MOTOGP | ENTREVISTA

Aspar: "Espero que Nieto, desde arriba, esté orgulloso de esto"

El valenciano asegura que aprendió mucho de Ángel como piloto y como persona y por eso le rinde homenaje dándole el nombre de su equipo.

0
Ángel Nieto y Jorge Martínez Aspar.

A todos nos dolió mucho la pérdida de Ángel Nieto el pasado 3 de agosto y cada uno lleva su ausencia como puede. Jorge Martínez Salvadores, más conocido como Aspar, fue su rival, su amigo y su compañero de batallas durante muchos años y ahora ha tenido la genial idea de rendirle homenaje cambiando para 2018 el nombre de su escudería por el del Maestro, fichando además a su hijo mayor, Gelete Nieto, como director deportivo de la escudería valenciana. No puede haber mayor tributo.

—¿No le bastaba con ser el impulsor de la idea de poner el nombre de Ángel Nieto al circuito de Jerez?

Bueno, la verdad es que cuando ocurrió la desgraciada pérdida de Ángel ya dije que este año había intentado que se incorporara con nosotros al equipo y lamentablemente no pudo ser, porque nos dejó. Creo que el motociclismo español le debe todo a Ángel Nieto en todos los sentidos, en la parte profesional, como piloto y con su historia, pero también por todo lo que él aportó. A nivel de comunicación, por todo lo que se peleó con todo el mundo para que hablaran de motociclismo. En los años 70, evidentemente, no era nada fácil que hablaran de motociclismo, y él lo consiguió. A nivel de patrocinadores, también. Y a nivel personal mío, tuve la gran suerte de aprender con él como piloto y como persona.

—¿Cómo surge esta iniciativa tan bonita de poner su nombre a su escudería?

Llevamos meses hablando de todo ello con Pablo y con Gelete. Ha sido algo muy meditado y pensado, algo muy bonito. Espero que Ángel, desde arriba, esté tremendamente orgulloso de esta idea. Sinceramente, sus hijos, Gelete, Pablo y Hugo han hecho honor a todo lo que ha sido Ángel Nieto y todos los homenajes que está recibiendo y cosas que se han hecho por él son más que merecidos. Yo, lo máximo que podía hacer por mi parte, era luchar para que el circuito de Jerez llevara el nombre de Ángel Nieto y que el equipo Aspar pase a llamarse Ángel Nieto, para que su nombre siga vivo dentro del Campeonato del Mundo. Creo que es algo muy bonito.

—Y recurre a la figura de su hijo mayor, Gelete Nieto, con lo que vuelve a la que fue su casa hace dos décadas. ¿Qué papel desempeñará?

Él va a ser el team principal del equipo, tanto en Moto3 como en MotoGP. Gino Borsoi sigue siendo el director deportivo, José María Ibáñez es el director general y yo sigo siendo el propietario, pero estamos todos juntos y sé que Gelete va a desempeñar un grandísimo trabajo. Él está muy ilusionado, y eso para mí es lo más importante. Siento que esto es parte suyo y vamos a trabajar para hacer que siga sonando el himno español y el nombre de Ángel Nieto dentro del Mundial.

—Han pasado ya varios meses de la pérdida de Ángel. ¿Ha conseguido superarla ya? Estas fechas son difíciles para esas cosas…

Es difícil, porque yo puedo confesar que le sigo pidiendo consejo a Ángel. Hay veces que me pregunto cómo lo haría en tal o cual momento Ángel, y qué diría. Ángel es de las personas más listas que he visto yo en mi vida. Yo le voy a echar en falta siempre, porque es una persona única e imposible de reemplazar.

—Para la publicación de la noticia he escogido la foto de Le Mans en la que usted y él posaron para el As con las camisetas del Valencia y el Real Madrid a pocos días de la final de la Champions…

(Se ríe). Tienes mucha culpa tú de esa foto, porque nos engañaste a los dos.

—Era un momento en el que no se llevaban bien y ambos les dije que el otro no había puesto ningún problema a hacerse esa foto. Esa fue su última reconciliación y nunca más se enfadaron, ¿no?

Cierto, ya no hubo ningún roce más. Me acuerdo que en el 86 tuve con Ángel un desencuentro con él en la última carrera de su vida, y luego alguno que otro, pero es normal, porque Ángel era un luchador y un ganador con una personalidad brutal. Las cosas no siempre son como uno quiere y a veces chocamos, pero esa fue la última vez que tuvimos un pequeño roce. Desde entonces nos llevábamos otra vez de maravilla.

—Le deseo mucha suerte, un feliz 2018 y le doy las gracias por este detallazo de calidad que le honra.

Muchas gracias y un fuerte abrazo.