Street Fighter IV, guía completa - Focus Attack

Domina las técnicas de todos los luchadores.

Técnicas comunes a todos los personajes

Entramos en el apartado que incluye el desglose de los movimientos y técnicas comunes a todos y cada uno de los 25 personajes de Street Fighter IV. El tan traído y llevado Focus Attack; agarres y presas; Ultras, Super y Ex moves; la llamada Super Armor (o, dicho de otro modo, la posibilidad de absorber el ataque del rival); los Juggles, reversals y demás jerga manejada por los entendidos en el género… Todo quedará convenientemente desgranado en los siguientes párrafos, con el noble objetivo de profundizar en un sistema de lucha que, pese a parecer simple en su concepción, esconde una complejidad más que digna de mención. Comenzaremos por la novedad más relevante de la mecánica de Street Fighter IV: el Focus Attack, o la técnica de contraataque definitiva.

Focus Attack

Cuando uno bloquea el ataque rival de la manera habitual (pulsando hacia atrás en la palanca de movimiento) suceden varias cosas. La primera es que en un lapso de tiempo determinado, irrisorio en cuanto a medición pero más que relevante en lo que al fragor del combate se refiere, seremos incapaces de contraatacar. No podremos coger al enemigo por sorpresa. Además, nuestro luchador retrocederá ligeramente debido a la inercia del impacto, lo que dificultará aún más dicho contraataque. Por último, si lo que bloqueamos de manera normal es una técnica especial (Hadoken, Shoryuken y similares), nuestra salud descenderá en una pequeñísima fracción.

Como podéis ver, aunque el bloqueo normal es esencial en los combates, no es que llegue a ofrecernos muchas ventajas. Las técnicas de contraataque quedan entonces posicionadas como la mejor opción a la hora de devolver al instante la embestida del adversario al tiempo que bloqueamos su ataque. La saga Street Fighter ha poseído varias técnicas de contraataque a lo largo de su historia, con títulos que van desde Street Fighter Alpha 2 (donde tanto el bloqueo como el posterior contraataque eran automáticos) hasta Street Fighter III: Third Strike. En este último juego, Capcom creó la que durante una década ha quedado instaurada como la técnica de contraataque definitiva: los parries.

Para realizar un parry, debíamos bloquear el ataque rival en el mismo instante en que éste lo lanzaba, con un timing perfecto, medido al milímetro, sin fisura alguna, ya que de lo contrario nos veríamos condenados a recibir el ataque de lleno. Ejecutábamos dicha técnica pulsando la palanca de control hacia delante justo en el momento de recibir el impacto. Al tener éxito en nuestra iniciativa, conseguíamos bloquear el ataque rival sin ninguna de las desventajas existentes a la hora de cubrirnos de manera normal, es decir, sin retroceso, pudiendo contraatacar inmediatamente después, y sin perder una fracción de salud en el caso de que lo que hubiéramos logrado bloquear con un parry fuera una técnica especial.

Los parries no eran nada fáciles de ejecutar. Y es que no solo debíamos medir el timing del ataque enemigo a la perfección para poder bloquear justo al recibir el impacto, sino que también era necesario saber cuándo intentar un parry, anticipando para ello el próximo movimiento de nuestro rival con la suficiente antelación. La técnica del parry se convirtió en uno de los principales mandamientos de los expertos en Street Fighter III. Es decir, trasladándonos a la época actual, los parrys eran ideales para el hardcore más aplicado, mientras los usuarios casuales prácticamente no lo utilizaban.

Dado que la tendencia actual es construir un videojuego de manera que su mecánica sea accesible a toda clase de público, Street Fighter IV presenta la evolución natural de los parries, la cual toma forma en el llamado Focus Attack. Así, al pulsar de manera simultánea los botones de puñetazo y patada medios, nuestro personaje realizará una pose de concentración en la que preparará un poderoso envite, el cual dejará un llamativo rastro de tinta tras su ejecución. Durante dicha pose, seremos capaces de absorber un ataque rival (a esto se le llama Super Armor); eso sí, siempre que dicho ataque no sea una presa o un Armor Breaking (no os preocupéis, más adelante nos detendremos tanto en el Super Armor como en el Armor Breaking).

La cosa no acaba aquí; el Focus Attack se divide en tres niveles, dependiendo del tiempo en el que mantengamos presionados los botones que lo activan. Así, si pulsamos los botones brevemente, nuestro ataque será débil; si los pulsamos durante un segundo aproximadamente, el ataque poseerá la suficiente potencia como para que el rival sea incapaz de reaccionar en un breve lapso de tiempo, el suficiente como para que se nos brinde la oportunidad de iniciar un combo; por último, al pulsar los botones durante algo más de dos segundos, el golpe que desencadenaremos tendrá tal potencia que nuestro rival será incapaz de bloquearlo.

El Focus Attack es muy útil en combate cerrado, aunque obviamente debemos tener en cuenta que sólo seremos capaces de absorber un impacto a la hora de ejecutarlo. Además, si nuestra intención a la hora de ejecutar el Focus Attack es la de tomar una posición de ventaja, podemos cancelar dicha técnica por medio de un Dash Cancel (el paso rápido hacia delante o atrás, ejecutable al pulsar el mando de control un par de veces de manera sucesiva en una misma dirección). Así, el Focus Attack se convierte en la técnica ideal a la hora de bloquear un ataque de proyectil ya que, además de absorber dicho ataque, podremos atravesarlo literalmente por medio de un Dash Cancel ejecutado inmediatamente después. Con tiempo y práctica, seremos capaces de discernir cuál es el momento ideal para finalizar un Focus Attack con el ataque potente, o si es más conveniente cancelarlo mediante un paso rápido para tomar una posición de ventaja respecto al contrincante.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...