Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Monbus Obradoiro OBR

82

Coosur Real Betis BET

73

FINALIZADO
Movistar Estudiantes EST

67

Casademont Zaragoza ZAR

85

FINALIZADO
Kirolbet Baskonia BAS

87

Joventut Badalona JOV

86

Liga Holandesa
FINALIZADO
Vitesse Vitesse VIT

0

Feyenoord Feyenoord FEY

0

FINALIZADO
Waalwijk Waalwijk WAA

1

Heerenveen Heerenveen HEE

3

FINALIZADO
Groningen Groningen GRO

0

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

Heracles Heracles HCL

0

UFC

Chris Weidman, all-in en Boston

Chris Weidman debuta este viernes en el semipesado en el UFC Boston ante el invito Dominick Reyes. Ha sido finalizado en cuatro de sus últimos cinco pleitos.

Previa del UFC Boston: Weidman vs Reyes y Rodríguez vs Stephens.
Getty Images

Chris Weidman se lo juega todo en Boston este viernes. El TD Garden de la ciudad recibe a la UFC en un Fight Night muy especial. El excampeón del peso medio hará su debut en el semipesado. Lo hace en el peor momento de su carrera. Es consciente de que otra derrota podría ser el final. De sus últimos cinco pleitos solo ha ganado uno. Los otros cuatro los ha perdido por KO. El último, en el UFC 230, ante Ronaldo Souza. Es el número 8 del ranking del peso medio, pero eso es pasado, y por ello, en el pabellón de los Celtics tiene un gran reto por delante: Dominick Reyes, número cuatro de las listas del semipesado.

Reyes, de 29 años, está invicto en 11 combates, habiendo disputado los cinco últimos en UFC. Su última pelea, en marzo en Londres, ganó a Oezdemir de manera muy discutida. Por ello, lo que quiere un triunfo ante un histórico, aunque sea en horas bajas. Esa victoria, da igual quién la consiga, pondrá al ganador muy cerca de disputar el título ante Jon Jones. De hecho, Weidman ya ha hablado en las semanas previas de esa posibilidad. "Quiero ser el luchador que sorprenda al mundo no uno, sino dos veces (el cinturón del medio lo ganó ante Anderson Silva cuando el brasileño parecía invencible). Ese es el legado que quiero. Jones no creo que haya estado también, tampoco está tan peligroso como antes. No está finalizando. Siempre creí tener la fórmula para ganarle, ahora se nota más”, llegó a decir.

Pese a su confianza, las dudas sobre su desempeño son grandes (va por detrás en las apuestas y el favorito claro es Reyes). Cuatro KO's en cinco peleas en el peso medio no es un buen augurio para subir de categoría, pero evitar el corte de peso tan grande podría darle un plus. Eso espera, y a eso se agarra. Reyes, por su parte, es un luchador que sabe finalizar y que también es capaz de sufrir y llevar el pleito a la distancia. Está en pleno crecimiento y sin duda este es un paso más. Dos luchadores que destacan en las estadísticas por su striking auguran una bonita batalla. Reyes quiere demostrar y Weidman, más todavía. All-in del excampeón en Boston.

Yair Rodríguez y Jeremy Stephens arreglarán cuentan en Boston

Yair Rodríguez y Jeremy Stephens chocan puños antes de su combate en el UFC México.

Hace menos de un mes que Yair Rodríguez y Jeremy Stephens estaban citados en el estelar del UFC México. Se preveía una gran guerra... pero un piquete de ojos, involuntario, de Rodríguez a Stephens acabó con el combate en solo 15 segundos. El estadounidense no pudo seguir y la revancha, lógica, se encuadró lo antes posible. Boston ha sido el lugar elegido para que salden cuentas, y es que ambos llegan muy encendidos. Casi llegan a las manos el día siguiente a su fallido combate en el hotel, lo que da un plus de morbo al pleito.

En aquella ocasión, como en esta, las apuestas están igualadas, ya que son dos peleadores muy parejos. Stephens no tendrá ahora que pensar en el mal de altura (estuvo concentrado en México dos meses para evitarlo), pero sí en calmar sus nervios, lo mismo que debe hacer Rodríguez. El mexicano viene de noquear en su último pleito (es mas irregular y eso le penaliza), mientras que Stephens ha perdido sus dos últimos duelos. Son rachas contrapuestas, sensaciones diferentes... pero eso era antes de que todo fuese personal. Yair acostumbra a meter mucho ritmo y presión, mientras que Stephens tiene más mano. La guerra está servida. Boston les está esperando para saldar cuentas.