Top-10

Los mejores juegos de vampiros

La redacción y los colaboradores de MeriStation eligen los títulos más destacados que tocan la temática de los vampiros.

Bajo el manto de la noche, a buen resguardo de la luz solar, pero con la iluminación noctámbula de la luna, se desplazan misteriosas figuras. La gente ignora los verdaderos peligros de caminar por las oscuras calles, donde no solo moran los gatos callejeros. Dependiendo del ángulo de visión pueden parecer humanos, pero su naturaleza es diferente. Poseen largos colmillos y se alimentan de sangre, por lo que nadie está a salvo del ataque de un vampiro. Como en otros medios artísticos, el videojuego ha reflejado a esta figura tan extendida en el acervo cultural de la sociedad actual, una creencia que nació antes del siglo XVII, pero que se extendió y se popularizó más adelante.

Cuando uno piensa en vampiros y videojuegos, el primer nombre que surge es el de Castlevania. La saga de Konami, muy popular desde su estreno en los años ochenta, no solo destacó por la calidad de sus juegos, sino también por el hecho de haber creado todo un género, el de los metroidvania. La compañía japonesa, despegada de sus años dorados, ha posado su mirada en otras áreas de negocio, de modo que la marca ha quedado relegada a un segundo plano, al igual que Silent Hill o Metal Gear Solid. En cualquier caso, eso no significa de ninguna manera que se hayan dejado de diseñar juegos de vampiros.

Dontnod Entertainment, creadores de Life is Strange y del reciente Tell Me Why, probaron suerte con un juego muy diferente de lo que habían hecho hasta entonces. Sin perder su enfoque narrativo, crearon Vampyr, una aventura con vampiros, poderes, combates y progresión RPG. Vampire: The Masquerade— Coteries of New York, Vampire: The Masquerade —Bloodlines 2 y Werewolf: The Apocalypse Earthblood son otros videojuegos contemporáneos con esa temática. Estos dos últimos no saldrán a la venta hasta 2021. Antes de que llegue esa fecha, en MeriStation nos hemos reunido para votar a los mejores videojuegos de vampiros de todos los tiempos, al menos según el criterio de los redactores y colaboradores de la revista.

10. Veil of Darkness (PC)

Event Horizon Software es una de las muchas desarrolladoras que desaparecieron para siempre, no sin dejar su impronta. Tras publicar Veil of Darkness en 1993, el estudio pasó a llamarse DreamForce Intertainment. Bajo esa nueva identidad crearon más de una decena de juegos, entre los que se halla Warhammer 40.000: Rites of War. Por desgracia, en 2001 se vieron abocados al cierre, y eso que tenían en marcha varios títulos atractivos (Werewolf: The Apocalypse –Heart of Gaia, nunca completado, o Myst IV, finalmente a cargo de Ubisoft Montreal). El estudio polaco actual de mismo nombre no tiene nada que ver con la empresa original, que era norteamericana.

La narrativa de Veil of Darkness nos introduce en la piel de un piloto de aviones de carga. Durante uno de sus viajes, mientras sobrevuela los Cárpatos, sufre un accidente y se estrella en Rumanía. Se salva de la muerte y es rescatado por Deidre e Iván, el sirviente de la familia, que lleva al personaje hasta su lustrosa mansión. Allí descubrirá una profecía que lo obligará a asesinar a Kairn, el poderoso vampiro que gobierna la zona. Diseñado en perspectiva isométrica, igual que otros tantos títulos de los noventa, la obra mezcla rol, acción y aventuras gráficas, es un cóctel mortífero con múltiples opciones y posibilidades. La historia, dividida en capítulos (los de la profecía), perfila una enorme variedad de situaciones que dotan al producto de empaque. Esa es una de las razones por las que Veil of Darkness ha logrado colarse entre los mejores.

Blood Omen: Legacy of Kain (PSX, PC)

La historia de la saga Legacy of Kain comenzó con este videojuego. En 1996, los ya desaparecidos desarrolladores de Eternal Darkeness, Silicon Knights, diseñaron Blood Omen: Legacy of Kain en colaboración con Crystal Dynamics, un videojuego para la primera PlayStation que sirvió para iniciar esta prolífica saga de vampiros. El concepto de juego, sin embargo, es bastante diferente al del resto de sus secuelas. Se trata de un título de acción en 2D con toques de rol, muy al estilo Castlevania, por lo que el protagonista se desplazará a través de lóbregos escenarios mientras cercena a los enemigos con su espada.

Como muchos otros villanos, Kain no nació con el mal en su interior. Llegó al mundo como mortal, en el seno de una familia noble. Su personalidad afable, unida a su destreza con la espada, le permitió vivir una vida frívola y desapegada de las preocupaciones mundanas. Pero todo cambia al cumplir los treinta años, cuando en uno de sus viajes llega a la aldea de Ziegsturhl y es asesinado por un grupo de maleantes. Despierta en el inframundo, condenado al dolor eterno. Con todo, su sed de venganza le lleva a aceptar el acuerdo de un malvado nigromante, que le ofrece la resurrección. El precio de la inmortalidad no es barato, pues Kain renacerá como un ser frío, despiadado y arrogante, con un único objetivo: culminar su venganza.

8. Castlevania: Lords of Shadow (PS3, Xbox 360 y PC)

En la generación de Xbox 360 y PlayStation 3, las compañías japonesas tuvieron dificultades para adaptarse a la alta definición. Los desarrollos se alargaron y compañías como Capcom y Konami decidieron externalizar algunos de sus proyectos. Castlevania: Lords of Shadow fue uno de ellos, un videojuego desarrollado por el estudio español MercurySteam, que diseñó tres entregas de la saga, aunque el primero de ellos fue el que más destacó, sin desmerecer a Mirror of Fate, un capítulo lanzado primero en Nintendo 3DS y luego adaptado a otras plataformas en su versión en HD. Konami quería algo diferente y el estudio de San Sebastián de los Reyes supo cumplir las expectativas que muchos depositaron en él.

Este episodio sigue una línea cronológica alternativa a la de la saga principal, por lo que inicia un camino nuevo y fresco, sin que ello suponga una eliminación radical de los elementos clásicos. Gabriel Belmont, el primero de su linaje, ha perdido a su mujer. Desolado por la pérdida, el guerrero busca al Guardián del Lago, con la esperanza de que este resucite a su difunta esposa. Pero la travesía no ha de ser fácil, pues en el camino se encuentra con licántropos y otros seres del inframundo. Armado con su látigo y con otros poderes, Gabriel deberá adentrarse en territorio hostil para cumplir su anhelado deseo.

MercurySteam se decantó por una jugabilidad hack & slash, que también implementa algunos elementos plataformeros. En conjunto, es un producto sólido que respeta el legado del clásico, pero que se atreve con un enfoque no explorado con anterioridad en la saga.

7. Vampyr (PS4, Xbox One, PC, Nintendo Switch)

El estudio francés Dontnod Entertainment comenzó su andadura con un juego que fue rechazado por algunas editoras debido a la decisión de que la protagonista fuera una mujer. Sin embargo, la desarrolladora firmó un acuerdo con Capcom para publicar su ópera prima, allá por 2013. Su siguiente proyecto, Life is Strange (producido por Square Enix) fue el que los catapultó a lo más alto. Su faceta como narradores de historias se ha explotado en siguientes proyectos, con Tell Me Why como su producción más reciente y Twin Mirror como el siguiente en la línea de salida. Todos esos juegos funcionan bajo un molde parecido, pero Vampyr, editado en 2018 para Xbox One, PS4 y PC (más adelante salió en Nintendo Switch) se diferencia mucho del estilo de videojuego habitual de Dontnod.

En Vampyr manejamos al doctor Jonathan Reid, un médico que cae en el infortunio de ser mordido por un vampiro. Convertido en una criatura de la noche, la dualidad entre el instinto y la razón entablará un combate singular que depende, en gran medida, del jugador y de sus decisiones. El personaje luchará contra una tentación constante, pues continúa con su labor como doctor en el hospital. Dontnod Entertainment traslada el conflicto interno del personaje a la jugabilidad, ya asesinar a ciudadanos nos dará poder para progresar más rápidamente y obtener las habilidades anheladas... a cambio de tu propia humanidad.

Dotado de un sistema de combate ágil y divertido, Vampyr destaca por su construcción narrativa, aunque el desplazamiento se hace algo pesado por la decisión de no incluir viaje rápido. Por lo demás, es un producto muy recomendado, tanto para los fans de los vampiros como par los que no sienten particular interés por estas criaturas.

6. Castlevania (NES)

Konami es una de las desarrolladoras de videojuegos más veteranas de la industria, una empresa que cuenta con algunas de las propiedades intelectuales que revolucionaron el medio. Una de ellas es Castlevania, saga que se remonta a la segunda mitad de los años ochenta. La primera entrega, lanzada originalmente para Famicom Disk System (periférico de NES editado exclusivamente en Japón), aunque poco después se adaptó a la consola base. Antes de la era de Koji Igarashi, uno de los creativos más reputados de la marca (ahora fuera de Konami), llegó este título, que ya contaba con algunos de los elementos que luego se reforzarían en las secuelas.

Castlevania es un juego de acción en scroll lateral. A lo largo de la partida, el protagonista ataca, salta, sube por escaleras y utiliza hechizos contra sus enemigos. Simon Belmont toma su látigo legendario para enfrentarse al malvado Conde Drácula, un experimentado vampiro que no pondrá las cosas nada fáciles. Puede que la jugabilidad haya envejecido con el tiempo, pero las bases de Castlevania se pueden encontrar en esta producción de gráficos 8 bits y de nostalgia añeja. Como otros tantos clásicos, Konami lo ha editado en numerosas plataformas. ¿Las más recientes? En Castlevania: Anniversary Collection, un recopilatorio que recoge varios juegos de la saga, entre los que se incluye el juego original de 1986-87. También dentro del pack Konami Collector's Series: Castlevania and Contra, que se puede comprar en GOG.

5. Legacy of Kain: Soul Reaver (PlayStation, Dreamcast y PC)

Crystal Dynamics acababa de ser adquirida por Eidos cuando Legacy of Kain: Soul Reaver salió a la venta, allá por 1999. La desarrolladora de Rise of the Tomb Raider y de Marvel's Avengers no tenía entonces el tamaño actual; tampoco formaba parte de Square Enix, pero sí podía presumir de una extensa lista de videojuegos en los que habían intervenido. La directora creativa de este clásico de la primera PlayStation, Dreamcast y PC era nada más y nada menos que Amy Hennig, que más tarde se encargaría de idear y de dirigir la trilogía de Uncharted en Naughty Dog. De vuelta a un pasado más remoto, en 1996 pudimos disfrutar de Blood Omen: Legacy of Kain, solo que esa primera entrega estuvo a cargo de Silicon Knights (Eternal Darkness, Metal Gear Solid: The Twin Snakes, Too Human).

Soul Reaver se gestó como un proyecto independiente, pero más adelante decidieron integrarlo dentro de la saga Legacy of Kain. Por primera vez en la saga, los desarrolladores dieron el salto a las tres dimensiones, un momento que se antojaba propio en la generación de PlayStation y Nintendo 64, las primeras consolas que exploraron el 3D en profundidad. Su sistema de combate vibrante, en tercera persona y con habilidades que se van adquiriendo a lo largo de la partida, se combinan con puzles desafiantes y una historia vampírica emocionante. 1500 años antes de los hechos narrados en Blood Omen: Legacy of Kain, el protagonista Raziel es ejecutado por Kain. Sin embargo, después de resucitar, viajá por todo el mundo en busca de la deliciosa venganza.

4. Super Castlevania IV

Entre 1986 y 1990, Konami se mantuvo muy ocupada con la saga Castlevania. La empresa japonesa comercializó en NES hasta tres entregas principales, por no hablar de los ports que desarrolló para otros sistemas. El cambio generacional de los 8 a los 16 bits supuso toda una oportunidad para evolucionar el concepto original, algo que cristalizó en Super Castlevania IV, el primer título de la marca en aparecer en Super Nintendo. Mientras Castlevania III: Dracula's Curse estaba en desarrollo por el equipo que se había encargado de los juegos principales, Masahiro Ueno, director de este capítulo, se hizo cargo de esta entrega junto a un equipo nuevo y más pequeño. Esa circunstancia terminó siendo positiva, puesto que todos los integrantes del estudio pudieron aportar valiosas ideas. Lo que ambos equipos tenían en común era el departamento de sonido, que participó en las dos producciones.

Super Castlevania IV sigue la estela de la entrega original y funciona como un juego de acción y plataformas en scroll lateral, sin elementos de RPG. Ueno deseaba mantener las estructuras jugables tradicionales, pero al mismo tiempo, quería aprovechar el hardware de SNES para brindar al usuario una experiencia más atmosférica e intuitiva. No fue una tarea sencilla, puesto que el estudio inició el desarrollo a ciegas, con documentos técnicos en las manos, pero sin los kits de desarrollo necesarios para conocer con certeza los límites del nuevo hardware.

La historia de Super Castlevania IV no se aleja demasiado de la de otros Castlevania. Las dos figuras principales siguen allí, la de la familia Belmont y la del malvado Conde Drácula. A pesar de que han logrado derrotarlo en varias ocasiones, Drácula no se cansa de volver de entre los muertos. Simon Belmont abrazará su destino y enarbolará el látigo legendario para destruir a las fuerzas de la oscuridad.

3. Vampire: The Masquerade Redemption (PC)

Según la Biblia, Adán y Eva fueron expulsados del paraíso después de que esta se comiera el fruto prohibido, la manzana que no podía tomar bajo ningún pretexto. Sus hijos, Caín y Abel, ya arrastraban la mezquindad del ser humano, los malos sentimientos, los celos y el odio. Así, Caín mató a su hermano e inició un círculo del que la humanidad todavía no ha salido. La Biblia del Mundo de la Oscuridad cuenta otra historia diferente en la que algunos de sus protagonistas son los mismos, pero los hechos se desarrollan de forma distinta. Así se explica el origen de los vampiros en Vampire: The Masquerade Redemption, un videojuego de rol basado en el juego de rol homónimo creado por White Wolf Game Studio.

Hay que tener en cuenta que Vampire: The Masquerade es un RPG de la vieja escuela, a pesar de que el modo para un jugador se construyera para hacerlo más accesible. En esta modalidad encarnamos a Christoff Romuald, un soldado de las Cruzadas que ha sido herido por una flecha del enemigo. La monja Anezka cuidará del valiente joven, que a medida que pasan los días se va recuperando. Pero la paz se trunca rápido, cuando unas criaturas del inframundo entran en el convento y atacan a la monja. Christoff enarbola su arma y consigue matar a varias de ellas antes de caer desmayado. De nuevo postrado, recibe las nuevas de que el mal se ha extendido por toda la urbe, por lo que nuestro protagonista se lanzará a la aventura para acabar con la maldad de los vampiros.

El plato fuerte, sin embargo, el el modo multijugador. La aventura singleplayer es bastante lineal, mientras que el modo para varios jugadores nos permite ser el narrador de la historia y dirigir la partida con otros jugadores. El grado de complejidad es tal que el director de juego debe esbozar el guion y plasmarlo en la partida con el fin de crear una aventura interesante para el resto de jugadores. Sin duda, uno de los títulos de vampiros más destacados de la historia.

2. Vampire: The Masquerade —Bloodlines (PC)

Un juego tan sobresaliente como Vampire: The Masquerade —Bloodlines no fue suficiente para salvar a Troika Games, estudio que llevaba en activo desde 1998 y que cerró sus puertas en 2004, tras no poder hacer frente a su delicada situación económica, que se saldó, en primera instancia, con el despido de parte de su plantilla. La desarrolladora dijo adiós con este proyecto, un año después de lanzar The Temple of Elemental Evil y tres desde Arcanum of Steamworks and Magick Obscura.

¿Te imaginas no envejecer ni morir? ¿Vivir por los siglos de los siglos, a menos que alguien trunque tu existencia de manera no natural? La premisa de Vampire: The Masquerade —Bloodlines comienza con el renacimiento del protagonista, ahora convertido en un vampiro. La ciudad de Los Ángeles, atestada de ciudadanos, mezcla un cóctel explosivo de intrigas políticas, asesinatos sangrientos y traiciones, justo lo que el personaje principal odiaba de su vida como ser humano. Su transformación vampírica no es solo física, ya que la psique también se ve afectada. Por tanto, no queda otra que acostumbrarse a la nueva situación, buscar alimento y sobrevivir en un mundo en el que todo amenaza con desmoronarse.

Al igual que Vampire: The Masquerade, este RPG de acción en primera persona está basado en el juego de rol de White Wolf. En su nueva vida como chupasangre, el recién nacido podrá aumentar su poder a medida que se alimenta de la savia de los mortales. No todo será luchar y acabar con enemigos. El vampiro, al contrario que otras criaturas de la noche, conserva el raciocinio, aunque mezclado con otros instintos más primitivos. Por eso, la conversación y la investigación son partes cruciales de la estructura jugable, en la que tampoco falta el sigilo.

Puede que esta producción no sea contemporánea, pero para ser un juego de 2004, la riqueza de las misiones va más allá de las habituales tareas de recadero a la que nos tenían (y todavía nos tienen) acostumbrados muchos títulos de rol. En conjunto, un proyecto que ningún fan de vampiros debe perderse. Por algo ha alcanzado el segundo puesto de nuestro top.

1. Castlevania: Symphony of the Night (PlayStation, Sega Saturn)

Un punto de inflexión. Eso es lo que fue Castlevania: Symphony of the Night, un producto que supo renovar la fórmula y que miró muy de cerca a Super Metroid, el clásico de Nintendo. De ahí que al resultado de esta fusión se le denominara metroidvania, término que todavía se sigue usando en la actualidad para referirse a las aventuras de acción con plataformas en las que el jugador explora los escenarios, vuelve atrás y va encontrando nuevas zonas y objetos a medida que mejora sus habilidades y poderes. A veces el pionero no es el más recordado. Montezuma's Revenge ya contenía los ingredientes metroidvania, pero la popularidad de este Castlevania de PlayStation y Sega Saturn propició que el concepto y el término se popularizaran. Konami lo publicó en 1997 para las consolas con CD-ROM, como una secuela de Dracula X: Rondo of Blood, que salió en NEC PC Engine CD en 1993.

Al contrario de lo que se suele pensar, Koji Igarashi no ejerció como director del videojuego. Ese papel le correspondió a Toru Hagihara, autor del título de NEC PC Engine CD. 'IGA', aún así, estuvo muy cerca de la dirección, puesto que fue asistente del director, programador y escritor, entre otras funciones. “Los juegos de acción se pueden acabar en un corto periodo de tiempo, pero yo deseaba crear un título que pudiera disfrutarse en el largo plazo”, comentó Igarashi en un artículo publicado por Push Square.

En lugar de diseñar el videojuego por fases, como en las anteriores entregas, el equipo liderado por Hagihara y Koji Igarashi bosquejó un concepto más abierto, con un castillo entero por explorar. Naturalmente, desde el principio no se puede acceder a todas las localizaciones de la fortaleza. La idea era que el personaje aprendiera las habilidades que luego le permitieran ir más allá y seguir avanzando en la aventura, un enfoque más profundo que alargaba la vida del producto.

Yo deseaba crear un título que pudiera disfrutarse en el largo plazo.

La introducción de los elementos RPG también tuvo su razón de ser: “Quería cambiar la sensación de que Castlevania fuera un juego de acción difícil”, subrayaba 'IGA' en el mismo artículo. “Cuando decidimos adoptar elementos RPG estuvimos de acuerdo en que los usuarios merecían algo bueno al derrotar enemigo, así que pensé en los puntos de experiencia”. La subida de niveles y la posibilidad de equipar armas, así como las diferentes piezas de equipo y hechizos logran encajar a la perfección en la entonces nueva fórmula para Castlevania. “Pensé que incluso los usuarios que no fueran buenos jugando a títulos de acción serían capaces de completar el producto si adaptaba este sistema”.

Sería injusto no nombrar a Michiru Yamane, la compositora que escribió la fabulosa banda sonora de Castlevania: Symphony of the Knight, toda un sinfonía (por manido que esté el término cuando uno se refiere a este juego) que se entremezcla con el maravilloso arte de Ayami Kojima en un tiempo en el que parecía que los gráficos bidimensionales estaban heridos de muerte. Alucard, el hijo de Drácula, despierta de su largo sueño para investigar lo ocurrido durante la misteriosa desaparición de Richter Belmont. Esta obra corona el Top-10 de MeriStation con su merecido primer puesto.

Super Castlevania IV

Super Castlevania IV fue el primer título que Konami realizó para Super Nintendo en virtud de su estrecha relación con Nintendo por aquel entonces. Dotado de una banda sonora excepcional con una calidad inusitada hasta entonces, la nueva aventura de Belmont introducía además nuevos trucos como habitaciones giratorias o látigos con los que colgarse, que complicaban todavía más su faceta como plataformas.
Super Castlevania IV