MOTOGP

La Honda que espera a los hermanos Márquez y Pol

Stefan Bradl ha acumulado esta semana en Jerez más de 200 kilómetros a lomos de una RC213V que ha presentado varias mejoras en el chasis o basculante.

La Honda que espera a los hermanos Márquez y Pol
Alberto Pérez Sierra MotoGP

Hubo que esperar este miércoles dos horas desde que el semáforo del pitlane del Jerez-Ángel Nieto se puso verde, debido a la presencia de la lluvia sobre la ciudad andaluza, para poder ver en acción la nueva RC213V 2021 que pilotarán Marc Márquez, Pol Espargaró, Álex Márquez y Takaaki Nakagami en el Mundial de MotoGP 2021.

Stefan Bradl ha sido el hombre escogido por la fábrica del Ala Dorada para comenzar a recopilar información acerca de las novedades que han estado desarrollando este invierno los técnicos de HRC para elevar la competitividad de la montura japonesa y olvidar el annus horribilis que fue el 2020 para la marca de Tokio. Por primera vez desde 1982, ningún piloto de la formación naranja subió a lo más alto del podio en las 14 carreras disputadas la temporada pasada, superando de esta forma el récord negativo de dos triunfos de 1993, 2007 y 2008 y poniendo de manifiesto la gran 'Marc Márquez dependencia' que padece el equipo del país del Sol Naciente.

Nuevo chasis, basculante y escape, principales mejoras de la RC213V

A pesar de que el reglamento está congelado en muchos aspectos hasta el 2022 para minimizar el vehemente impacto que ha provocado la crisis del coronavirus, tal y como venimos contando las últimas semanas en AS, el departamento liderado por Takehiro Koyasu y Takeo Yokoyama lleva varios meses focalizado en evolucionar determinadas zonas de la máquina nipona para ganar potencia y velocidad punta en las rectas y afinar la interacción con el neumático trasero Michelin a mitad de curva.

La Honda que espera a los hermanos Márquez y a Pol

En este sentido, en las dos jornadas de test que Bradl ha participado en la provincia de Cádiz las mejoras más visibles que se han podido observar han sido un nuevo chasis con una viga principal de aluminio más ancha para intentar armonizar la rigidez longitudinal, lateral y torsional de la moto, un nuevo basculante y guardabarros trasero de fibra de carbono de mayor tamaño, una nueva pinza de freno trasero y un nuevo escape más pronunciado y esbelto, que llega incluso a sobresalir bajo el colín en su sección central.

En total, 216 kilómetros donde el piloto de Augsburgo combinó tandas medias de cinco y diez vueltas con la versión 2020 y 2021 de la RC213V para pulir su ritmo de carrera que tendrán su continuidad los días 27-28 de enero y 11-12 de febrero en el Jerez-Ángel Nieto en otras dos pruebas privadas antes de poner rumbo a Losail (Qatar) y completar la pretemporada.

Seis días de ensayos al noreste de Doha antes de la primera cita del 2021 donde no se puede descartar que Honda se saque un as bajo la manga y decida usar el comodín que permite la normativa para incorporar una evolución aerodinámica que aumente la confianza y manejabilidad de los pilotos con el tren delantero, uno de los históricos puntos débiles de la motocicleta de Japón, y finalizar el giro de 90º que han dado a su proyecto en la clase reina.

La Honda que espera a los hermanos Márquez y a Pol

Marc Márquez da un nuevo paso en su recuperación

48 días después de pasar por tercera vez por un quirófano para colocarle una nueva placa de titanio con aporte de injerto de cresta ilíaca asociado a un colgajo libre cortico-perióstico que fije la fractura de húmero que se produjo en las últimas vueltas del GP de España 2020, Marc Márquez ha dado esta semana un nuevo paso en su recuperación. El octocampeón publicó este miércoles en sus redes sociales una fotografía donde se distingue al piloto del Repsol Honda subido a una bicicleta estática en su residencia de Cervera, si bien sigue portando en su brazo derecho una ostentosa férula.

Cabe recordar que el pasado 14 de enero Marc acudió al Hospital Ruber Internacional de Madrid para pasar una revisión donde los doctores Samuel Antuña, Ignacio Roger de Oña, Juan de Miguel, Aitor Ibarzabal y Andrea García Villanueva pudieron constatar que su evolución clínica y radiográfica es satisfactoria, si bien le recetaron continuar combatiendo con antibióticos la infección detectada en su húmero.