MOTOGP

Rossi se acerca a Biaggi

El italiano reconoce sus malas actuaciones con Max, su eterno rival, y confiesa un avance en su relación: "Eso ya es pasado. Era una hermosa rivalidad deportiva".

0
Rossi se acerca a Biaggi
MotoGP

El Mundial de MotoGP sigue el curso de su historia en una primera temporada sin Valentino Rossi en pista. Mientras, el italiano comienza una nueva vida ligada a su reciente paternidad. Hace casi un mes que el ya expiloto de motociclismo dio la bienvenida a Guiletta, su primera hija, dando un vuelco a su vida que nunca antes había experimentado. Sin embargo, fiel a su espíritu joven y a su pasión por el mundo del motor, a sus 43 años, 'Il Dottore' sigue negándose a dejar la competición a un lado. Puede que las motos ya hayan quedado en un segundo plano, pero Rossi apunta a su estreno en el mundo de las cuatro ruedas.

Y es que el nueve veces campeón del mundo ya conoce la fecha para su primera carrera con el Audi R8 GT3. Valentino correrá la primera ronda del GT WCE esta misma semana, del 1 al 3 de abril para poner el punto de partida a una nueva etapa en su carrera deportiva, esa que le lleva a recordar sus inicios en los karts, antes de pasarse a las motos. "Quedarse en casa sin hacer nada hubiera sido devastador después de 26 años. Tengo curiosidad por ver de qué seré capaz de hacer... Básicamente, nací como piloto de coches, de niño corría en karts y luego me cambié a las motos. Afortunadamente", recuerda el italiano, en una entrevista con el medio italiano 'Il Giornale'.

Pero, aunque centrado en su presente como piloto de Audi, Rossi sigue cumpliendo sueños en MotoGP. Siendo dueño de su tan esperado equipo en la categoría reina, el italiano no se pierde ninguna carrera y está al tanto de todo lo que sucede en las entrañas del paddock del Mundial. De hecho, ni el nacimiento de su hija lo impidió: "Regresé al hospital el sábado por la mañana y vi los entrenamientos libres con Giulietta en mis brazos". El momento más dulce de su vida que, según el propio Rossi, llega "con la edad suficiente" y "en el momento adecuado".

Eso sí, tiene claro que un regreso no está entre sus planes, ni siquiera piensa en poder probar una Ducati de su equipo: "Ni en broma... cuando te subes a una MotoGP tienes que hacerlo con un objetivo en mente, es una moto bestial que va muy fuerte, no puedes ir con ella al 75%. Sinceramente, no echo de menos MotoGP". De hecho, admite que no sintió "nada" cuando el semáforo se apagó en Qatar: "Pensé: 'Qué suerte no estar en la pista".

De rivales a amigos

Ahora disfruta como un aficionado más desde el sofá de casa. "A los 40 ya no tienes los instintos asesinos de cuando tenías 25... Hace una década me planteé si retirarme como campeón del mundo o cuándo no aguantaba más.", añade Valentino que, aunque hace tan solo uno meses que dijo adiós al motociclismo, su retirada ya le ha hecho acercar posturas con dos de sus grandes rivales. Casey Stoner es uno de ellos. "Me envía a menudo mensajes. Me preguntó por la niña desde Australia, incluso nos vimos", confiesa el italiano, quien también considera ya a Jorge Lorenzo como alguien más cercano: "También me estoy acercando a Lorenzo, ahora es un amigo. Vino a los 100 km del Rancho y estuvimos bailando juntos por la noche".

Pero, sin duda, lo que más sorprende es escuchar a Rossi reconocer su buena relación con Max Biaggi. Y, en especial, la confesión sobre su la mala actuación con su compatriota: "Hasta me acerqué a Max, ahora nos saludamos, nos hablamos bien. Yo no era nadie, y él era el número uno de Italia, y uno de los más fuertes del mundo, y empecé a sacarle de quicio. Fui un bastardo. Pero eso ya es pasado, nos hemos acercado. Era una hermosa rivalidad deportiva".