Al deporte ya le salen las cuentas

Una vez superado el año como presidente del CSD, José Ramón Lete convocó este lunes a los medios de comunicación para repasar el estado del deporte español. Lo hecho y lo que queda por hacer. Se habló mucho de la actualidad, con la situación de la Federación Española de Fútbol como asunto estelar. Y se habló también mucho de dinero, de esas subvenciones públicas esperadas cada año por las Federaciones como agua de mayo. El grifo se ha abierto un poco más en los Presupuestos de 2018, con 54,4 millones que suponen un 4,8% de incremento sobre el curso anterior. Paso a paso, el deporte recupera el tono que tenía en 2012 (55,8 millones), antes del tijeretazo del 2013 (35,1), que supuso una caída sin red del 37’1%. El reflotamiento de la economía también sonríe al deporte tras una angustiosa época con la soga al cuello.

Miguel Cardenal tuvo que liderar aquellos dolorosos recortes, pero también plantó soluciones de las que hoy recogemos frutos. Una vez leí a Luis Rojas Marcos, que citaba un proverbio chino: “En el corazón de la crisis se esconde una oportunidad”. Cardenal inspeccionó hasta el último euro de cada federación, cambió la mentalidad de vivir sólo del Estado, buscó ingresos alternativos, acercó LaLiga al resto de deportes... Lete prolonga ahora aquellas políticas, por fortuna con un viento más favorable. El desarrollo del Real Decreto del Fútbol que se aprobó el viernes procede de esos tiempos grises: el 1% se destinará a la Seguridad Social de los Deportistas de Alto Nivel (unos 10 millones) y a ayudas para la competición internacional (otros 4), que también pueden traducirse como un complemento de un ADO a la baja.