BOXEO

La Generación Z toma el mando

La victoria de Teófimo López ante Vasyl Lomachenko ratifica la llegada a la élite de una nueva 'hornada' de boxeadores que han nacido a partir de 1994.

Repaso a la Generación Z en el boxeo.
Top Rank

La precocidad en el boxeo era algo inusual. Pocos púgiles llegaban a los grandes títulos o a las peleas importantes muy jóvenes y la madurez suele estar alrededor de la treintena. Esa tendencia, poco a poco se ha ido revirtiendo, y aunque sigue habiendo campeones longevos, los jóvenes cada vez despuntan antes. La crisis que está viviendo el noble arte debido a la pandemia ha abierto la puerta al talento nuevo, el cual cobra menos y es más fácil situarlos en veladas sin público. La Generación Z (nacidos entre 1994 y 2010) ha llegado para quedarse. Aprovechando el mayor foco, han brillado, lo que unido a sus logros deportivos está creando estrellas. El mayor ejemplo es Teófimo López, quien logró hacer pequeño al mejor púgil libra por libra, Vasyl Lomachenko, pero no es el único. Todos comparten un mismo patrón: comenzaron a boxear de niños.

David Benavidez (Estados Unidos, 23 años): El estadounidense es el campeón más joven de la historia en el peso supermedio. Debutó con 17 años, y con 20 alzó el cinturón WBC. Actualmente está invicto en 23 peleas (ha noqueado a 20 oponentes). En este momento no es campeón y es que su cabeza es su punto débil. Fue desposeído un año después al dar positivo en cocaína. Recuperó el cinturón en septiembre de 2019 y lo perdió, en la báscula, en agosto de este año.

Devin Haney (Estados Unidos, 21 años): Comenzó a boxear con 7 años para intentar controlar su TDH. Su padre, quien le entrenaba, le vio futuro desde muy joven y se mudaron de San Francisco a Las Vegas. Allí conoció a su mentor, Floyd Mayweather. Despuntó muy pronto y su sueño era ir a los Juegos de Rio. Tenía 16 años y no era seleccionadle, por lo que no dudó en debutar de profesional. Hasta los 18 tuvo que boxear en México y con 19 se convirtió en su propio promotor. En 2019 firmó con Matchroom. Es doble campeón mundial WBC (una vez interino) del ligero y reaparece tras una lesión en el hombro el 7 de noviembre.

Ver esta publicación en Instagram

Champion breed 🦾 #TheDream

Una publicación compartida de Lord Devin Haney (@realdevinhaney) el

Emanuel Navarrete (México, 25 años): Bob Arum, su copromotor, le considera la próxima gran estrella mexicana. Debutó como profesional con 17 años, pero ya lo hizo con un bagaje de 115 peleas amateur. Se proclamó campeón mundial WBO del pluma con 23 años y defendió ese título cinco veces en tan solo nueve meses. Este 2020 decidió subir al superpluma, donde también es campeón WBO (lo logró el 9 de octubre). Su estilo es puramente mexicano. Siempre busca la guerra, mete mucho ritmo y tiene una mano muy pesada. Cuenta con un 79% de victorias por KO.

Gervonta Davis (Estados Unidos, 25 años): Se trata de otro de los púgiles de la factoría Mayweather, quien le 'apadrinó' tras una exitosa carrera amateur. Davis lleva boxeando desde los cinco años y acabó esa etapa con un récord de 206 victorias y 15 derrotas. Con 22 años alzó su primer mundial y cuatro meses mas tarde no dudó en viajar a Inglaterra para defenderlo. Tiene técnica, pegada y precisión. Es letal, pero su cabeza es su peor enemiga. Los problemas extradeportivos y con la básculas han sido su debe. Ahora está centrado y quiere demostrar el 31 de octubre ante Leo Santa Cruz, ante el que expone el WBA Regular del ligero (está también el juego el WBA del superpluma de su oponente en un novedoso formato).

Cartel del Gervonta Davis vs Leo Santa Cruz.

Jaime Munguía (México, 24 años): Bajo el paraguas de Golden Boy, quien lleva su carrera junto con la promotora mexicana Zanfer, se le ha puesto el cartel del 'nuevo Canelo'. El tijuanense representa los valores que gustan en México. Valiente, pegador y que no rehuye el intercambio, por ello es el púgil mas querido en el país azteca tras Álvarez. Ha sido seis veces campeón mundial del superwelter y en 2020 decidió pasar al peso medio. Su adaptación está siendo progresiva, aunque encandila tiene errores defensivos que está tratando de solucionar con Erik Morales. El día 30 de octubre tiene un nuevo examen.

Julio César Martínez (México, 25 años): Su irrupción fue por sorpresa. Noqueó a Charlie Edwards en agosto de 2019, pero lo hizo de manera ilegal y el resultado fue nulo. Eddie Hearn vio futuro y rápidamente le fichó. Además se unió al equipo de Eddie Reynoso, quien también le vio futuro. Este viernes hará la tercera defensa del WBC del mosca. Tiene pegada y arrojo. Se planta y cruza golpes sin miedo alguno.

Murodjon Akhmadaliev (Uzbekistán, 25 años): Es el principal referente del trabajo que se lleva realizando desde hace tiempo en su país. Es bronce olímpico en Río de Janeiro y tan solo ocho peleas ha logrado proclamarse campeón mundial unificado (WBA e IBF) del peso supergallo al desbancar al campeón, Daniel Román. Tiene una técnica que roza la perfección y una pegada que daña a todos sus oponentes.

Ver esta publicación en Instagram

Брат поздравляю с днём рождения Happy birthday 🥳🎂🎂 @allik0

Una publicación compartida de 🇺🇿MJ_KAKA_🇺🇿 (@murodjon_akhmadaliev) el

Luis Nery (México, 25 años): Se trata de otro de esos boxeadores con un talento descomunal, pero con mala cabeza. Ha sido desposeído por un positivo y en Japón no le permiten pelear por no cumplir con la báscula en varias ocasiones. Cuando está centrado hablamos de un tremendo pegador, con buena movilidad y mucho futuro. En 2020 se ha unido con Eddy Reynoso, quien parece que ha conseguido centrarle. Su primer combate juntos le sirvió para alzar el CMB del supergallo y así volver a ser campeón. Su primer mundial lo ganó en 2017, en el gallo.

Ryan Garcia (Estados Unidos, 22 años): Es otro de los boxeadores que creció en un gimnasio. Empezó a boxear con siete años. Pese a su juventud le dio tiempo a tener 230 combates amateur (15 derrotas). Como profesional ha noqueado a 17 de sus 20 rivales (entre sus tres últimas peleas ha disputado cuatro asaltos) y el 5 de diciembre será el momento de su confirmación. Disputará el CMB Interino de ligero contra Luke Campbell. Recuerda mucho a su promotor, Óscar de la Hoya, cuando era joven. Su tirón mediático es increíble. Tiene casi 7,4 millones de seguidores en Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

I’ll make sure I out work the competition 😤🥊 @gymshark @caneloteam COMMENT IF YOU ARE READY TO WATCH ME BACK IN THE RING!!! #ryangarcia

Una publicación compartida de Ryan Garcia (@kingryang) el

Shakur Stevenson (Estados Unidos, 23 años): Otro de los medallistas olímpicos en Rio (fue plata) que ha tardado poco en despuntar. Muy técnico y rápido, Stevenson se proclamó campeón mundial OMB del pluma en enero de 2019 y en diez meses realizó tres defensas satisfactorias. Ahora ha subido de categoría porque el pluma se le quedaba pequeño. Su objetivo son los grandes carteles.

Teófimo López (Estados Unidos/Honduras, 23 años): Tras su victoria ante Lomachenko y hacerse indiscutido es el máximo referente de esta generación. Comenzó a boxear de niño para evitar las malas compañías. Fue olímpico, con Honduras (nacionalidad de su padre), pero no logró medalla. Su boxeo dinámico, rápido y su potencia pusieron muchas esperanzas en él, las cuales ha confirmado. Se ha convertido en uno de los mejores púgiles del momento.

Vergil Ortiz (Estados Unidos, 22 años): Fue nombrado prospecto del año en 2019. Tuvo grandes éxitos a nivel nacional, pero no internacional. Desde que ha debutado cómo profesional su profesión es claramente ascendente. Ha noqueado a sus 16 oponentes. Tiene calidad técnica y pegada. Su siguiente parada debería ser un título mundial.

Ver esta publicación en Instagram

Last year today I won the WBA Gold in my hometown Grand Prairie, Texas ☝🏼💯 can’t wait to fight here again

Una publicación compartida de Vergil Ortiz Jr. (@vergilortiz) el