MOTOCICLISMO | ARGENTINA

Se busca 'sheriff' para MotoGP

Con la baja de Márquez y la ausencia de Rossi por retirada es la primera vez en 26 años que el paddock anda 'huérfano' sin al menos uno de los dos.

Buenos Aires
0
Se busca 'sheriff' para MotoGP
motogp.com

Se busca 'sheriff' para MotoGP, como suena. Con la baja para el GP de Argentina de Marc Márquez, por diplopía o visión doble, y la ausencia de Valentino Rossi ya asimilada por retirada al finalizar la temporada 2021, es la primera vez en 26 años, desde 1996, que el paddock mundialista anda sin al menos uno de ellos dos. Sin duda, ellos han sido los grandes referentes y animadores del campeonato en las últimas dos décadas, tanto dentro como fuera de la pista, por lo que será normal un cierto sentimiento a niño huérfano sin tenerles este fin de semana en las instalaciones del circuito de Termas de Río Hondo.

De los Quartararo, Mir, Bagnaia, Bastianini, Oliveira, Pol, Binder, Rins, Miller,Aleix, Zarco, Martín y quién sabe si alguno más depende que no se les eche tanto de menos una vez comience la acción en el trazado argentino, pero de entrada hay sensación de falta de liderazgo. La recuperación de Marc del anterior episodio de diplopía, el invierno pasado, fue una gran noticia, entre otras cosas, porque MotoGP no podía permitirse perder al mismo tiempo, en el mismo año, a dos leyendas como Rossi y Márquez. AS le preguntaba por ello a Carmelo Ezpeleta a pocos días del arranque del campeonato y decía que si por él fuera le gustaría tener a la vez a Doohan, Rossi, Márquez y muchos más, pero entendiendo que el tiempo pasa para todos y que era una gran noticia volver a tener al del Repsol Honda en acción, algo en lo que él confiaba plenamente.

Ahora la lesión del piloto del ilerdense va por buen camino, según el último informe médico, y su regreso puede darse en cualquier momento, pero su ausencia en el trazado de Termas la suplirá el probador de Honda, Stefan Bradl, que ya lo hizo en varias carreras de la temporada pasada y en gran parte de la anterior, pero ni rozó el podio. Lo mejor que hizo fue un séptimo en Portugal 2020. Sobra decir que no es lo mismo el probador que el titular...

Y mientras tenga lugar esta tercera cita de la temporada del curso 2022 de MotoGP, en el circuito italiano de Imola se producirá el debut de Rossi al volante de un Audi en el Fenatec GT World Challenge Europe. Será cinco meses después de que haberse retirado oficialmente, en el Ricardo Tormo de Cheste, de la competición sobre dos ruedas, de manera súper emotiva y con un décimo puesto. El Doctor sigue muy vinculado al Mundial de motos, porque tiene tres escuderías en propiedad, una de MotoGP (Mooney VR46) y dos de Moto2 (Mooney VR46 y Yamaha VR46 Master Camp), pero no viajó a las citas de Qatar e Indonesia y ahora tampoco lo hace a la de Argentina, porque tiene carrera de coches, disciplina que se ha tomado muy en serio y que habrá que ver hasta dónde le lleva.

Así, las cosas, el peso de la parrilla debería recaer en Quartararo, que para eso es el vigente campeón y viene de hacer segundo sobre el asfalto mojado del circuito de Mandalika, tras Oliveira. Ese resultado para él es un éxito, porque no iba bien antes en agua, pero su Yamaha quedó retratada en Qatar por falta de velocidad. Aunque el francés es muy bueno, aún no ejerce ni mucho menos de sheriff en la pista, pero sí que puede ser Fabio la pieza más codiciada del mercado de fichajes si no se pone de acuerdo para renovar con Yamaha, tanto a nivel económico como técnico, y le pueden llegar cantos de sirena de fábricas como Honda, que está a expensas de lo que suceda con Marc, o Suzuki, que asegura que su intención es renovar a Mir y Rins, pero eso aún hay que verlo...

Tras dos carreras, el líder de la general es Bastianini, con 30 puntos y dos de ventaja sobre Binder, tres sobre Quartararo, cinco sobre Oliveira, seis sobre Zarco y diez sobre los hermanos Espargaró, Rin y Mir. Sin duda, una clasificación tan inédita como sorprendente a la espera de que alguno quiera y pueda dar un paso adelante y ganarse los galones de líder, porque a Bastianini, en su segundo año en la parrilla, no se le puede exigir que sea él quien tire del carro. Y tampoco a Marc, que volverá a ver la carrera por la tele, como en Indonesia, con la esperanza de que no se amplíe por mucho la desventaja de 19 puntos que ahora tiene respecto a la cabeza. Si vuelve pronto aún se puede contar con él para todo, pero aún no se sabe cuándo lo hará.