Top 10

Harry Potter en los videojuegos: estos son los mejores de la saga

La redacción de MeriStation elige los mejores títulos de la saga Harry Potter, una serie que debutó en los videojuegos hace veinte años.

A principios del nuevo milenio, los libros de Harry Potter ya se contaban entre los más populares. Warner Bros supo ver el potencial de la obra de J.K. Rowling y adquirió los derechos para desarrollar las adaptaciones cinematográficas. Al mismo tiempo, Electronic Arts se hizo con las licencias de las películas, por lo que cada una de ellas fue acompañada por su respectivo videojuego. La Piedra Filosofal salió en noviembre de 2001, lo que significa que este año se cumplen veinte años desde el estreno del primer filme, y por ende, del primer videojuego.

Para la mayoría de entregas, EA se decantó por el género de la aventura plataformera, sin olvidarse de la acción, canalizada a través de los hechizos de Potter y de sus amigos. La calidad, por supuesto, varía en función del juego y también de la versión del mismo. Sobre todo en los primeros años, cada plataforma contaba con un título distinto, puesto que no siempre se encargaban de ellos los mismos estudios. La licencia cambió de manos después de que se publicaran las dos partes de Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte, una despedida decepcionante para una saga que había logrado conservar su calidad a lo largo de los años.

De la mano de Warner Bros y TT Games se diseñaron dos de los mejores videojuegos del niño mago, nada más y nada menos que los dos LEGO Harry Potter. En la actualidad, WB Games trabaja en Hogwarts Legacy, una aventura de mundo abierto que promete ofrecer una historia completamente nueva ambientada en la escuela de hechicería y sus alrededores. El juego estaba previsto para 2021, pero finalmente se ha retrasado hasta el año que viene. Aprovechando el veinte aniversario de Harry Potter en los videojuegos, la redacción de MeriStation se ha juntado para elegir los mejores títulos de la serie. ¿Regresamos a Hogwarts?

10. Wizards Unite

Niantic abrazó el éxito con Pokémon GO, un videojuego de realidad aumentada que ha marcado el camino a otros productos similares. No en vano, esta desarrolladora ha experimentado con la misma fórmula y ha diseñado videojuegos como Wizards Unite, un título destinado a dispositivos móviles iOS y Android que se sostiene sobre unas bases muy parecidas, aunque no ha cosechado ni de lejos la popularidad del juego producido por The Pokémon Company. Al igual que en la obra protagonizada por estas criaturas, el jugador puede interactuar con el mundo real, que dentro del juego se convierte en el universo de Harry Potter.

Como miembro de las Fuerzas Especiales del Estatuto Secreto, llegarás al mundo mágico para ayudar al Ministerio de Magia, que debe hacer frente a las fuerzas oscuras que se han extendido como una plaga. Podrás personalizar tu avatar, elaborar pociones mágicas, aprender hechizos, elegir tu profesión, luchar en duelos y superar todos los retos mientras interactúas con el mundo que te rodea. Es como Pokémon GO, sí, pero le han lanzado el encantamiento y ahora luce como si estuvieras en Hogwarts, también con sus propias peculiaridades.

9. Harry Potter y el Cáliz de Fuego

El cuarto libro de la saga marca un antes y un después en la historia escrita por J.K. Rowling. Lord Voldemort, el mago tenebroso más temido por la comunidad mágica (y un asesino en serie, dicho sea de paso), está a punto de regresar de forma corpórea al mundo de los vivos. Para ello, urde un plan que logra engañar hasta al mismísimo Albus Dumbledore, que no solo es director de Hogwarts, sino también el hechicero más poderoso del mundo. El Cáliz de Fuego establece asimismo un cambio de rumbo (efímero) en los videojuegos, ya unificados bajo una versión única (excepto en Nintendo DS, cuestión de potencia). El título abandona las aventuras y se convierte en un juego de acción en tercera persona, algo que no le sienta demasiado bien.

Para una historia tan crucial como esta, el cambio de género no se presta a profundizar en el argumento y en los personajes. Las fases se suceden en escenarios relacionados con la saga, pero no logra conectar en ningún momento con lo que se debería narrar. El título se puede jugar tanto en solitario como de manera cooperativa, con especial énfasis en esto último, puesto que se añaden los hechizos conjuntos. Más allá de lanzar hechizos y de derrotar enemigos, la monotonía se rompe de vez en cuando con las pruebas del Torneo de los Tres Magos, que escapan del esquema rígido marcado por su jugabilidad enfocada en la acción.

8. Harry Potter y el Misterio del Príncipe

Los personajes principales ya son adolescentes. Albus Dumbledore habla en la película de que les “ha picado el aguijón del amor”. No anda desencaminado, puesto que parte de la historia se centra en los amoríos de unos y otros. Esa trama se refleja igualmente en el argumento de Harry Potter y el Misterio del Príncipe, que continúa la línea marcada por el filme homónimo. El videojuego no es tan redondo como La Orden del Fénix, aunque la exploración y los minijuegos siguen primando.

Estamos en en el penúltimo año del trío en Hogwarts, Voldemort ha regresado y los peligros acechan. A Harry Potter nunca se le dieron demasiado bien las pociones, quizá por el odio que destila su antiguo profesor, Severus Snape. Sin embargo, el joven encuentra un libro firmado por el Príncipe Mestizo, que le proporciona trucos y consejos para mezclar las pociones perfectas, hasta el punto de que supera a Hermione Granger. ¿Quién es ese misterioso personaje? Nuestros protagonistas se adentran en un lugar cada vez más tenebroso, mientras las fuerzas de la oscuridad se mueven cada vez con mayor libertad. En ese contexto, los duelos de magos regresan, de modo que protagonizaremos alguna que otra lucha durante el asalto de los mortífagos a Hogwarts.

7. Wonderbook: El Libro de los Hechizos

Sony Interactive Entertainment (entonces todavía Sony Computer Entertainment) se alió con Warner Bros para desarrollar un videojuego muy peculiar. Al calor del éxito de Wii y de periféricos como EyeToy o PlayStation Move, los estudios londinenses de la empresa japonesa diseñaron Wonderbook: El Libro de Hechizos, un nuevo título ambientado en el universo de Harry Potter. Esta propuesta en concreto fue editada en PS3 y venía con un libro físico, que contenía unos marcadores para que la cámara PlayStation Eye pudiera hacer su magia. Utilizaba tecnología de realidad aumentada, una voz de narradora y algunas interacciones, que ayudaban a realzar los pequeños cuentos que se narraban.

Wonderbook: El Libro de los Hechizos se concibió para los más pequeños de la casa, que tenían la oportunidad de adentrarse en el mundo mágico para aprender encantamientos, elegir su propia varita o formar parte de una de las casas de Hogwarts, Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw o Slytherin. No es que fuera la obra más compleja en lo jugable, pero la idea era simpática y diferente a lo que se había realizado con anterioridad en este universo.

6. Harry Potter: Quidditch World Cup

Entre las películas Harry Potter y la Cámara Secreta y Harry Potter y el Prisionero de Azkabán transcurrió más de un año. EA se encontró ante una situación en la que no iba a disponer de un juego de la saga en Navidades, en una época en la que esta clase de productos se comercializaban de forma anual. Sin filme hasta meses después, la empresa norteamericana no se quedó de brazos cruzados y desarrolló un videojuego distinto. En esta ocasión se centró en el deporte de los magos, el Quidditch, que en las novelas se describe como bastante complejo, no solo por la endiablada velocidad que alcanzan las pelotas y las escobas, sino también por el rol de cada uno de los jugadores que están en el estadio.

En la adaptación al videojuego, todas esas reglas difíciles se simplifican, siguen un patrón parecido al de los títulos principales, que ya habían experimentado con el Quidditch. El jugador maneja a los tres jugadores que llevan la quaffle hasta la portería contraria. A diferencia del resto de juegos, podemos usar combos y movimientos especiales, algo que enriquece el producto en conjunto. Al final del partidos, el rol cambia y le toca el turno a los buscadores, los encargados de atrapar la Snitch dorada. Normalmente, el equipo que logra hacerse con ella gana la contienda, pues el premio por cogerla son 150 puntos. En definitiva, un juego correcto sin muchas pretensiones.

5. Harry Potter y la Piedra Filosofal

Dos décadas en el pasado, concretamente en el mes de noviembre de 2001, Warner Bros estrenó la primera película de Harry Potter. El juego, en cambio, llegó al mercado unas semanas antes. Lo hizo en varias plataformas y con versiones completamente distintas, ya que la gigante norteamericana optó por estudios diferentes. El título de PlayStation lo desarrolló Argonaut, mientras que la versión de PC estuvo en manos de KnowWonder. Griptonite se hizo cargo de los videojuegos portátiles (GBA y GBC) y Warthog del remake desarrollado para las entonces nuevas consolas, PS2, GameCube y Xbox.

Albus Dumbledore baja las escaleras del rellano de Hogwarts y da la bienvenida a los alumnos, solo que el único alumno es el propio Harry, al menos en la versión de la primera PlayStation. Muchos recordarán con nostalgia sus gráficos pixelados y los rostros aplastados de sus personajes. La aventura transcurre en el castillo y nos lleva a distintas localizaciones, todo ello mientras aprendemos nuevos hechizos y luchamos contra las fuerzas oscuras que se revuelven dentro de la escuela. A pesar de no estar en la película, EA rescató al fantasma Peeves, desaparecido en toda la saga cinematográfica. El tono aventurero se conserva en prácticamente todos los sistemas, si bien la calidad no es la misma. La versión de GBA no fue demasiado bien considerada, al contrario que la de GBC, que adoptó la forma de RPG por turnos.

4. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban

A medida que la trama argumental avanza, el tono de la obra se vuelve más y más oscuro. Para Harry Potter, el tercer año en la escuela Hogwarts de Magia y Hechicería empieza con una advertencia: Sirius Black, el hombre que supuestamente traicionó a sus padres (y su padrino), ha escapado de Azkabán, la prisión de magos. Las autoridades mágicas, conscientes del peligro, deciden proteger el perímetro del colegio con Dementores. Estas criaturas absorben la alegría y son capaces de comerse el alma de sus víctimas. El tono del videojuego, en consecuencia, adopta tintes algo más oscuros, aunque el esquema jugable se mantiene más o menos intacto.

La novedad más interesante en las consolas de sobremesa (ya solo 128 bits, PSX no recibió su respectiva versión) y de PC es la posibilidad de controlar a Ron y Hermione, en lugar de solo a Harry, como en las ediciones anteriores. El trío protagonista acompaña en todo momento al joven Potter, de forma que podemos hacer uso de sus habilidades propias. Es verdad que hablan de forma machacona para recordar a dónde tenemos que ir a continuación; tampoco es el mejor título de toda la saga, pero rinde a un buen nivel en general (y en PS2 tiene minijuegos para EyeToy, la cámara de PlayStation). De nuevo, la versión de PC es distinta. Por motivos obvios, la de Game Boy Advance lo es también. Esta última deja atrás el género de la aventura y abraza el rol por turnos con excelentes resultados.

3. LEGO Harry Potter

TT Games se ha especializado en videojuegos de LEGO y ha trabajado con los blockbusters más potentes del cine. Star Wars, Indiana Jones, El Señor de los Anillos, los superhéroes de Marvel y Batman, entre otros, se han convertido en figuritas de la empresa juguetera. Lo mismo ocurrió con Harry Potter y su historia en la colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. La primera parte, años 1-4, engloba las cuatro primeras aventuras, es decir, La Piedra Filosofal, La Cámara Secreta, El Prisionero de Azkabán y El Cáliz de Fuego; la segunda (5-7), el resto de aventuras, La Orden del Fénix, El Misterio del Príncipe y Las Reliquias de la Muerte. Como dispone de la licencia oficial de las películas, el diseño de los personajes y de los escenarios se han tomado directamente de las adaptaciones cinematográficas. La música es también la de John Williams.

En LEGO hay dos tipos de juegos: los que incorporan doblaje y los que no. Harry Potter es de los segundos, por lo que los personajes solo emiten sonidos sin diálogo. Jugablemente, sigue los esquemas habituales de la saga: aventura directa, con toques de acción, mucho coleccionismo, humor y puzles sencillos. La segunda parte no innova en la fórmula, aunque gráficamente se percibe una mejora sustancial. Es como todos los juegos de LEGO, muy divertido.

2. Harry Potter y la Orden del Fénix

El experimento de Harry Potter y el Cáliz de Fuego no salió demasiado bien, así que Electronic Arts dio marcha atrás con la siguiente entrega, La Orden del Fénix. De todos modos, en el título anterior, la compañía norteamericana dio un paso fundamental a la hora de establecer la estética del producto. Los primeros juegos se habían decantado por un estilo más cartoon, pero según avanzaron los años, la propuesta se fue acercando cada vez más a las películas. Además, por primera vez, el tema principal compuesto por John Williams para las versiones cinematográficas se pudo escuchar en el juego (las composiciones originales eran de Jeremy Soule, el músico detrás de Skyrim). En este juego, el parecido de los personajes con los actores de la película ya es total.

En el año 2007, fecha en la que Wii estaba en pleno auge, los controles por movimiento habían comenzado a llamar la atención de jugadores y compañías. ¿Qué mejor momento para diseñar una experiencia de Harry Potter que permitiera utilizar el Wiimote como varita? Dicho y hecho. La Orden del Fénix, como esos primeros juegos, sigue la historia a través de un esquema jugable aventurero, que nos lleva a recorrer Hogwarts y otros escenarios que también aparecen en el filme. Lo cierto es que el control se implementó muy bien, lo que le dio un acabado muy inmersivo. En cambio, las versiones de PC, PS3 y Xbox 360 se beneficiaron de un aspecto gráfico más redondo.

1. Harry Potter y la Cámara Secreta

La potencia de las nuevas máquinas de 128 bits abrió nuevas posibilidades que se aprovecharon en Harry Potter y la Cámara Secreta. El juego expandió la exploración de Hogwarts con menos barreras y con unos gráficos mucho más cercanos a la versión cinematográfica, sobre todo en lo que se refiere a los escenarios, puesto que los protagonistas conservaban cierto toque cartoon. En lo jugable, el título para PS2, Xbox y GameCube introdujo fases de sigilo, nuevos hechizos y un mundo mucho más abierto. Mención especial a la presencia de escenarios tan recordados como La Madriguera (la casa de los Wesleay) o el Callejón Diagon. Todos esos entornos se ven aderezados por ese avance tecnológicos, por lo que los resultados en su época fueron bastante buenos.

La historia de la película y de los libros se sigue con más o menos acierto, pues en estas adaptaciones se implementan algunos diálogos más propias del videojuego que del cine o de la literatura. Ya se sabe, toca hacer de recadero en no pocas ocasiones. El Quidditch, que ya apareció en el juego original, continúa funcionando parecido: el jugador debe pasar por los aros con su escoba y atrapar la Snitch dorada cuando la oportunidad se presta.

Al igual que en La Piedra Filosofal, cada una de las versiones es única: tanto la versión de PSX como de PC son muy parecidos al juego anterior. En GBC siguieron optando por el RPG por turnos y en GBA por la aventura en dos dimensiones. La calidad fluctúa en función de la plataforma, pero el juego da un salto considerable en las nuevas consolas de sobremesa. Puede que la historia no fuera completamente fiel o no estuviera tan bien contada como podía haberlo estado, pero los niños (y no tan niños) de esa época pudieron caminar por el mundo de magia en el que tanto habían anhelado encontrarse.

Harry Potter y la Piedra Filosofal

La versión para PlayStation será un juego de plataformas 3D en el que encontraremos a muchos de los amigos y enemigos del joven mago.
Harry Potter y la Piedra Filosofal