de oro y diamantes en Lisboa le dio un halo de infalibilidad en la Copa de Europa que ha terminado por convertirlo en el talismán de la competición para el Madrid. Su Madrid. El capitán es mucho más que un brazalete enroscado en torno a un brazo musculado y tatuado en casi toda su epidermis. Él maneja el cotarro, se lleva de cena a los pesos pesados de la plantilla días antes para aleccionarles de cómo enfocar la batalla final, intimida a los rivales con su sola mirada y, además, cuando coge el micrófono apunta al corazón de los madridistas. Da gusto escuchar eso de ser “los reyes de Europa”.

No es prepotencia. No es falta de respeto al enemigo. Es simplemente la constatación de lo que es este club de leyenda. El Liverpool es feliz por jugar una final de Champions once años después. Pero en el hotel de concentración en Roma todos cruzaban los dedos para que el Bayern eliminase al equipo de Zidane (la semifinal de los vigentes campeones se jugó en la víspera del Roma-Liverpool). No lo digo yo. Lo ha reconocido Messi en unas declaraciones que le dignifican: “El Madrid tiene algo propio. Jugando mal, ganan. A nosotros nos cuesta más”. Pues sí, Leo. Lo bueno de pertenecer al Madrid es que superas una úlcera de estómago con una aspirina. Nada de hospitales. Aquí, las hemorragias las resolvemos levantando Champions...

0 Comentarios

Mostrar