Street Fighter IV, guía completa - Prólogo

Domina las técnicas de todos los luchadores.

Prólogo

La espera ha finalizado. Si te encuentras leyendo esta introducción, sin duda será porque en tus manos obra el juego de lucha más esperado de todos los tiempos: Street Fighter IV. Dicha afirmación viene a colación de que, tanto los aficionados a la saga como los amantes del género, hemos aguardado la friolera de 10 años hasta que Capcom al fin se ha decidido a lanzar al mercado una nueva entrega de su saga más mítica. En esta industria existen varias reglas no escritas, una de las cuales reza que a más espera, más expectación creada, y a más expectación creada, el hype crece hasta límites que el producto final seguramente no podrá satisfacer por mucho que lo intente. Pero éste no ha sido ni mucho menos el caso del juego que nos ocupa. Street Fighter IV ha cumplido con creces las expectativas que hasta el más acérrimo aficionado a la saga ha volcado en él desde el mismo momento en que su desarrollo se hizo público.

Yoshinori Ono, productor y cabeza visible de esta entrega, principal responsable de que desde las altas esferas de Capcom se haya decidido dar luz verde tanto al regreso de Street Fighter como a la llegada de una nueva generación de juegos de lucha versus (Tras Tatsunoko Vs. Capcom y este Street Fighter IV, veremos con lo que nos sorprenden) provenientes de la compañía que encumbró al género a lo más alto, ha repetido por activa y por pasiva que el sistema de juego de SFIV se ha simplificado al máximo, tanto para hacerlo lo más parecido posible a SFII como para que cualquier usuario pueda disfrutarlo sin problemas.

La verdad, son declaraciones a las que ya comenzamos a estar más que acostumbrados, y es que ninguna compañía quiere dejar de lado a ese público ocasional y masivo que en los últimos años se ha interesado por la industria. Sin embargo, y tras echar horas y horas (y días, y semanas, y…) de juego a SFIV, podemos afirmar que las declaraciones de Yoshinori Ono son una verdad a medias. Street Fighter IV es un juego simple en su mecánica, sí, pero también puede llegar a ser complicado, tanto o más que SFIII, el hasta ahora considerado como el más complejo de la franquicia. Es precisamente ahí donde reside una de las grandezas de SFIV: puede ser tan sencillo o profundo como el usuario quiera que sea.

Por ello, aunque con unas reglas básicas, en las que sólo hay que saber cuáles son los botones de puño y patada más fuertes y cómo lanzar algún que otro Hadoken, uno ya puede disfrutar del juego sin problemas, existen una miríada de técnicas, contras, combos, movimientos especiales, técnicas potenciadas… que hacen que un experto en juegos de lucha cuente con la posibilidad de lanzar sobre su contrincante toda una sinfonía de dolor tan deslumbrante como efectiva. Pero ojo, no estamos ante un Tekken o un Virtua Fighter. Como buen juego de lucha de mecánica bidimensional que és, Street Fighter IV busca en todo momento ser efectivo, contundente y directo.

Esta guía que ahora comienza pretende servir al usuario de Street Fighter IV en tres vertientes: conceptos básicos, para que el primerizo en el género o la saga pueda comenzar a luchar sin sufrir dolorosas humillaciones; nociones intermedias, para todo el que desee conocer los movimientos más efectivos y útiles del juego; y técnicas avanzadas, para que todo aquel que desee perfeccionar aún más su estilo de lucha pueda hacerlo sin problemas. Así, comenzaremos con algunas nociones elementales, seguiremos con el desglose de las técnicas comunes a todos los luchadores (incluido el más que útil Focus Attack), continuaremos con un apartado de movimientos dedicado a cada uno de los 25 personajes del juego, y finalizaremos con los secretos a desbloquear, entre los que se incluirán los 9 personajes secretos, los trofeos de PS3 o los logros de Xbox 360. ¿Listos? Round one, Fight!

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...