Top 10

Game Boy Advance cumple 20 años: los mejores juegos de una consola legendaria

La portátil de Nintendo fue un refugio para los títulos en dos dimensiones: en MeriStation hemos votado nuestro TOP 10 particular.

La filosofía de Gunpei Yokoi, el ideólogo de Game Boy, era ofrecer un producto que pudiera llegar al mayor número de bolsillos posible. En ese sentido, se sacrificaron ciertos aspectos tecnológicos para que los costes no se dispararan. Después de probar suerte con las Game & Watch, Nintendo dio un salto con su legendaria portátil, cuyos siguientes modelos también triunfaron. Tras Pocket y Color, el momento de cambiar de generación se produjo en 2001, de la mano de Game Boy Advance. Eso significa que este año se cumple el vigésimo aniversario desde su llegada al mercado. En MeriStation no solo le hemos dedicado este texto, sino también un MeriPodcast Retro en el que repasamos algunos de sus mejores títulos.

Quizá porque en aquella época todavía imperaba la mentalidad a la que hemos hecho referencia, uno de los problemas del primer modelo de Game Boy Advance es que no disponía de retroiluminación, lo que hacía casi imposible que la pantalla se viera con claridad en según qué circunstancias. En esa época se vendían unas pequeñas lámparas que se conectaban directamente a la consola, pero los resultados no eran demasiado satisfactorios, por no decir malos. Los jugadores tuvieron que esperar hasta la salida de Game Boy Advance SP y Game Boy Micro para que esas condiciones mejoraran. Además, en dichos modelos por fin se sustituyeron las pilas por baterías de litio.

Hablar del catálogo de Game Boy Advance es sumergirse en una biblioteca cientos y cientos de videojuegos, muchos de ellos de gran calidad. En una época en la que los títulos tridimensionales eran la norma en consolas de sobremesa, esta portátil fue una especie de refugio para los sprites y los escenarios bidimensionales. Por eso no sorprende que algunos de los grandes videojuegos de SNES, como por ejemplo The Legend of Zelda: A Link to the Past, Donkey Kong Country, Final Fantasy VI o Super Mario World se trasladaran a este sistema. La redacción de MeriStation se ha reunido para elegir a los 10 mejores juegos. ¿Impaciente por conocer la lista? ¡Vamos a ello!

10. Final Fantasy Tactics Advance

El nombre de Final Fantasy había estado ligado durante muchos años al de Nintendo, pero todo cambió cuando la consola de 64 bits de los de Kioto salió a la venta. De pronto, Square Enix (todavía Squaresoft) se decantó por PlayStation. Sin embargo, allá por el año 2003, la situación empezó a cambiar, pues la compañía japonesa optó por comercializar de nuevo títulos en consolas Nintendo. Final Fantasy Tactics Advance fue uno de ellos, ya que vio la luz en Game Boy Advance.

Cabe destacar que esta vertiente táctica de la saga debutó en la primera PlayStation, aunque esta versión no es un remake, sino un producto completamente nuevo. Sí, hereda el sistema de estrategia por turnos de este, pero la historia y los personajes son distintos. El juego se desarrolla a dos niveles: por un lado, los momentos en los que se narra la historia, en los que el jugador se limita a leer textos; por el otro, los combates en sí, en los que cada uno de los bandos mueve a sus respectivas tropas. La gran virtud de Final Fantasy Tactics Advance es que es capaz de mantenerte con las manos en la consola durante muchas horas, casi sin que te des cuenta.

9. The Legend of Zelda: A Link to the Past

El debate sobre cuál es el mejor Zelda de la historia se repite cada cierto tiempo, pero hay pocas dudas de que The Legend of Zelda: A Link to the Past está entre ellos. Los antecedentes de la saga los marcaban dos títulos muy distintos: el original ya abrazaba ese concepto de libertad que se recogería en casi todos los productos posteriores, mientras que Zelda II: Adventure of Link cambiaba a una perspectiva lateral y ofrecía un sistema jugable más centrado en la lucha y en los elementos RPG. Afortunadamente, con el estreno de SNES, el equipo liderado por Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka pudo plasmar por todo lo alto las ideas que no habían podido representar debido a las limitaciones de potencia de la 8 bits de Nintendo.

A pesar de ser uno de los primeros juegos de la consola, los desarrolladores consiguieron impactar con su precioso aspecto gráfico. Además, en lo jugable, A Link to the Past estableció las pautas que han imperado prácticamente hasta The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Incluso con el paso al 3D, las bases que instauró A Link to the Past se mantuvieron. Como otros grandes éxitos de SNES, el juego recibió una versión en GBA, que además de incluir todo el contenido original, añadió el modo multijugador The Four Swords. Cabe destacar que es uno de los juegos más largos de la saga, pero para nada se hace repetitivo. Es un título inolvidable, digno de codearse con los mejores videojuegos de la historia.

8. Final Fantasy VI

La saga Final Fantasy no llegó a Europa hasta la séptima entrega, motivo por el cual todas las entregas anteriores se relanzaron a posteriori. Antes de que Final Fantasy VII modificara esta dinámica, se consideraba que el rol japonés no era del gusto para gran parte del público occidental. El primer Final Fantasy debutó en NES y prácticamente inauguró un género junto con Dragon Quest, pero en la época de los 8 bits todavía había muchas limitaciones, algo que se refleja especialmente en el modo en el que se contaban las historias. La llegada de SNES no solo permitió que se mejoraran los gráficos y las mecánicas de juego, sino también que le componente argumental se explotara con mayor acierto y profundidad.

Final Fantasy VI condensa toda la sabiduría de Squaresoft en todos esos campos, puesto que consiguieron diseñar un videojuego memorable, que no llegó a Europa hasta su estreno en PlayStation. Más adelante, la epopeya de Terra y compañía se publicó en Game Boy Advance. La historia y el sistema de combate por turnos se mantiene inalterable y con todo el encanto del original. Terra, bajo el control del Imperio, deja de ser una marioneta cuando Locke destruye el dispositivo con el que la controlaban. Desde ese momento partirá en un viaje para descubrirse a sí misma, conocer nuevos aliados y combatir contra las fuerzas del mal.

7. Pokémon Rojo Fuego/Verde Hoja

Si la Edición Amarilla cristalizó en una versión mejorada y más cercana al anime, Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja se constituye como un auténtico remake de los originales Rojo y Azul. De forma muy fiel, pero con algunas novedades más allá de la evidente mejora gráfica, GameFreak adaptó el producto original a Game Boy Advance, mucho más potente que las anteriores portátiles de Nintendo. Si bien el juego no luce un aspecto gráfico particularmente llamativo, más bien discreto, la aventura te atrapa con la nostalgia de aquel primer videojuego.

Elegimos de nuevo entre Charmander, Squirtle y Bulbasaur, recorremos la región de Kanto en busca de nuevas criaturas y amigos, pero sobre todo perseguimos el sueño de convertirnos en el mejor entrenador, el mejor que habrá jamás. ¿El horizonte? La Liga Pokémon. ¿El viaje? Lo mejor es el camino. La particularidad es que Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja funcionan como una especie de versión extendida del original,con más lugares que visitar, lo que extiende la duración de la historia principal. Por lo demás, un gran homenaje a los clásicos.

6. Advance Wars 2

En el capítulo de sagas olvidadas por Nintendo, Advance Wars ocupa un lugar privilegiado, aunque también disfrutó de varias entregas en otras máquinas. Intelligent Systems, los creadores de Paper Mario, Fire Emblem o Wario Ware, saben cómo hacer buenos juegos de estrategia por turnos, algo que volvieron a demostrar con Advance Wars y sus secuelas. Esta segunda entrega no supone un gran salto con respecto al original, pero su excelente diseño encaja con el tipo de propuesta ideal para las consolas portátiles.

Plantea partidas rápidas, de esas que se pueden hacer en un viaje de metro, pero al mismo tiempo tiene el mérito de ser capaz de engancharte durante horas y horas. La campaña plantea la invasión del ejército de Black Hole, de modo que los países Orange Star, Blue Moon, Green Earth y Yellow Comet se unirán contra el enemigo común. Mediante un sistema táctico, el jugador controla a los distintos tipos de soldado por turnos, con el objetivo de alcanzar al general Sturm, deseoso de vengarse después de los acontecimientos acaecidos en Advance Wars.

5. Castlevania: Aria of Sorrow

Después de Castlevania: Circle of the Moon y Harmony of Dissonance, Konami comercializó un tercer videojuego de la saga, nada más y nada menos que Castlevania: Aria of Sorrow, título que contó además con una secuela directa en Nintendo DS (Dawn of Sorrow). La historia de esta entrega poco tiene que ver con Belmont, ya que la narración se sitúa en un futuro ya no tan lejano, aunque cuando el juego se lanzó todavía quedaban unos pocos años para llegar al 2035 (¡ahora menos de 15 años!).

En Aria of Sorrow controlamos a Soma Cruz, un estudiante de universidad que llega junto a su amiga Mina Hakuba a un misterioso templo. De repente, se hallarán ante las puertas del Castillo de Drácula, donde se encuentran con Graham Jones, líder de un culto que pretende tomar el poder de Drácula para sí mismo. Soma deberá detener a Jones, pero tendrá que enfrentarse a numerosos desafíos durante la travesía. El sistema metroidvania habitual se combina con algunas mecánicas RPG que le dan un plus de profundidad, como la gestión del inventario, por ejemplo.

4. Dragon Ball Advanced Adventure

Si analizamos todos los juegos de Dragon Ball que se han lanzado hasta la fecha, llegaremos a la conclusión de que la mayoría de ellos están basados en Dragon Ball Z. Sin embargo, Game Boy Advance contó con una deliciosa rareza, un juego de acción y plataformas en scroll lateral que nos invita a convertirnos en Goku niño. La historia, por tanto, sigue las directrices del manga en el que se basa: el pequeño ha sido criado por su abuelo en las montañas, pero este falleció tiempo atrás. Entrenado en las artes marciales, el chaval es capaz de sobrevivir por su cuenta gracias a su espectacular fuerza. Pero su camino se topa con el de Bulma y una nueva aventura comienza.

Este videojuego, que presenta unos sprites grandes y vistosos, nos conduce a través de conocidos escenarios de Dragon Ball, todo ello mientras luchamos, saltamos y sorteamos todo tipo de trampas. Su estructura de beat 'em up clásico se rompe en los combates uno contra uno, donde el sistema es más cercado al de los títulos de lucha. A diferencia del manga original, la historia no llega hasta el Goku joven que se encara con Piccolo Jr., sino que el enfrentamiento final es contra Piccolo en el fatídico Torneo de las Artes Marciales. En resumen, uno de los mejores títulos de la saga.

3. Golden Sun

En cada Nintendo Direct se alberga la esperanza de que uno de los anuncios sea un nuevo Golden Sun. La saga, que se inició en Game Boy Advance con dos entregas, tuvo su segunda oportunidad en Nintendo DS, pero este capítulo no logró estar a la altura de los originales. Desde entonces, Camelot y Nintendo han preferido mirar hacia otro lado y dejar la marca en barbecho. Se trata de un JRPG bastante innovador en su planteamiento, puesto que a pesar de incorporar un sistema de combate por turnos, la desarrolladora fue capaz de implementar elementos originales a tener en cuenta. Para empezar, los dos juegos de Game Boy Advance narran los hechos desde dos puntos de vista diferentes, un hecho que en cierto modo obliga a contemplar ambos juegos como dos piezas inseparables.

El jugador se pone en la piel del joven Hans, que ha vivido en sus carnes las devastadoras consecuencias del accidente que se produjo en el templo de Sonne. Como consecuencia de ello, la aldea de Tale sufre una serie de inclemencias provocadas por la liberación de energía alquímica, Félix es arrastrado y la aventura comienza. Los protagonistas son capaces de dominar la psinergía, unas poderosas habilidades que se pueden utilizar tanto para interactuar con el escenario como durante las batallas. Además, la figura de los Djinn —las invocaciones, para entendernos— redondea un sistema de combate profundo, que se reviste de un apartado gráfico muy vistoso. Un imprescindible de la consola.

2. Metroid Fusion

Este es un año de aniversarios en la industria del videojuego. The Legend of Zelda sopla 35 velas, exactamente las mismas que Metroid. Aunque Nintendo todavía no ha desvelado sus planes con respecto a esta saga (Metroid Prime 4 sigue en desarrollo), en MeriStation ya publicamos un top de los mejores títulos protagonizados por Samus Aran. Entre los 10 elegidos están los dos títulos de Game Boy Advance, Metroid Zero Mission y Metroid Fusion, este último en cuarto lugar. Puede que por las características del hardware nos pueda recordar a Super Metroid de SNES, pero el título que nos ocupa es más lineal y abraza una mayor carga narrativa.

El argumento de Metroid Fusion se sitúa cronológicamente en el último lugar de la línea, a pesar de los años que han pasado desde su publicación original en el año 2002. Mientras Samus continúa sus investigaciones especiales para la Federación Galáctica, una nueva amenaza se cierne sobre ella y el universo, el parásito X. Este se introduce en su cuerpo y se propaga, aunque no logra acabar con la vida de la guerrera galáctica, pues la Federación utiliza el ADN de la cría de Metroid para evitar su muerte. Ya durante los primeros instantes de la partida descubrimos la presencia de SA-X, una versión alternativa de Samus que a priori resulta invencible, por lo que debe escapar. Son momentos de tensión, una sensación que el estudio supo plasmar a la perfección, ya que incluso se añadieron elementos de survival horror. Todos estos ingredientes consiguen que a día de hoy siga siendo uno de los videojuegos más queridos de la saga.

1. The Legend of Zelda: The Minish Cap

El pasado nos deja algunas curiosidades interesantes. Hubo un tiempo en el que Nintendo delegó el desarrollo de algunos de sus Zelda a Capcom, como en el caso de The Legend of Zelda: The Minish Cap, el título original para Game Boy Advance. Después de encargarse de Oracle of Seasons y Oracle of Ages para Game Boy Color, el equipo se reunió de nuevo para diseñar esta aventura, que por cierto, está producida por Keiji Inafune, el creador de Mega Man. El juego llama la atención por sus preciosos sprites y escenarios, que se combinan con una jugabilidad que es heredera de todos los títulos 2D de la saga.

La historia empieza cuando Link todavía no es un héroe: el hijo del herrero tiene que llevar la espada al castillo, una trama que no resulta extraña dentro de la saga. Las festividades están a punto de comenzar en Hyrule, pero todo cambia rápidamente cuando el hechicero Vaati convierte a la princesa en piedra y se hace con el control del castillo. Este personaje es el Minish que usurpó uno de los inventos de su maestro, por lo que consiguió poderes sobrenaturales. Contra las cuerdas, nuestro héroe deberá recorrer el mundo en busca de los elementos.

Como decíamos, en lo jugable es un título bastante continuista, aunque introduce en la ecuación la posibilidad de convertirse en Minish. ¿Y qué es un Minish? Son unas criaturas en miniatura que viven entre el resto de criaturas, hasta el punto de que se han convertido en una especie de leyenda. Link se encontrará con una capucha parlanchina, y desde ese momento, tendrá la oportunidad de transformarse en Minish en según qué circunstancias. Dado que el tamaño de estas criaturas es diminuto, descubrirá lugares que no están a la vista de cualquiera. Además de interesantes mazmorras, el juego ofrece un enfrentamiento final bastante desafiante y todos los ingredientes para que el jugador disfrute de una aventura memorable. ¡Y con muchos objetos para experimentar!

The Legend of Zelda: The Minish Cap

The Minish Cup, probablemente última aventura de Link en GBA, nos trae un desenfadado estilo gráficos con muchas mejoras tanto jugables como a nivel técnico. ¡Nos toca convivir con los Minish!
The Legend of Zelda: The Minish Cap